BIN y BADI: las minorías que no logran votar en bloque, pero tienen poder

Política

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

5 Feb 2020 - 0:03

La Bancada de Integración Nacional (BADI), una de las minorías de la Asamblea, en rueda de prensa el pasado 17 de julio de 2019. - Foto: AN

BIN y BADI: las minorías que no logran votar en bloque, pero tienen poder

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

5 Feb 2020 - 0:03

Las dos bancadas, que agrupan a los independientes y a los partidos con pocas curules, tienen posiciones importantes en el reparto de comisiones. Sin embargo, el voto de estas minorías no es orgánico y eso generó un problema con el oficialismo.

La ruptura del acuerdo legislativo “por la gobernabilidad” vuelve a poner en el centro de la polémica a las minorías en la Asamblea: la Bancada de Integración Nacional (BIN) y la Bancada de Acción Democrática Independiente (BADI). Ambas agrupaciones, sin embargo, no son bloques orgánicos aunque sí han logrado conseguir espacios de poder.

El BIN se creó en 2018 y agrupó a más de 20 legisladores de los partidos sin mayor representación en la Asamblea: Pachakutik, Izquierda Democrática, Sociedad Patriótica, independientes y miembros de movimientos locales.

En abril de 2019, el BIN perdió a parte de sus integrantes por desavenencias internas. Es ahí cuando se creó el BADI, con los desertores del hasta entonces único bloque de minoría.

Así, el BIN tiene 12 asambleístas, y el BADI, ocho. Pero, con esa cantidad mínima de votos han conseguido espacios importantes: el primer vicepresidente de la Asamblea, César Solórzano, es parte del BIN, y por tanto tienen un voto en el Consejo de Administración Legislativa (CAL).

Ambas bancadas de las minorías lograron vicepresidencias de las comisiones en la repartición que permitió la elección de César Litardo como presidente.

Para conseguir esos espacios, el BIN y el BADI firmaron un acuerdo “por la gobernabilidad” de 10 puntos, que incluía temas legislativos y de fiscalización. Alianza PAIS y Creo también firmaron.

El acuerdo, sin embargo, tambalea gracias a que los tres asambleístas del BIN y el BADI que forman parte de la Comisión de Fiscalización no votaron a favor del juicio político contra la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Diana Atamaint. El juicio era iniciativa de Creo y, se supone, tenía el respaldo de Alianza PAIS.

Bancadas de minoría que actúan con libre albedrío

La actuación de los asambleístas del BIN y del BADI no es orgánica. Pero, además, no sigue la línea del Ejecutivo y del acuerdo legislativo. El caso de Atamaint es solo un ejemplo.

En los temas polémicos que se han tramitado en el pleno en los últimos meses, la única ocasión en la que BIN y BADI actuó como grupo es en el juicio político contra María Fernanda Espinosa. En esa ocasión, todos votaron a favor de la censura.

El último caso es el del juicio político contra el exministro de Cultura, Raúl Pérez Torres. En esa sesión del pleno, tres asambleístas del BIN y del BADI se abstuvieron.


El alcance real del acuerdo

En la sesión de la Comisión de Fiscalización sobre Atamaint, Eliseo Azuero (BADI), Jimmy Candell (BIN) y Ángel Gende (BIN) se abstuvieron en la votación.

Creo, que impulsaba el proceso con el apoyo de Alianza PAIS, criticó la decisión. El acuerdo legislativo señalaba en su quinto punto: “garantizar que la Comisión de Fiscalización asegure una lucha contundente contra la corrupción, con autonomía e independencia del Gobierno”.

René Yandún (BIN) explicó que nunca hubo un análisis de la bancada sobre el juicio político de Atamaint, por lo que los votos de los legisladores son personales.

Similar posición tomó Eliseo Azuero (BADI). Señaló que el acuerdo fue para las posiciones en las comisiones y para generar independencia de funciones, no para este tipo de procesos. “Nunca estuvimos cerca de Diana (Atamaint)”, sostuvo.


También le puede interesar:

Noticias relacionadas