Domingo, 26 de mayo de 2024
u

Consulta: A diferencia de 2023, el voto blanco se desplomó y los nulos bajaron

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

25 Abr 2024 - 5:55

Aunque el Consejo Nacional Electoral (CNE) habló inicialmente de una escalada en el ausentismo, el escrutinio demuestra que la ausencia a las urnas apenas subió 3%.

Conteo de votos en un centro electoral en Quito, el 21 de abril de 2024.

Autor: Adriana Noboa

Actualizada:

25 Abr 2024 - 5:55

Conteo de votos en un centro electoral en Quito, el 21 de abril de 2024. - Foto: EFE

Aunque el Consejo Nacional Electoral (CNE) habló inicialmente de una escalada en el ausentismo, el escrutinio demuestra que la ausencia a las urnas apenas subió 3%.

El presidente Daniel Noboa convocó a los ecuatorianos a la decimotercera consulta y referendo desde 1978 y recibió el respaldo de la ciudadanía en nueve de las 11 preguntas planteadas en la papeleta, con el doble de votos de los que obtuvo su predecesor, Guillermo Lasso, en un proceso similar.

Además, el Mandatario logró aprobar que, de ahora en adelante, se pueda extraditar a ecuatorianos para que sean juzgados en tribunales extranjeros, algo en lo que el expresidente Lasso fracasó. Esa fue la primera pregunta en ambos referendos: en 2023 consiguió 3,6 millones de votos y en 2024, 7 millones.

Esta es la primera vez desde 1994 que un Jefe de Estado recibe una votación mixta. En ese entonces, Sixto Durán Ballén planteó una consulta de siete preguntas y perdió solo en una. Los demás mandatarios han ganado o perdido en su totalidad.

Pero, con la nueva Ley Electoral, desde 2011 hay una distorsión en el apoyo que reciben las propuestas en las urnas. Desde la reforma impulsada por el correísmo, los votos nulos y blancos no son válidos y, por lo tanto, no se toman en cuenta para el resultado oficial.

Y en 2023 el respaldo a esas opciones fue tan alto que, sumando ambas votaciones, consiguieron entre 2,6 y 2,8 millones de votos, algo fuera de lo usual y no tan lejanos al "SÍ", que osciló entre los 3 y 3,5 millones. Lo que se puede interpretar como un rechazo al gobierno de turno.

Sin embargo, en la actual consulta de Noboa, los blancos se desplomaron entre un 70% y 80%, mientras que los nulos se redujeron en un 30%. Es decir, los electores prefirieron tomar una decisión frente a la papeleta y votar "SÍ" o "NO".

Es decir, la votación se dividió entre los temas económicos y de seguridad y no entre la tradicional dicotomía de rechazo o apoyo al Ejecutivo.

Y, si se considerasen válidas las cuatro opciones de votación, la victoria del presidente Noboa hubiese sido más amplia. Por ejemplo, la extradición obtuvo el 65,6% de todos los votos depositados en las urnas. Y las demás oscilaron entre el 53% y 63%.

Así mismo, la derrota en las dos preguntas económicas hubiese sido más notoria: el 57% de todos los votos fueron en contra del arbitraje internacional y el 62% contra el trabajo por horas.

El ausentismo

Contrario al anuncio inicial de las autoridades del CNE, de que el ausentismo se había disparado, la cifra disminuyó con el avance del escrutinio.

Con el proceso cerrado en 19 provincias y el 99,6% de actas escrutadas, la cifra promedio de la inasistencia a las urnas alcanza el 20,8%.

En comparación a la última votación de octubre de 2023, esto es alrededor de un 3,2% más de ciudadanos se ausentaron y no acudieron a las urnas.