Lenín Moreno fracasa por cuarta oportunidad en la selección de su ‘mano derecha’

Política

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

12 Sep - 12:55

Santiago Cuesta, asesor del presidente Lenín Moreno, En una imagen de archivo. - Foto: Cortesía

Lenín Moreno fracasa por cuarta oportunidad en la selección de su ‘mano derecha’

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

12 Sep - 12:55

La racha no se rompe. Los cargos cercanos al primer mandatario, en Carondelet, son inestables. Sucedió con Irina Cabezas, Eduardo Mangas, Eduardo Jurado y ahora Santiago Cuesta.

Santiago Cuesta Caputi fue designado como consejero de Gobierno el 23 de mayo de 2018. La tarea que le encomendó el presidente Lenín Moreno fue la de “optimización del Estado“.

Este lunes 9 de septiembre, el exfuncionario, con rango de ministro, anunció su salida del Gobierno, vía Twitter:

Durante un poco más de 15 meses, Cuesta se dedicó a mover los temas más polémicos y conflictivos: reducción de la burocracia (despidos en el sector publico) y monetización de activos estatales (concesión proyectos y de la administración de empresas públicas a empresas privadas).

Era el hombre de confianza del Presidente. Quienes querían acercarse al Gobierno, sabían que la puerta a tocar era la de la oficina de Cuesta.

El martes 27 de agosto, por ejemplo, el ministro de Energía, Carlos Pérez, mantuvo una larga reunión con Cuesta, en Carondelet. Ese día Moreno firmó el Decreto Ejecutivo No. 861, para la construcción y operación de una nueva refinería en Esmeraldas.

Cuesta fue todo lo contrario a los funcionarios cercanos a Moreno previamente. Como él mismo lo admitía, no tenía miedo de decir lo que pensaba o lo que tenía que decir. Sus polémicas declaraciones y entrevistas lo confirmaban.

Lo mismo hacía a través de su cuenta de Twitter. Precisamente, el jueves pasado, recriminó por ahí la supuesta mutilación y descontextualización de sus declaraciones y denunció un presunto caso de evasión de impuestos.

A la derecha de Moreno, los predecesores de Cuesta

La primera en sentarse a la derecha de Moreno, aún candidato, fue Irina Cabezas. La exembajadora en Honduras y exvicepresidenta de la Asamblea Nacional, lo acompañó en su trayecto hacia Carondelet.

Irina Cabezas y Lenín Moreno en Quito, el 19 de julio de 2017.

Irina Cabezas y Lenín Moreno en Quito, el 19 de julio de 2017. Flickr Presidencia

Cabezas estuvo junto a Moreno en toda la campaña y era la candidata predilecta a ocupar la Secretaría de la Administración Pública. Sin embargo, fue relegada a la Secretaría Técnica del Plan Toda una vida.

Cabezas fue designada como Secretaria Técnica el 30 de mayo de 2017 y como delegada del presidente al directorio de la Empresa Pública Casa para todos dos meses después, el 27 julio.

Este encargo le duró poco. Moreno creó una consejería de Gobierno para el programa Casa para todos y la reemplazó en la empresa pública en octubre de 2017. Finalmente, antes de cumplir un año como Secretaria Técnica, Cabezas renunció el 6 abril de 2018.

Cuando Moreno llegó al poder, quien se sentó a su derecha fue Eduardo Mangas. Tras eliminar la Secretaría Nacional de la Administración Pública, el Presidente nombró a Mangas como Secretario General de la Presidencia, el 24 de mayo de 2017.

Eduardo Mangas y Lenín Moreno, en Santa Rosa, el 18 de agosto de 2017.

Eduardo Mangas y Lenín Moreno, en Santa Rosa, el 18 de agosto de 2017. flickr Presidencia

La Secretaría General asumió gran parte de las atribuciones y competencias de la extinta dependencia y se convirtió en uno de los organismos más fuertes de la administración central.

Mangas fue además el delegado del presidente ante tres empresas públicas: Flopec, Petroamazonas y Petroecuador. El también esposo de la entonces canciller María Fernanda Espinosa, jugaba un papel administrativo y político en Carondelet.

El Secretario General era el nexo entre el Jefe de Estado y los demás funcionarios, toda la información pasaba por su oficina; se encargaba de la parte administrativa de la Presidencia y de la coordinación sectorial. La agenda de Moreno pasaba por su revisión.

Pero, el 29 de noviembre de 2017, se hizo público un audio de 33 minutos en el que Mangas explicaba cómo se manejó la campaña presidencial de Moreno, las imposición de Jorge Glas como vicepresidente, los orígenes de la ruptura con el expresidente Rafael Correa y la estrategia política de un supuesto diálogo con los demás actores políticos.

Doce días después del escándalo llegó su renuncia. Su cargo le duró un poco más de seis meses, hasta el 11 de diciembre de 2017.

El puesto quedó entonces encargado durante cinco meses. Hasta que el Mandatario se decidió por Eduardo Jurado Béjar y lo nombró nuevo Secretario General el 16 de mayo de 2018.

Lenín Moreno y Eduardo Jurado en Milagro, el 8 de junio de 2018.

Lenín Moreno y Eduardo Jurado en Milagro, el 8 de junio de 2018. Flickr Presidencia

Pero a los hombres de Moreno les persigue la polémica. El 17 de octubre de 2018, Jurado admitió que es accionista de la empresa Asistencia Especializada del Ecuador GeaEcuador.

La compañía había sido previamente acusada de realizar cobros indebidos a usuarios de la banca privada, por suscripción a supuestos servicios adquiridos vía telefónica.

Alrededor de un mes después, el 23 de noviembre de 2018, Moreno aceptó su renuncia y lo reemplazó por José Agusto, antes secretario Nacional de Planificación.

Agusto sigue en el cargo hasta ahora. Sin embargo, gran parte de la vocería y representación en Carondelet la empezó a llevar Santiago Cuesta, tras la salida de Jurado, y la figura del Secretario General pasó a ser más administrativa y menos pública.


También le puede interesar:

Noticias relacionadas

Política

Se endurecerán las normas para las llamadas a clientes por parte de telefónicas y de bancos

En entrevista con PRIMICIAS, el ministro de Telecomunicaciones, Andrés Michelena, dice que los datos privados de los ecuatorianos pudieron ser utilizados políticamente durante el gobierno anterior y explica las reformas que se vienen para proteger la privacidad de los ciudadanos. Los call centers contratados por telefónicas y bancos para vender servicios tendrán que usar un prefijo.