Hasta documentos falsos hubo en contratos del Teodoro Maldonado

Política

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

29 Sep 2020 - 0:03

Imagen referencial de la fachada del Hospital Teodoro Maldonado Carbo del Instituto Ecuatoriano, de Seguridad Social, en Guayaquil, el 15 de junio de 2019. - Foto: Fiscalía

Hasta documentos falsos hubo en contratos del Teodoro Maldonado

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

2 Oct 2020 - 10:36

La Contraloría detectó cinco contratos que fueron adjudicados a empresas que presentaron documentos irregulares o no válidos para comprobar su experiencia. Entre los proveedores señalados está José Luis Llerena Candela, presuntamente vinculado con la familia Bucaram.

La Contraloría terminó el análisis de las contrataciones realizadas por el Hospital Teodoro Maldonado Carbo, del IESS en Guayaquil. Y los resultados evidencian que las irregularidades estaban en procesos de compras públicas de todo tipo de insumos médicos, adjudicados a todo tipo de empresas desde 2014.

Un informe emitido el pasado 15 de septiembre de 2020 revela, por ejemplo, que cinco contratos que suman USD 4,59 millones fueron otorgados a empresas o personas naturales que no tenían la experiencia suficiente. Para esto, los proveedores presentaron documentos alterados y posiblemente falsificados, que los funcionarios del Hospital no detectaron.

Pero, esa no es la única irregularidad. Garantías vencidas, incumplimiento de plazos, y faltantes en bodega están entre los hallazgos de la Contraloría en el examen de las compras públicas de este hospital.

Este informe de Contraloría se suma a las irregularidades detectadas por la Fiscalía en el Teodoro Maldonado. Hay 21 acusados por el delito de peculado, entre los que consta el exdirector del Hospital, Luis Jairala Zunino.

Facturas y contratos alterados

La Contraloría detectó cinco contratos en los que hay irregularidades en la experiencia de los proveedores calificados, adjudicados entre 2018 y 2019.

  • Mantenimiento de equipos en 2018

    La contratación para el mantenimiento de los equipos del Teodoro Maldonado Carbo comenzó en abril de 2017. Pero fue declarada desierta, pues hubo denuncias de que el proceso fue direccionado a una empresa.

    Con ese antecedente, dio paso a un nuevo proceso de contratación, esta vez por régimen especial, es decir “a dedo”. La empresa invitada fue Cordovelsa S.A., y el contrato fue adjudicado por USD 639.112.

    Sin embargo, los funcionarios no verificaron que esta empresa sea la única en el mercado que podía efectuar el mantenimiento de los equipos médicos. 

    Cordovelsa S.A. entregó su oferta con un acta de la Notaría Sexta de Guayaquil, en la que está el certificado de distribuidor exclusivo.

    Sin embargo, el documento está alterado. La Notaría entregó a la Contraloría copias certificadas del acta notarial, en la que no está el certificado de distribuidor exclusivo.

    Además, la empresa requería probar su experiencia en, al menos, dos contratos de reparación o mantenimiento de equipos médicos.

    Cordovelsa S.A. adjuntó dos contratos, uno con la Clínica Echeverría y uno con el Hospital Clínica San Francisco. Pero las dos casas de salud negaron a la Contraloría haber tenido relación alguna con Cordovelsa. Además, en las declaraciones del SRI de la empresa no constan ingresos por los supuestos contratos.

    La Contraloría también encontró que el anticipo del contrato, por USD 98.717, fue entregado a pesar de que las garantías presuntamente son falsas. La aseguradora Cooperativa de la Pequeña Empresa de Pastaza aseguró que no emitió las garantías entregadas por la empresa.

  • Adquisición de insumos para traumatología

    Cordovelsa S.A. también fue adjudicada con un contrato para la provisión de insumos médicos para traumatología en 2019. El monto del contrato es de USD 2,07 millones.

    Para obtener este contrato, la empresa debía probar su experiencia con tres contratos de, al menos, USD 1 millón. Nuevamente, Cordovelsa entregó contratos y facturas de 2015, con la Clínica Echeverría.

    Pero al igual que en el contrato anterior, la Clínica negó a Contraloría que haya tenido contratos con esa empresa. Además, en los meses de las facturas que presenta como prueba de su experiencia, Cordovelsa reportó apenas USD 30 de ingresos ante el SRI.

  • Implantes y prótesis

    Cordovelsa S.A. además fue adjudicado con un contrato para la provisión de prótesis para el área de Traumatología en el Teodoro Maldonado. El monto del contrato suma USD 1,08 millones.

    Al igual que en el anterior proceso, la empresa adjuntó los mismos contratos con la Clínica Echeverría, que esa institución niega que existan.

    Además, los funcionarios del Hospital suscribieron el acta de entrega-recepción de los insumos de traumatología. Sin embargo, no entregaron 24 kits de prótesis de rodilla, que costaron USD 455.880.

  • Adquisición de prendas de protección

    El Hospital inició el proceso de contratación para la compra de material de curación de uso general en 2018. Para contratar, requirió la experiencia de, al menos, un contrato de venta de dispositivos o insumos médicos por USD 316.000.

    José Luis Llerena Candela entregó como prueba de su experiencia un contrato para la adquisición de prendas de protección, pero no para personal médico. A pesar de esto, los funcionarios calificaron la oferta y le adjudicaron el contrato.

  • Mantenimiento del sistema de climatización de agua para ginecología y obstetricia

    El Hospital contrató a Alcira Katherine Ponce Tello para el servicio de mantenimiento del sistema de climatización por agua helada en el área de ginecología y obstetricia. El monto fue de USD 485.000.

    Sin embargo, para ser calificada, la proveedora adjuntó contratos no relacionados con el objeto de la contratación.

    El proceso exigía experiencia en “climatización hospitalaria”. Pero, la proveedora adjuntó contratos de aire acondicionado en Celec, el Consejo de la Judicatura y Petroecuador.

    A pesar de esto fue calificada. Esto, según Contraloría, generó que el contrato sea adjudicado a una empresa que no cumplía los requisitos. 

Multas sin cobrar

La Contraloría también determinó que tres contratos del Teodoro Maldonado tuvieron incumplimientos en los plazos de entrega. A pesar de esto, el Hospital no cobró multas que sumas USD 93.344.

Se trata de dos contratos adjudicados a Álvarez Larrea Equipos Médicos Cia. Ltda y una a Simed S.A., para la adquisición de:

  • Recarga de endograpadora lineal cortante, por USD 485.956.
  • Insumos técnicos para cirugía, por USD 708.700.
  • Reactivos para la Unidad de Genética y Molecular, por USD 552.646.

Faltantes de insumos médicos adquiridos

La Contraloría identificó dos procesos en los que, a pesar de que hay actas de entrega-recepción suscritas, los equipos adquiridos no constan en la bodega del Teodoro Maldonado.

El primer caso corresponde al contrato para reactivos para la detección de enfermedades, adjudicado a Simed S.A. por USD 552.646, que tenía un plazo de ejecución de 10 días.

El contrato se firmó en mayo de 2016. Sin embargo, a marzo de 2020, no hay evidencia de entrega de la totalidad de los insumos médicos en la bodega del Hospital. Esto quiere decir que hay un faltante de USD 422.309 a pesar de que el monto del contrato ya fue cancelado.

El segundo caso es el de la compra de unidades de recarga para endograpadora lineal cortante, por USD 485.956, adjudicado a Álvarez Larrea Equipos Médicos Cia. Ltda.

En este caso, el contrato se suscribió en marzo de 2015, y en septiembre de ese año se suscribió el acta de entrega-recepción de la totalidad de los insumos. Pero, Contraloría detectó que todos los dispositivos fueron devueltos al proveedor y nunca fueron repuestos.

Por tanto, se desconoce el uso y destino de los insumos adquiridos por USD 485.956, a pesar de que ya se pagó ese monto.

Nota: La empresa Simed S.A. en carta enviada a PRIMICIAS afirma que “ante las observaciones realizadas por el Equipo Auditor de la Contraloría, y en estricto apego a la Ley Orgánica del Sistema Nacional de Contratación Pública y a las cláusulas del contrato, una vez que el Hospital Teodoro Maldonado Carbo proporcionó los datos bancarios necesarios, procedió a cancelar a dicha institución el monto de USD 22.105,84, por concepto de la multa establecida mediante oficio No. EMI-OF-DNA7-00557-2020 respecto al contrato T.M.C. No. 146-2016, proceso No. RE-HTMC-025-2016. 

Y dice que “entregó en su totalidad los productos objeto del contrato No. T.M.C. # 146-2016, de acuerdo con las especificaciones técnicas requeridas y en cuatro entregas parciales: 01 de abril de 2016, 20 de abril de 2016, 22 de junio de 2016 y 30 de junio de 2016″.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas