Glas insiste en unificar penas para llegar a la prelibertad en julio de 2022

Política

Autor:

Mario Alexis González

Actualizada:

10 Dic 2021 - 0:03

El exvicepresidente Jorge Glas y el exgerente de Petroecuador, Carlos Pareja Yanuzzelli, recorren la Refinería de Esmeraldas en 2015. WorleyParsons se encargó de supervisar su fallida rehabilitación. - Foto: Vicepresidencia

Glas insiste en unificar penas para llegar a la prelibertad en julio de 2022

Autor:

Mario Alexis González

Actualizada:

10 Dic 2021 - 14:44

Pese a que el pedido ya fue negado una vez, el exvicepresidente Jorge Glas volvió a solicitar a la justicia la unificación de sus penas. El objetivo es que la sanción del caso Sobornos absorba a la del caso Odebrecht y él se acerque a la prelibertad.

El 2 de diciembre de 2021, el mismo día que se reunió con la delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el exvicepresidente Jorge Glas presentó un nuevo pedido de unificación de penas ante la justicia.

Lo hizo aunque dos semanas antes, el 19 de noviembre, un juez de Latacunga archivó el primer pedido de este tipo.

El exfuncionario del correísmo tiene dos sentencias ejecutadas, de seis y ocho años de cárcel, por los casos Odebrecht y Sobornos, respectivamente.

El objetivo de la acción es que se compute cuánto tiempo de esas dos sentencias debe cumplir en prisión. Según la defensa de Glas se debe aplicar el principio de absorción: es decir, la condena más larga absorbe a la más corta. De ese modo debería estar ocho años en la cárcel.

Sin embargo, el juez que recibió el primer caso de unificación de penas recordó que, además, el exvicepresidente tiene una tercera sentencia de ocho años, por peculado, en el Caso Singue. Pero, que esta pena no está ejecutada porque está en etapa de apelación.

El magistrado resolvió que no se puede computar la pena total de Glas, mientras esté pendiente un caso que podría significar “una variación a la situación jurídica de la persona”.

Error del CRS

Para el abogado Roberto Carranza, que forma parte del estudio Loaiza y Asociados y representa a Glas, la decisión del juez del primer pedido se debió a un error de origen del Centro de Rehabilitación Social (CRS) Cotopaxi, en el que Glas está detenido.

El CRS debe presentar un informe sobre las penas a unificarse y, según Carranza, no debió incluir la sentencia del caso Singue, ya que aún no está en firme.

Por esta razón, Glas volvió a pedir la unificación de penas y espera que esta vez el CRS Cotopaxi subsane ese error e incluya en su informe solo las penas ejecutoriadas.

En ese caso, asegura Loaiza, el juez que reciba el nuevo caso podrá computar las penas y Glas quedará a pocos meses de cumplir el 60% de la sentencia que se requiere para acceder al régimen semiabierto, antes conocido como prelibertad.

Hasta el 9 de diciembre de 2021, Glas ha completado 1.529 días en prisión. Lo que significa el 52% de la pena de ocho años. Y hasta el 22 de julio del próximo año llegará al 60% necesario para salir de la cárcel.

Pero el tiempo también juega. Si hasta entonces, la sentencia del caso Singue se ejecuta, el cómputo podría variar porque tendría una tercera pena de ocho años por peculado.

El 2 de diciembre de 2021 estaba convocada la audiencia de apelación. Pero la audiencia no se pudo instalar: la abogada principal de Glas en ese caso, Ibeth Loaiza, no se presentó por una afectación de salud. Los otros dos abogados tampoco acudieron y recibieron una multa de USD 800.

Glas, el último del caso Odebrecht

Hasta la tarde del 8 de diciembre, el abogado Aníbal Quinde continuaba esperando la boleta de excarcelación de Ricardo Rivera, tío del exvicepresidente Jorge Glas y uno de sus clientes.

Rivera, al igual que su sobrino, fue sentenciado a seis años de cárcel en medio de la trama de sobornos que involucró a la constructora brasileña Odebrecht.

Pero a diferencia de Glas, Rivera no tiene otra sentencia y hasta el 9 de diciembre de 2021 ya ha cumplido el 75% de su pena.

Por esta razón, el 7 de diciembre, la justicia le concedió el beneficio de régimen semiabierto. Se espera que sea liberado en las próximas horas.

De esta manera, Glas se convierte en el único sentenciado del caso Odebrecht que sigue detenido.

Además del exvicepresidente y de Rivera, la misma sentencia de seis años la recibieron Carlos Villamarín, exfuncionario de Senagua; Edgar Arias, empresario privado; y Ramiro Carrillo, exgerente de Transporte de Petroecuador.

  • El 5 de febrero de 2021, Villamarín obtuvo la prelibertad luego de haber completado el 60% de la pena a la que fue sentenciado.
  • Arias, quien también fue sentenciado a siete años más de cárcel por el caso Diacelec, estuvo detenido hasta el 23 de abril de 2020 en la Cárcel de Ambato. Sin embargo, el empresario falleció luego de dar positivo a Covid-19.

El caso Carrillo es insólito. El 30 de agosto de 2021, el exfuncionario también solicitó su prelibertad. La audiencia para sustanciar ese pedido se citó para el 19 de noviembre de 2021, pero se difirió.

Esto porque el juez que está a cargo de caso ha pedido a la Corte Nacional que certifique si Carrillo está detenido y cumpliendo la pena, se presume que se mantiene con medidas cautelares y no en prisión.

Gustavo Massuh, José Terán y Kepler Verduga, quienes fueron sentenciados a 14 meses de cárcel luego de colaborar con la Fiscalía, también ya están libres. Los dos primeros cumplieron de manera íntegra su pena. Y Verduga se acogió a la prelibertad.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas