El Gobierno no muestra su estrategia en materia de seguridad

Política

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

27 Ene 2022 - 0:03

La mañana del martes 25 de enero de 2022 llegaron a Guayaquil 570 policías para reforzar la seguridad. - Foto: Cortesía: Policía Nacional

El Gobierno no muestra su estrategia en materia de seguridad

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

27 Ene 2022 - 0:03

La lista de ofrecimientos y propuestas crece gubernamentales crece, pero aún no se ven resultados en las estadísticas delictivas y de muertes violentas.

El gobierno del presidente Guillermo Lasso enfrenta un problema de seguridad ciudadana, por el incremento de la violencia, especialmente relacionada con el narcotráfico. La lista de ofrecimientos y propuestas crece, pero los resultados aún no se observan.

El último punto en esa lista fue el envío una reforma penal a la Asamblea Nacional, que no tiene plazos para tramitarla. El objetivo es coordinar las operaciones de intervención policial y militar, solucionar vacíos legales, regular el uso progresivo de la fuerza, defender a los uniformados y mejorar los centros carcelarios.

A esto se suman las reuniones del Consejo de Seguridad Pública, desde el 24 de mayo de 2021, la declaratoria de emergencia de las cárceles, la designación o cambio de las autoridades en las entidades relacionadas con la seguridad, el ofrecimiento de recursos y el reciente cambio en la cúpula policial.

Sin embargo, sigue sin evidenciarse públicamente una estrategia integral para resolver los problemas de inseguridad, sus raíces y consecuencias, explica Daniel Pontón, experto en seguridad. Ocho meses de gobierno después, todavía se observa “la ausencia de una estrategia pragmática” en la materia.

El Ejecutivo refuerza la tesis de que los ‘ajustes de cuentas’ entre bandas criminales son el motivo de la creciente violencia. Y que se debe al trabajo de las fuerzas del orden, que decomisan cada vez más toneladas de drogas.

También están las intenciones de reformar la Justicia, como el Mandatario lo planteó en su plan de gobierno, especialmente sobre los procesos de designación y destitución de jueces. Además de su reciente anuncio de llevarlo a cabo en una posible consulta popular en 2023.

Los problemas ante la falta de una estrategia integral

En enero de 2019, aún como aspirante presidencial, Lasso sostenía que: "un Estado que no puede con la esencial tarea de brindar seguridad a sus ciudadanos debe replantearse todas sus prioridades".

El 15 de noviembre de 2021 el Mandatario dijo que esa sería la prioridad de su despacho. Sin embargo, según el vocero presidencial, Carlos Jijón, la prioridad gubernamental sigue siendo la reactivación económica.

Para Pontón las acciones del gobierno no han sido inmediatas ni han dado resultados adecuados a corto o mediano plazo. También señala como una falla la falta de estrategia comunicacional en el Ejecutivo, más allá de "la importación de discursos reaccionarios, que en la suma no hacen una estrategia".

El especialista pone como ejemplo la lucha contra las drogas. Si esto no se complementa con otro tipo de acciones, genera más problemas que soluciones, ya que esta guerra trae violencia y "la gente se pregunta si es necesaria tanta violencia".

Por eso recuerda que la seguridad debe ser tratada desde distintas perspectivas y con la coordinación de políticas públicas y acciones, incluyendo políticas sociales.

Otro de los problemas que enfrenta el gobierno es la falta de recursos, ya que para enfrentar la inseguridad se requiere de capacidades legales, institucionales, humanas y logísticas. Un gasto que no tenían previsto, según Pontón.

La estrategia de solamente atacar al narcotráfico, como que con eso va a mejorar todo, es una seña de que el gobierno ve las cosas de una manera muy fragmentada.

Daniel Pontón, especialista en seguridad

Además, el experto recuerda que una intención de tener 'mano dura' con la delincuencia tiene que estar respaldada por la legalidad, ya que no se puede pretender que la policía dispare 'a mansalva', como exige parte de la sociedad.

Esto, junto con una débil institucionalidad judicial, puede terminar en el abuso de la fuerza y las ejecuciones extrajudiciales, como sucede en Brasil, dice Pontón, donde las violaciones de derechos humanos y los excesos policiales son constantes.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas