La ‘luna de miel’ del Ejecutivo y Legislativo termina entre vetos y amenazas

Política

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

6 Sep 2021 - 0:05

La presidenta de la Asamblea, Guadalupe Llori, en rueda de prensa junto a UNES y la ID en Manabí, este 30 de septiembre de 2021. - Foto: AN

La ‘luna de miel’ del Ejecutivo y Legislativo termina entre vetos y amenazas

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

6 Sep 2021 - 0:05

El veto parcial a la Ley de Reactivación de Esmeraldas y Manabí generó molestia en Pachakutik, UNES y la ID. Mientras las bancadas adelantan sus posiciones frente a una reforma tributaria que aún no se presenta.

La relación cordial y de trabajo conjunto entre el Gobierno y la Asamblea se va tornando más tensa. Los 100 primeros días de Guillermo Lasso estuvieron marcados por la falta de diferencias con el Legislativo, sin vetos polémicos ni cuestionamientos de lado y lado.

Pero la última semana de agosto marcó el fin de esta aparente cordial relación que se mantenía desde mayo. Hasta ese entonces, las aguas habían estado relativamente tranquilas, y la presidenta de la Asamblea, Guadalupe Llori, incluso había dicho que ella actuaría como puente entre ambos poderes del Estado.

El primer punto de la ruptura fueron las declaraciones de la ministra de Gobierno, Alexandra Vela y del presidente Lasso. Ambos hablaron sobre la posibilidad de acudir a una consulta popular ante un eventual bloqueo legislativo.

Pachakutik, que ocupa la Presidencia del Legislativo, consideró estas declaraciones una amenaza, y respondió con otra. Sus representantes advirtieron que no apoyarán la reforma tributaria, que el Gobierno ha anunciado que llegaría esta semana.

El segundo punto fue el veto a la Ley para la Reactivación de Esmeraldas y Manabí. Y aquí incluso Llori rompió su posición conciliadora, para cuestionar que el Ejecutivo haya “acabado con el espíritu” de la propuesta.

Todo esto, mientras la Asamblea analizaba la proforma presupuestaria, también entre críticas a la propuesta del Gobierno de Lasso. Aunque finalmente en la Comisión de Régimen Económico el oficialismo logró un primer triunfo, con un informe que recomienda aprobar la proforma.

El veto de la discordia

Desde la instalación de la nueva Asamblea en mayo pasado, la relación entre Ejecutivo y Legislativo a través de los vetos se ha llevado bastante bien. Esto se debe principalmente a que las objeciones han sido a leyes del anterior período, con lo que se han aceptado sin mayor problema.

El Presidente incluso decidió no vetar el proyecto de ley reformatoria a la creación de la Universidad Amawtay Wasi y remitirla directamente al Registro Oficial el pasado 20 de agosto de 2021.

Aunque solo se trataba de una reforma a una ley del período anterior, Pachakutik y en general el Legislativo la impulsaron como un “hecho histórico”.

En un evento en la Presidencia, Llori agradeció a Lasso por el “pluralismo y la inclusión”.

Pero apenas tres semanas después, la misma Llori cambió de posición después de que llegara a la Asamblea el veto a la Ley para la reactivación de Esmeraldas y Manabí. La Presidencia decidió vetar 13 de los 18 artículos de esta normativa, con diferentes razonamientos.

Esto generó el rechazo de Pachakutik, UNES y la Izquierda Democrática. En una rueda de prensa desde Manabí el 30 de agosto, Llori advirtió al Ejecutivo que entre las tres bancadas suman más de 100 votos. Es decir son suficientes para desechar las propuestas de Lasso y ratificarse en lo originalmente aprobado.

Los argumentos de la Presidencia

La Ley para la reactivación de Manabí y Esmeraldas planteaba la creación de una unidad coordinadora integrada por 20 miembros, que van desde ministros hasta alcaldes y prefectos. También proponía créditos preferenciales para las empresas de esta provincia.

Pero la propuesta nuevamente cae en el error de ofrecer beneficios sin especificar su fuente de financiamiento, según el veto.

Y no es un error nuevo, pues la anterior Asamblea ya aprobó otros beneficios para los maestros, pero su pago fue suspendido por la Corte Constitucional porque las medidas se aprobaron sin estudios de factibilidad financiera.

La Constitución establece en su artículo 287: “Toda norma que cree una obligación financiada con recursos públicos establecerá la fuente de financiamiento correspondiente“.

Ese es el argumento que usa la Presidencia para vetar la propuesta que crea programas especiales de crédito en la banca pública para determinados sectores. La objeción dice que los nuevos créditos deben ser aprobados “con base en la planificación ya aprobada por la entidad”.

También veta la creación de la nueva unidad coordinadora, que considera “innecesaria”. Este organismo, según la propuesta, debía coordinar la creación de políticas públicas para las dos provincias. Pero el Ejecutivo argumenta que ya hay instituciones encargadas de eso.

“La coordinación no mejorará por la creación de nuevas instancias burocráticas, sino por la efectiva gestión de cada una de las entidades intervinientes”

Objeción parcial a la Ley de reactivación de Esmeraldas y Manabí

Por ello, propone eliminar los tres artículos que hablan de la creación de esta unidad, y reformar otros cinco que se refieren a sus funciones, para delegarlas a diferentes instituciones como el Senadi y Pro Ecuador.

Para los asambleístas, esto no sería posible y Fernando Cedeño (UNES) aseguró que la ley era “perfectible”, pero que las propuestas de la Presidencia la “desnaturalizan”. Mientras que Xavier Santos (ID) aseguró que ya hay un acuerdo para la ratificación del texto.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas