El 66% de los embajadores nombrados por Moreno es cuota política

Política

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

29 Nov - 18:33

El canciller José Valencia y el embajador Alejandro Suárez, director de la Academia Diplomática, durante la inauguración de la institución. - Foto: @ValenciaJoseEc

El 66% de los embajadores nombrados por Moreno es cuota política

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

29 Nov - 18:33

Tras ocho años de cierre se reabrió la Academia Diplomática, en Quito. El canciller José Valencia anunció que el próximo año habrá un concurso público para los aspirantes a la carrera de Servicio Exterior.

Tras ocho años de cierre, el canciller José Valencia reinauguró la Academia Diplomática en Quito, este 29 de noviembre de 2019.

La sede para la formación de embajadores y diplomáticos está ubicada al norte de Quito, en la que una vez fue la casa del expresidente Galo Plaza, quien también fue Secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El embajador Alejandro Suárez, director de la Academia Diplomática, calificó la medida como “la recuperación de la dignidad de la política internacional del país. Y ponerla en manos de un equipo de profesionales, capaces y preparados”.

La entidad, creada por el expresidente León Febres Cordero, en 1987, formó a 13 generaciones de diplomáticos ecuatorianos.

Sin embargo, entre 2007 y 2017, recordó Suárez, el Servicio Exterior profesional enfrentó circunstancias muy difíciles bajo la consigna de “desinstitucionalizar” al Ministerio de Relaciones Exteriores y de quebrar a la diplomacia de carrera.

La Academia Diplomática reabrió sus puertas el 29 de noviembre de 2019, en Quito, tras ocho años de cierre.

La Academia Diplomática reabrió sus puertas el 29 de noviembre de 2019, en Quito, tras ocho años de cierre.  Cancillería

La referencia a Rafael Correa se da porque, en febrero de 2011, su gobierno cerró la Academia Diplomática, teniendo a Ricardo Patiño como Canciller.

El Decreto 650 transfirió la institución al Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN). Y la convirtió en una escuela de relaciones internacionales.

Según el embajador Suárez, la Academia fue reemplazada con “formas de adiestramiento en climas y prácticas funcionales a los objetivos del gobierno” de Correa.

Y se llegó al extremo de designar a “aventureros extranjeros” para las más altas funciones, dijo, en referencia a la administración del franco-británico y nacionalizado en Ecuador Guillaume Long. Lo cual dio paso a una gestión internacional “improvisada, mediocre y vergonzosa”.

La lógica y los procesos políticos de ese entonces apuntaban a sustituir al equipo profesional con cuadros al servicio de intereses ideológicos de coyuntura.

Alejandro Suárez, director de la Academia Diplomática

Sin embargo, siempre ha sido potestad constitucional del Presidente de la República designar a los embajadores y jefes de misión en el exterior, ya que es el encargado de dirigir la política internacional del Estado.

Por eso nunca se han dejado de lado los cargos políticos dentro del Cuerpo Diplomático.

Sin contar las designaciones de embajadores concurrentes -aquellos que mantienen, desde un tercer país cercano, las relaciones con naciones donde no hay una sede diplomática- el presidente Lenín Moreno ha nombrado a 51 embajadores desde el inicio de sus funciones.

Y los embajadores de carrera siguen siendo minoría.

Entre las designaciones políticas más conocidas del presidente Moreno están: el excanciller Guillaume Long ante la ONU, en Ginebra; el exministro Homero Arellano en Chile y el ganadero Cristóbal Roldán (padre de Juan Sebastián Roldán), en España.

Además de la ‘socialité’ Ivonne Baki en Qatar; la exasambleísta María Augusta Calle, en Cuba; el dirigente de la Fenocin Franklin Columba, en Bolivia; el exasambleísta Fabián Solano, en Venezuela; sus exministros Eva García, en Perú; Enrique Ponce, en México; y Eduardo Khalifé, ante la Unesco en París.

Concurso de oposición y méritos

De todas formas, el Cuerpo Diplomático ve con optimismo el proceso que lleva la Cancillería desde hace un año para reabrir la Academia. Esto inició con el Decreto 625, en diciembre de 2018, que echó abajo lo dispuesto por Correa, y devolvió la competencia al Ministerio de Relaciones Exteriores.

El canciller Valencia, diplomático de carrera, se puso como objetivo reinstitucionalizar la entidad y la profesionalización del Servicio Exterior, para que los funcionarios sean capaces de “negociar con países de distinto tamaño y situación económica”.

Así se retomará el concurso público de terceros secretarios, para aquellos que quieran ingresar al Servicio Exterior. Para “garantizar la transparencia”, la selección de los 25 aspirantes la hará una empresa privada.

El curso durará dos años, uno de formación teórica y uno de prácticas en la Cancillería, y será el inicio de la carrera para ser embajadores.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas