Saquicela tendrá que dirigir la Asamblea sin una bancada que lo respalde

Política

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

2 Jun 2022 - 0:05

El presidente de la Asamblea, Virgilio Saquicela, durante la sesión de este 1 de junio de 2022. - Foto: AN

Saquicela tendrá que dirigir la Asamblea sin una bancada que lo respalde

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

2 Jun 2022 - 8:08

El panorama para el Ejecutivo se presenta complicado con la nueva mayoría de oposición. En la agenda Presidencial hay una nueva Ley de Inversiones y una reforma laboral.

La posesión de Virgilio Saquicela como nuevo presidente de la Asamblea abre una nueva era en el Legislativo. Un año después de la posesión de autoridades con mayoría oficialista, la situación dentro del Pleno es completamente diferente.

La nueva mayoría opositora que permitió la destitución de Guadalupe Llori y la sucesión de Saquicela está integrada por la bancada correísta Unión por la Esperanza (UNES), el Partido Social Cristiano (PSC), los rebeldes de Pachakutik y los rebeldes de la Izquierda Democrática (ID).

Juntos, estos bloques y grupos de asambleístas disidentes suman 73 votos.

Sin embargo, en el aire queda la misma duda de hace un año: ¿tiene futuro esta alianza o fue meramente circunstancial?

En mayo de 2021, el oficialismo, que sumó a buena parte de las minorías y disidentes de otros partidos en la Bancada del Acuerdo Nacional (BAN), se unió a Pachakutik y la ID para poner a Llori al frente de la Asamblea. Pero a los pocos días, esa mayoría se deshizo.

Tal fue la ruptura que Pachakutik y la ID votaron contra de la reforma tributaria de iniciativa del Ejecutivo, a pesar de los cambios que ellos mismo introdujeron en la propuesta.

La bancada que sorpresivamente salvó a esa propuesta, permitiendo que pase por el ministerio de la ley, fue la correísta UNES.

La nueva mayoría se presenta como oposición al Gobierno y uno de los temas que los une es la derogatoria de la reforma tributaria.

Un panorama complejo para el Ejecutivo

A pesar de la temprana ruptura de la primera mayoría oficialista, Llori se mantuvo cercana al Ejecutivo, como presidenta de la Asamblea. Ese fue uno de los factores que despertó el malestar de la nueva mayoría opositora.

La oficialista BAN estuvo a su lado desde que comenzaron los intentos para su remoción. Incluso el presidente Guillermo Lasso, en su Informe a la Nación del 24 de mayo, le mostró su respaldo.

Con Saquicela al frente, la relación con el Ejecutivo aún es incierta. Aunque el nuevo Presidente ha dicho que está abierto al diálogo, el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, aseguró en un comunicado que el Gobierno considera “ilegal” la destitución de Llori.

En la Asamblea hay tres propuestas del Gobierno en trámite:

  • Las reformas a la Ley de Educación Superior.
  • La Ley de libertad de expresión.
  • La Ley de seguridad integral.

Una parte de esta última fue incluida en la Ley para el uso legítimo de la fuerza, cuyo segundo debate comenzará este viernes 3 de junio por disposición de Saquicela.

Mientras que la Ley de libertad de expresión tiene ya informe para segundo debate y está en agenda, pero esta es una de las sesiones suspendidas por Llori en medio de la pugna. Esta es una de las 25 iniciativas que ya tienen informe y que, según Saquicela, se despacharán en los próximos tres meses.

Sin embargo, lo más complicado aún está pendiente. El Ejecutivo tiene en su agenda legislativa plantear una nueva Ley de Inversiones y una muy anunciada reforma laboral.

Para hablar de estos temas, el ministro Jiménez convocó a los jefes de bancada a una reunión la próxima semana (la invitación fue antes de la destitución de Llori), que no se ha cancelado.

Además, el Gobierno deberá enfrentar la propuesta para derogar la reforma tributaria, que camina con rapidez y tiene el apoyo de la nueva mayoría.

Saquicela no tiene bancada

Saquicela llega a la presidencia de la Asamblea con el apoyo de la nueva mayoría opositora, pero sin una bancada que lo respalde.

En abril, la bancada oficialista Bancada del Acuerdo Nacional (BAN) lo expulsó de sus filas, después de que se uniera a UNES, el PSC y los rebeldes de Pachakutik en los primeros intentos por remover a Llori.

Desde entonces se declaró independiente, y no se ha adherido a ningún bloque.

Desde la Presidencia de la Asamblea, Saquicela asegura que no hubo “ningún pacto ni compromisos”, advirtiendo así que el escenario de mayorías móviles se mantendría para este año.

“Habrá temas en los que podemos discrepar los distintos sectores políticos, no necesariamente podremos alinearnos. Habrá temas en los que podremos coincidir con la bancada de Gobierno, otros en los que no“, dijo en su primera intervención ante la prensa.

Su objetivo, aseguró, será dialogar con todas las bancadas. Es por ello que incluso hará una reunión para tratar la Ley para el uso legítimo de la fuerza antes de su segundo debate, en agenda para el viernes.

Además, afirmó haber recibido en su despacho a varios asambleístas de la ID y Pachakutik (no puntualizó de qué facciones) para dialogar, principalmente sobre la institucionalidad de la Asamblea.

Pero no todos quieren dialogar con Saquicela. Los más reacios a su designación son los miembros de la bancada oficialista BAN, que desconoce su nombramiento. La asambleísta Nathalie Arias sostuvo que solo lo reconocerán como presidente encargado de las sesiones que preside.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas