Teodoro Maldonado: sobreprecio de hasta el 992% en insumos médicos

Política

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

30 Sep 2020 - 0:05

Imagen de la fachada del hospital Teodoro Maldonado Carbo, del IESS en Guayaquil, el 31 de julio de 2019. - Foto: Flickr

Teodoro Maldonado: sobreprecio de hasta el 992% en insumos médicos

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

30 Sep 2020 - 0:05

La Contraloría detectó que en el Hospital se usaron proformas falsificadas con precios sobreestimados. Además, los funcionarios no revisaron procesos de compras similares en la casa de salud o en otras para armar sus presupuestos.

Las irregularidades en el Hospital Teodoro Maldonado Carbo del IESS en Guayaquil siguen apareciendo. El informe de Contraloría que revisó sus adquisiciones entre 2014 y 2019 detectó que se pagaron sobreprecios de hasta el 992% en la compra de insumos médicos.

La investigación de ese ente de control identificó 10 contratos en los que hubo diferencias en los precios con otras adquisiciones hechas por el mismo Hospital u otras casas de salud. La Contraloría halló que los funcionarios no revisaron compras similares para determinar los presupuestos, lo que incumple reglamentación de Compras Públicas.

Las investigaciones de la Contraloría apuntan a contratos otorgados a dos redes investigadas por la Fiscalía dentro del Teodoro Maldonado y otros hospitales de la red pública: la familia Llerena Candela y Zoldan Corporeishon.

Un contrato con el 992% de sobreprecio

En julio de 2018, Luis Jairala Zunino, exdirector del Hospital y ahora procesado por corrupción, adjudicó un contrato para la provisión de insumos de enfermería. La empresa ganadora de la subasta fue Omnimed S.A., por USD 2,1 millones.

Para esto, el Hospital fijó ya un presupuesto muy elevado, con proformas falsificadas. Según la investigación, para la determinación del presupuesto, los funcionarios del hospital usaron proformas emitidas por tres empresas.

Una de estas firmas le aseguró a la Contraloría que nunca emitió dicha proforma, y otra empresa aparentemente no existe, pues su dirección física no corresponde. La tercera empresa sí emitió la proforma, pero esta es proveedora de Omnifarma, es decir que había un vínculo.

La auditoría verificó que 26 de los 32 ítems de este proceso fueron adquiridos en anteriores ocasiones por el mismo hospital u otras casas de salud a precios menores. Según los cálculos de la Contraloría, los insumos podían llegar a costar USD 1,2 millones menos, es decir que había una sobrestimación de precios del 992%.

Otro contrato, con 767% de sobreestimación en su valor

En noviembre de 2018, el Hospital adjudicó a Juan Pablo Jaramillo Dávila un contrato por USD 938.969 para la provisión de insumos para terapia respiratoria. Pero al igual que en el caso anterior, el presupuesto con el que comenzó el proceso de contratación estaba sobreestimado.

El Hospital determinó un presupuesto de USD 950.905 para esa compra. Para ello, los funcionarios realizaron un estudio de mercado con cinco proformas, pero estos documentos no tienen sello. Además, una de las empresas que emitió una cotización es una papelería.

Nueve de los 12 ítems en el proceso de contratación ya habían sido adquiridos en anteriores ocasiones por el mismo Teodoro Maldonado u otras casas de salud, a precios menores. La diferencia con otros procesos de compra de esos mismos insumos suma USD 302.692, lo que revela un sobreprecio del 767%, según Contraloría.

USD 5,35 millones en sobreprecios en 10 contratos

La Contraloría identificó 10 procesos de compras del Hospital Teodoro Maldonado en los que los funcionarios tampoco tomaron en cuenta los precios de anteriores contrataciones. Esto vulnera la reglamentación del Servicio de Contratación Pública, que obliga a revisar procesos anteriores para la elaboración del presupuesto referencial.

La diferencia entre los precios que el Hospital pagó por los insumos y otras contrataciones de los mismos ítems suma USD 5,35 millones.

  • Insumos para cirugía general

    En enero de 2017, el Hospital adjudicó un contrato por USD 708.700 a Álvarez Larrea Equipos Médicos S.A., para la provisión de insumos para cirugía general.

    La investigación de mercado para fijar el presupuesto, sin embargo, tiene errores. Toman en cuenta procesos de contratación anteriores, pero una funcionaria usa en su informe precios superiores a los de esos contratos

    Según el análisis de la Contraloría, tres de los seis ítems adquiridos tienen sobreprecio, que suma en total USD 107.714.

  • Insumos para enfermería de otras especialidades

    En septiembre de 2018, el hospital firmó un contrato para la provisión de insumos de otras especialidades para la coordinación de enfermería con Vicente Fernando Arévalo Cañarte, por USD 2,11 millones

    Arévalo es uno de los proveedores que forma parte de la presunta red de corrupción de Zoldan Corporeishon, que según la Fiscalía se repartían contratos en el sector salud.

    La Contraloría halló que los funcionarios del Hospital no buscaron bien en el portal de Compras Públicas para la elaboración del presupuesto. Por ello, usaron una proforma con sobreprecio.

    13 de los 21 ítems adquiridos por el Hospital tienen precios menores en otros contratos. Este proceso tiene una diferencia entre lo pagado y contratos similares de otras casas de salud por USD 202.714.

  • Más insumos para enfermería

    El contrato fue adjudicado en junio de 2018 a Denisse Leonor Echeverría García por USD 2,14 millones. Ella también está señalada como parte de la red de Zoldan Corporeishon.

    Al igual que en el caso anterior, los funcionarios del Teodoro Maldonado no revisaron bien los procesos anteriores de compra de los mismos ítems. Por ello, no usaron como precios referenciales los ya pagados por otras instituciones.

    La Contraloría comparó lo pagado con otros procesos de compra de los mismos insumos y encontró precios menores en ocho de los 21 ítems. La diferencia suma USD 1,28 millones.

  • Y aún más insumos para enfermería

    Un nuevo contrato para la adquisición de insumos para el área de Enfermería fue adjudicado en julio de 2018, esta vez a Francisco Xavier Alejandro Maruri, por USD 1 millón. Él también formaría parte de la red de Zoldan Corporeishon que la Fiscalía investiga.

    Nuevamente, el Hospital usó una proforma privada en vez de revisar procesos de contratación similares en el portal de Compras Públicas.

    Pero 13 de los 23 ítems que fueron adquiridos ya habían sido comprados por otras instituciones a precios menores. Esto revela, según la Contraloría, un sobreprecio de USD 277.696.

  • Materiales de curación de uso general

    También en julio del 2018, el Hospital otorgó un contrato a José Luis Llerena Candela para la provisión de materiales de curación de uso general, por USD 782.122. Él está señalado como parte de la estructura de corrupción que involucra a la familia Bucaram.

    Nuevamente, los funcionarios no buscaron bien procesos anteriores, así que fijaron el presupuesto con base en proformas privadas.

    Pero, Contraloría evidenció que sí había procesos anteriores para la compra de esos mismos ítems. Dos de los tres insumos adquiridos registran precios menores en contratos pasados, lo que arroja un sobreprecio de USD 243.443.

  • Insumos para procedimientos endovaculares

    En septiembre de 2018, se adjudicó un proceso para la adquisición de insumos para uso en procedimientos endovasculares de la Unidad de Neurocirugía. El contrato fue otorgado a la empresa Neurocor S.A., por USD 1,15 millones.

    En este caso, el Hospital usó la proforma de la misma empresa para elaborar el presupuesto, sin tomar en cuenta otras adquisiciones de los mismos insumos.

    La Contraloría, sin embargo, encontró tres procesos de contratación de los mismos ítems realizados por el mismo Teodoro Maldonado, a menor precio. Esto arroja una diferencia de precios por USD 202.714.

  • Dispositivos médicos

    El Hospital adjudicó en mayo de 2019 a la empresa Comdispomed S.A. un contrato para la compra de insumos médicos varios, por USD 2,52 millones. 

    El estudio de mercado no usó bien el sistema de búsqueda de Compras Públicas, por lo que omitió procesos de adquisición pasados y los precios allí fijados. 

    54 de los 71 ítems que el Hospital compró ya habían sido adquiridos en «varios» procesos anteriores, según la Contraloría, a precios más baratos. La diferencia entre lo pagado en este proceso y en compras anteriores asciende a USD 1,48 millones.

  • Medicamentos para el primer cuatrimestre de 2019

    También en mayo de 2019, el Hospital adjudica el contrato para la compra de medicamentos para el primer cuatrimestre de ese año. El contrato se otorga a la empresa Distribuidora Farmacéutica Manabí S.A., por USD 1,13 millones.

    Al igual que en los casos anteriores, los funcionarios omitieron en la elaboración del presupuesto los precios fijados en contrataciones pasadas. 

    Nueve de los 33 ítems adquiridos tienen precios unitarios más bajos en contrataciones que el Hospital omitió. Según la Contraloría, la diferencia entre esos precios y los pagados asciende a USD 393.049.


También le puede interesar:

Noticias relacionadas