Maestros, en primera línea de atención con retorno a clases

Sociedad

Autor:

Karla Pesantes

Actualizada:

29 Ago 2020 - 0:03

Una maestra de preescolar en una escuela de Florida, Estados Unidos, el 27 de agosto de 2020. - Foto: Reuters

Maestros, en primera línea de atención con retorno a clases

Autor:

Karla Pesantes

Actualizada:

29 Ago 2020 - 0:03

Ya no solo serán los médicos o policías: los docentes tendrán un contacto cercano con niños y adolescentes, aunque con mascarillas de por medio. En Ecuador y el mundo se debate un regreso presencial seguro. Algunos planteles privados del país ya tienen listo un protocolo.

El próximo 31 de agosto de 2020, los 53 estados europeos miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se reunirán para debatir si las escuelas y colegios se han convertido en un punto de contagio más de la Covid-19.

Todo ocurre luego de que la OMS advirtió que Europa vive un momento delicado de la pandemia debido a tres razones. Una de ellas es precisamente el reinicio de clases presenciales en varios países europeos, como Noruega, Alemania o Francia.

Hasta ahora, la OMS indica que los niños tienden a ser menos infectados por la enfermedad. Representan entre el 1 y 5% de los casos globales de Covid-19. Pero estudios recientes encienden las alertas sobre la posibilidad de que los más pequeños sean agentes transmisores del virus.

El primero es de la Universidad de Harvard que concluyó que un regreso apresurado a los colegios podría provocar un aumento de casos de coronavirus. Y el segundo fue publicado en la revista científica Jama y lo elaboraron médicos del Hospital de Niños Ann & Robert H. Lurie de Chicago.

En este último se informó que los niños menores de cinco años, con síntomas leves de la enfermedad, presentan una cantidad viral alta del virus.

Si bien no hay una respuesta concluyente sobre el papel de los niños y adolescentes en la transmisión, los científicos de Harvard y la OMS coinciden en que el regreso a clases pone a los docentes entre los trabajadores de la llamada primera línea de atención.

Algo similar opina la epidemióloga ecuatoriana Andrea Gómez: “Los maestros pasarán a un contacto más directo con los niños, especialmente los de grados inferiores, y con sus padres”.

Escuelas seguras 

En su mensaje a los países europeos, el director regional de la OMS para el continente, Hans Kluge, reconoció que las escuelas por sí solas no representan un factor principal en la pandemia.

Pero indicó que los niños son una fuente de contagio, aunque más ligado a las reuniones sociales.

Kluge y otros funcionarios de la OMS han mencionado que lo ideal es que el reinicio de clases ocurra en un contexto local de baja transmisión comunitaria o cuando el país ha reducido con éxito los contagios.

Imagen de una escuela en España, cerrada desde marzo, el 27 de agosto de 2020.

Imagen de una escuela en España, cerrada desde marzo, el 27 de agosto de 2020. Reutes

La doctora Gómez dice además que será seguro volver cuando las autoridades de salud mantenga un rastreo eficiente de los contagiados asintomáticos y sus contactos.

Para esto, la única vía es “hacer pruebas masivas, algo que en Ecuador no existe”.

Según datos del Ministerio de Salud Pública (MSP), en Ecuador se han tomado 323.303 muestras de Covid-19, entre pruebas PCR y rápidas.

En tanto que los contagios hasta el 28 de agosto suman 103.185 y la transmisión sigue siendo comunitaria en gran parte de las provincias del país.

Maestros se rehúsan a volver 

En Florida, el sindicato de maestros interpuso una acción judicial contra el Estado federal, por obligarlos a reiniciar las clases presenciales. Ecuador no es ajeno a la discusión ni los temores de los profesores por volver a las aulas.

Agustín Lindao, presidente de la Red de Maestros del país, señala que al menos los docentes fiscales afiliados al gremio están en contra de volver. “Es muy apresurado porque algunas escuelas fiscales no tienen ni agua, peor tendrán para invertir en insumos de bioseguridad”, dice el dirigente.

Lindao añade que una de las propuestas es que los docentes impartan lecciones a clases de 10 o 12 estudiantes. “Y para el resto de alumnos la educación será online, es decir tendremos doble trabajo e impagos”.

Según Lindao, el Estado les debe dos meses de sueldo correspondiente a julio y agosto.

Por su parte, el Ministerio de Educación ha mencionado que se descarta un regreso presencial a las aulas en el sector público.

Inicialmente, la subsecretaria zonal de Educación Alexandra Higgins, indicó a PRIMICIAS que una escuela rural de Samborondón (Guayas) serviría como plan piloto para las clases.

También advirtió que no había una fecha definida para ensayar el plan piloto.

De prepararse un potencial reinicio escolar, unos 226.000 docentes serán parte de aquella primera línea de atención a los estudiantes.

Para garantizar el trabajo de los docentes y el regreso seguro de los estudiantes, expertos de Fondo Internacional de Emergencia de las Naciones Unidas (Unicef) elaboraron un Marco para la Reapertura de las Escuelas.

Piden a los Gobiernos preparar las instalaciones de las escuelas para un retorno adecuado, e implementar medidas de distancia física y lavado de manos. Pero además urgen identificar a los docentes que estén en mayor riesgo de contraer el virus.

“Se trata de la vida y la muerte. ¿Qué pasa si hay una maestra que cuida a sus padres ancianos y regresa a casa y los infecta”, señala Lindao de la Red de Maestros.

“Si no vamos, nos despiden” 

Los maestros del sector público no son los únicos con incertidumbre por el regreso a clases. Quienes forman parte de la educación particular en Ecuador también tienen sus dudas.

María Argüello es maestra parvularia desde hace 17 años en escuelas privadas. A partir del inicio del año lectivo en la Costa trabaja en jornadas extendidas de 8 o 10 horas. Por la mañana se conecta para atender a los niños y por la tarde a los padres.

María Argüello en una de sus clases online de un colegio privado de Guayaquil, el 28 de agosto de 2020.

María Argüello en una de sus clases online de un colegio privado de Guayaquil, el 28 de agosto de 2020. PRIMICIAS

Comenta que su temor a ser contagiada radica en los padres de sus alumnos. “Tengo niños cuyos papás viajan de forma continúa, además no sé quién entra o sale de sus casas”, explica.

Según Argüello, en la institución que trabaja se ha pedido a las tutoras o auxiliares que vayan a las viviendas de los alumnos, para hacer un refuerzo de las tareas escolares.

“Entiendo que muchas no quieren ir por miedo a contagiarse, pero las obligan y si no vamos, nos despiden”, agrega la maestra.

Una autorización en suspenso 

A manera de un plan piloto, el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional aprobó un proyecto piloto para dos colegios privados en Guayaquil. Ambos pidieron el reinicio presencial de actividades escolares.

La decisión desató una serie de enfrentamientos entre el COE nacional y el cantonal. Este último lo preside la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, quien se opone al planteamiento.

“En Guayaquil las clases no se abren, ni con plan piloto. Este año lectivo está cerrado para escuelas y colegios”, dijo Viteri el pasado 20 de agosto cuando se comunicó la medida del COE.

Tras la negativa, el Ministerio del ramo aclaró que las clases en el ciclo Costa y Sierra continuarán siendo virtuales o bajo la modalidad Educando en Casa.

Mientras que los dos colegios autorizados, el Alemán Humboldt y Balandra Cruz del Sur, dieron marcha atrás por ahora en el reinicio presencial.

En el caso del colegio Alemán, las clases empezarán cuando la autoridad lo permita, según informó a PRIMICIAS el presidente del comité de la institución, Ramón Sonnenholzner.

Mientras que el Balandra ensaya con sus alumnos de Bachillerato un potencial regreso. A finales de agosto realizó una sesión de clases con un grupo reducido de estudiantes.

En medio del debate si es seguro regresar, la Unicef ha advertido que mantener las escuelas cerradas por más tiempo presenta implicaciones para el desarrollo social y académico.

“Las escuelas no sólo enseñan a los niños a leer, escribir y contar. También proporcionan servicios de nutrición, salud e higiene, servicios de salud mental y apoyo psicosocial”, enfatiza el organismo. Todos los actores involucrados saben que es necesario reabrir las escuelas, pero no saben cómo ni cuándo hacerlo.

También le puede interesar: 

Noticias relacionadas