El 28% de padres de familia en Quito, inconformes con la educación online

Sociedad

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

20 Abr 2020 - 0:03

Desde el 16 de marzo se habilitó un portal educativo de reforzamiento escolar. Las clases fueron suspendidas debido al brote de coronavirus en el país. - Foto: Flickr Ministerio de Educación

El 28% de padres de familia en Quito, inconformes con la educación online

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

20 Abr 2020 - 6:06

Una encuesta de la consultora de mercados Ipsos sobre la situación del Covid-19 en Ecuador revela que la mayoría de encuestados evalúa negativamente las clases virtuales que se reciben en la Sierra.

Las clases deben continuar. Esa fue la premisa del Ministerio de Educación cuando dispuso que el currículo escolar en el ciclo Sierra y Amazonía se cumpliría bajo una modalidad virtual. La medida fue adoptada luego del 16 de marzo, a raíz del decreto de emergencia para prevenir los contagios de coronavirus.

Desde entonces, ha pasado más de un mes de la cuarentena y de clases virtuales para más de dos millones de niños y jóvenes. Pero la evaluación de esta educación online no es favorable, según una encuesta realizada entre 802 personas por Ipsos.

La conclusión es que solo dos de cada 10 encuestados están conformes con las clases que recibían, mientras ha durado el confinamiento. Por el contrario, un 28% dijo que no estaba conforme.

Según informó la Ministra del ramo, Monserrat Creamer, el cronograma en la Sierra concluirá el 30 de junio “con una educación desde casa”.

¿Cómo se evaluará a estos estudiantes del ciclo Sierra? “Se solicitó que armen un portafolio, el mismo que se entregará en junio y será evaluado de manera integral. Queremos que no haya presión”, dijo Creamer en una entrevista radial el 17 de abril.

Este portafolio será similar a un trabajo de fin de curso, y se armará con base en las lecciones que los alumnos descargaron en el portal del Ministerio en el caso de las escuelas y colegios públicos.

Frustración y descontento 

María Fernanda Almedia es una madre preocupada por la educación en tiempos de Covid-19. Tiene una pequeña de tres años, que tomaba dos clases en un establecimiento de Quito. Comenta que al inicio había 15 alumnos, y ahora solo cinco.

“La verdad no nos ha ido muy bien, los niños a esta edad son muy dispersos y, si bien las profesoras hacen su mejor esfuerzo, la educación así no funciona”, dice Almeida. Ella optó por retirar a su hija de las clases, por las que pagaba USD 200 al mes.

Maruja Lasso es otra madre que ha desistido de atender las clases online.

“Es muy importante que la enseñanza sea presencial, al menos en una corta edad, donde se necesita la interacción”.

Maruja Lasso, madre de dos hijos de 8 y 12 años.

Ahora Lasso está ideando un plan de estudios por su cuenta. “Mi hermana da clases de Literatura en una universidad, así que ella podría impartir Lenguaje, mi papá quisiera que enseñe sobre Historia y mi esposo, que es ingeniero, me ayudaría con las lecciones de Matemáticas”.

La satisfacción es menor en estratos populares 

Entre las personas inconformes con la enseñanza online, las menos satisfechas pertenecen al estrato socieconómico bajo. El 36% de ellos contestó a Ipsos que no estaba para nada satisfecho, versus el 12% de personas de ingresos altos.

Precisamente, los ecuatorianos de los quintiles de ingreso más bajo tienen un acceso limitado de Internet, según una encuesta del Instituto de Estadísticas y Censos del Ecuador (INEC).

Apenas el 12% de personas de estrato bajo cuentan con conexión a Internet en sus hogares. En este contexto es más complicado acceder a una plataforma online o descargar los contenidos que enviaban los maestros.

Mientras que la realidad es distinta para los hogares de estrato medio y alto. Más del 57,9% posee servicio de Internet.

Por lo pronto, la Costa se preparaba para ensayar un año lectivo virtual el próximo 4 de mayo. Pero un cambio de última hora retrasó el inicio escolar, según informó el Gobierno.

También le puede interesar: 

Noticias relacionadas