Recorte de USD 385 millones en aportes a Fondo de Salud del IESS

Economía

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

8 Ene 2021 - 0:05

El presidente de la República, Lenín Moreno, durante el anuncio del pago de obligaciones del Estado al IESS, el 23 de octubre de 2020. - Foto: API

Recorte de USD 385 millones en aportes a Fondo de Salud del IESS

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

8 Ene 2021 - 0:05

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) advirtió que habría un deterioro de la calidad de los servicios en caso de que no se corrija la situación financiera del fondo de Salud.

El Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) implementó desde este año una redistribución de sus ingresos, producto de los aportes que realizan los afiliados cada mes.

La modificación no aumentará ni disminuirá los aportes globales de los asegurados, pero sí recortará los fondos disponibles para el seguro de Salud.

Los ingresos del seguro de Salud, como proporción de los aportes a la seguridad social bajaron de 5,94% a 5,16% entre 2020 y 2021.

Eso significa que el Fondo de Salud recibirá USD 385 millones menos, al pasar de USD 1.685 millones a USD 1.300 millones.

La redistribución de la tasa de aportación fue una de las medidas adoptadas en la Resolución 501 del IESS, de noviembre de 2015.

Con esa medida, el directorio del IESS redujo, de manera temporal, la tabla de aportes de los seguros de Pensiones y Riesgos del Trabajo, para aumentar los ingresos por aportes del Fondo de Salud.

El objetivo, en su momento, era corregir los problemas financieros que tenía el Fondo de Salud.

Según el presidente del Directorio del IESS, Jorge Wated, la Resolución 501 permitió hacer inversiones como la construcción de hospitales.

Tras la construcción de los hospitales, la tabla de aportación de los tres seguros del IESS fue estabilizada en 2021 en los porcentajes anteriores a los registrados en 2015.

Es decir, los porcentajes de aportes a los fondos de Riesgos del Trabajo y Pensiones aumentaron, mientras que los del Fondo de Salud se redujeron, como lo muestra la siguiente tabla:

Según Wated, la reducción en los ingresos del Fondo de Salud ocurrió en medio de una delicada situación financiera del IESS, que ocasionó que este seguro fuera “insostenible” a futuro, a partir de 2022.

Según Wated, para prevenir este escenario el IESS tiene los siguientes correctivos en marcha:

  • Acercamientos con los ministerios de Finanzas y de Salud para que paguen una deuda con el Fondo de Salud del IESS por USD 3.800 millones.
  • Buscar mecanismos para que las atenciones por enfermedades catastróficas y de los hijos menores de edad de los jubilados no solo sean cubiertas con recursos del Fondo de Salud, sino con dinero de los aportes y del Estado.
  • Una mínima contribución de los afiliados para sostener a los fondos de Salud y de Pensiones. Esta alternativa dependerá de los resultados de los nuevos estudios actuariales que todavía no terminan.

Según Wated, la cobertura para las personas con enfermedades catastróficas y los hijos menores de edad de los jubilados implica un gasto de USD 500 millones anuales para el Fondo de Salud.

El IESS tiene que ver de dónde saldrán esos recursos, aunque el pago puntual de la deuda del Estado ayudaría muchísimo, pero si no se hacen otros correctivos tendremos, a partir de 2022, un fondo desfinanciado”, dijo Wated.

Problemas en el Fondo de Salud desde 2021

Un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) dice que la resolución adoptada por el IESS, en 2015, se constituyó en “una medida de equilibrio parcial y temporal”, pero que profundizó los problemas de sostenibilidad de largo plazo del Fondo de Salud.

El estudio de la OIT señala dos escenarios:

  • Si el Estado, las instituciones del sistema de seguridad social y los otros seguros del IESS pagaran la totalidad de lo adeudado al fondo de Salud, este registraría equilibrio financiero hasta 2028.
  • Pero, si el Estado y las instituciones antes señaladas solo cumplen con el 50% de lo adeudado al fondo de Salud, este tendría un desequilibrio financiero en 2021, año en que sus ingresos superarían a sus gastos.

Además, comenzaría a registrarse un deterioro continuo de la calidad de los servicios de salud, según la OIT.

Incluso, un informe de la Contraloría de 2017 concluyó que, debido a la aplicación de la Resolución 501 del IESS, tanto los fondos de Salud y Pensiones estarían en insolvencia “en poco tiempo”.

La insolvencia financiera alcanzaría al Fondo de Salud en 2021 y al Fondo de Pensiones en 2027, según la auditoría de la Contraloría.

Los informes, tanto de la OIT como de la Contraloría, no toman en cuenta los efectos de la pandemia de coronavirus, que provocó 269.478 desafiliaciones entre 2019 y 2020, años en que el IESS pasó de tener 3,1 millones afiliados a 2,8 millones.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas