Jueves, 30 de mayo de 2024
u

La china Sinohydro "contrademanda" a Ecuador dentro del arbitraje por Coca Codo Sinclair

Autor:

Mónica Orozco

Actualizada:

15 May 2024 - 5:45

Aunque Coca Codo Sinclair no funciona al 100% por fallas en su construcción, la empresa china a cargo de la obra, Sinohydro, presentó reclamos a la estatal Celec.

Intervención a los distribuidores de Coca Codo Sinclair, para la soldadura de fisuras. Foto del 13 de septiembre de 2021.

Autor: Mónica Orozco

Actualizada:

15 May 2024 - 5:45

Intervención a los distribuidores de Coca Codo Sinclair, para la soldadura de fisuras. Foto del 13 de septiembre de 2021. - Foto: Archivo de Celec

Aunque Coca Codo Sinclair no funciona al 100% por fallas en su construcción, la empresa china a cargo de la obra, Sinohydro, presentó reclamos a la estatal Celec.

La empresa china Sinohydro ha presentado sus propios reclamos por supuestos incumplimientos del holding estatal Corporación Eléctrica de Ecuador (Celec) durante la construcción de la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair.

Ubicada entre las provincias amazónicas de Napo y Sucumbíos, esta hidroeléctrica fue inaugurada en 2016, con costo de USD 2.763 millones.

Pero hasta ahora Coca Codo Sinclair no funciona al 100% debido a fallas en su construcción, que estuvo a cargo de Sinohydro.

Pese a eso, Sinohydro presentó sus propios reclamos dentro del arbitraje internacional que Celec interpuso en su contra el 17 de mayo de 2017 por las innumerables fallas de construcción de Coca Codo Sinclair, la más grande del país.

Es decir, no se trata de un nuevo arbitraje, sino que en el propio escrito de contestación a la demanda arbitral presentada por Celec, el demandado o Sinohydro puede presentar una reconvención, que es similar a una contrademanda frente al litigante, que en este caso es Celec.

Sinohydro pide compensaciones económicas a Celec por penalidades impuestas por demoras en la excavación de la tubería de Presión 2 debido a condiciones adversas y otra por el retraso en la puesta en operación de la Línea de Transmisión de 500 kV, que permite conducir la electricidad de la hidroeléctrica hacia la población.

No ha transcendido el monto del reclamo que buscaría obtener Sinohydro por su queja.

Celec presentó la demanda contra Sinohydro, filial de la gigante Power China, en la Corte Internacional de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional (CCI). La sede del arbitraje es Santiago de Chile.

Celec aspira a una indemnización millonaria

Por su parte, el holding estatal Celec reclama a Sinohydro una compensación de, al menos, USD 580 millones por una parte de los daños ocasionados por los defectos en la construcción.

Entre los reclamos están defectos en el desarenador y el sistema de limpieza de sedimentos del agua del río Coca.

Ambas obras tienen la función de retener partículas sólidas o sedimentos (con un diámetro mayor o igual a 0,25 milímetros) que transporta el río Coca y que, de ingresar a Coca Codo Sinclair, podrían causar daños irreversibles en sus turbinas.

Estos dos sistemas deben funcionar de tal manera que retengan y luego evacúen los sedimentos sin necesidad de frenar la operación de la hidroeléctrica, pero eso no está ocurriendo.

Los problemas en estas obras obligaron a paralizar Coca Codo Sinclair durante 12 ocasiones en 2024, algunas veces por más de ocho horas, en medio de una severa crisis eléctrica, que llevó al Gobierno a programar cortes de luz masivos.

Además, Celec reclama a Sinohydro un desgaste acelerado en los rodetes de las turbinas, que son las palas mecánicas, debido a la alta presencia de sedimentos que dañan el acero de estos equipos.

Los rodetes son una especie de palas que hacen girar a las turbinas con la fuerza del agua, para luego generar electricidad.

Aún hay identificar más daños

Los USD 580 millones que reclama Celec a Sinohydro no incluye el costo de la solución definitiva que deberá dar la constructora china a las miles de fisuras encontradas en una área clave de la central, como son los distribuidores de agua.

Estos distribuidores tienen como función conducir de manera controlada el agua a las turbinas, con una presión de 600 metros, aproximadamente, y se genere la electricidad.

Pero, solo hasta abril de 2018, la Contraloría determinó que existían más de 7.600 fisuras en los distribuidores.

Luego de esa fecha, han seguido apareciendo fisuras y otras fallas, que fueron soldadas en el pasado, se han vuelto a abrir.

De ahí que la Contraloría advirtió que los miles de defectos hallados en los distribuidores ponen en riesgo la misma casa de máquinas de la hidroeléctrica, que por sí sola tuvo un costo de construcción de USD 1.011 millones.