Así se perdieron más de USD 2.300 millones en una refinería que no funciona ni está reparada

Economía

Autor:

Ivonne Gaibor

Actualizada:

17 Abr 2020 - 0:05

Jorge Glas, Álex Bravo y Carlos Pareja Yanuzzelli inauguraron la repotenciación de la Refinería de Esmeraldas el 17 de diciembre de 2015. - Foto: Vicepresidencia

Así se perdieron más de USD 2.300 millones en una refinería que no funciona ni está reparada

Autor:

Ivonne Gaibor

Actualizada:

17 Abr 2020 - 10:49

La Contraloría hizo el recuento final de pérdidas por el fallido proyecto para rehabilitar la Refinería de Esmeraldas. Hasta ahora, no está claro ni siquiera el monto total que se invirtió.

Son 133 páginas que resumen el desastre en el que se convirtió el proyecto para rehabilitar la Refinería de Esmeraldas.

La Contraloría entregó el informe final al gerente de Petroecuador el 28 de enero de 2020. Una semana después el funcionario reconoció que, a pesar de todos los recursos invertidos desde 2011, todavía hace falta una inversión de USD 1.400 millones para reparar la planta.

La rehabilitación de esta planta se vendió como uno de los proyectos emblemáticos del Gobierno presidido por Rafael Correa. Al final, lo que hubo fue un intrincado esquema de corrupción -que llevó a la cárcel, entre otros, al exministro de Hidrocaburos, Carlos Pareja Yannuzzelli, y a funcionarios de la petrolera estatal como Álex Bravo– y un importante egreso de recursos para el fisco.

Lo que no hubo fue la reparación de la Refinería.

¿Cuánto dinero se gastó en la refinería?

14 años después de que se pensara en la “Rehabilitación Integral” de la refinería, no hay una sola respuesta.

Petroecuador dijo, el 11 de julio de 2019, que el costo global de los programas de rehabilitación y sostenimiento de la inversión ascendió a USD 2.304,9 millones.

La Contraloría no está de acuerdo. En su auditoría calcula que serían, al menos, USD 2.311,4 millones. La información de Petroecuador, dice el informe, “no era confiable” ni “razonable”.

Pero el panorama aún podría ser peor. Hay vacíos porque la petrolera no incluyó en la cuenta final:

  • USD 6,5 millones por contratos con diferencias contractuales e IVA.
  • USD 28 millones no tienen soporte documental.
  • USD 6,2 millones de 7 proyectos no fueron incluidos en el costo final.
  • USD 89,8 millones, correspondientes a dos contratos de fiscalización con la firma WorleyParson, tampoco fueron incluidos.
  • USD 94,6 millones, correspondientes a 14 proyectos que no fueron fiscalizados.

Recién ahora, la Contraloría recomienda que se verifiquen las contrataciones y se incluyan en la liquidación todos los gastos realizados en la supuesta rehabilitación de la Refinería.

¿Por qué Petroecuador no sabe cuánto dinero desembolsó en la planta?

Entre otras cosas, porque la promocionada rehabilitación empezó sin una planificación integral. No se definió, por ejemplo, el alcance técnico integral que tendría. En algunos casos tampoco hubo los estudios de ingeniería definitivos y contratos que se fueron “complementando” a medidas que aparecían las necesidades…

Esto ocasionó que, como ya se sabe, el proyecto que debía inicialmente costar USD 127 millones -según una primera proyección que se hizo en 2006- haya terminado costando, al menos, los USD 2.304,9 millones que reconoce Petroecuador.

Un incremento de 1.714 %.

¿Cómo se manejaron esos recursos?

La Contraloría pone datos totales a las irregularidades cometidas por los funcionarios del anterior gobierno que manejaron los contratos y que dieron paso a delitos que luego fueron llevados a la justicia:

  • El 71% de los contratos iniciales tuvieron un incremento por USD 836,8 millones por modificaciones hechas con contratos complementarios.
  • Hubo contratos con incrementos de hasta 1.472%.
  • USD 598,9 millones se entregaron vía órdenes de trabajo adicionales.
  • El 66% de las contrataciones (es decir, USD 1.517 millones) se realizaron bajo el Régimen Especial que, dice la Contraloría, “no garantizó las mejores condiciones de competitividad económica”.

Pero, además, el 59% de las contrataciones hechas y que ascienden a USD 1.358,8 millones no concluyeron: el 18% todavía están sin finiquitarse y el 41% fue terminada anticipadamente por lo que los trabajos quedaron inconclusos.

El problema mayor: la refinería aún no funciona

Cuando se lanzó el proyecto, la oferta era recuperar la integridad mecánica de la planta al 100% de su capacidad, de 110.000 BPD, e incrementar la capacidad operativa de la Unidad FCC a 20.000 BPD.

Dos mil millones de dólares después, esa oferta no es cumplió.

En 2018, por ejemplo, las principales unidades de la Refinería (Crudo I, Crudo II y FCC) tuvieron una eficiencia promedio de carga que varió entre el 88% y el 84%.

Otras, en cambio, bajaron llegaron hasta el 17%. E incluso, la producción de combustibles -razón de ser de la Refinería- llegó a bajar hasta el 27%, ese año.

Y, si las cifras de producción ponen en evidencia la fallida rehabilitación, también existe otra lista de problemas existentes en Refinería que delatan riesgo para la operación e incluso incompetencia en la gestión de los funcionarios:

  • Existe, dice la Contraloría, alto riesgo operativo en el arranque de las principales unidades.
  • Fallas en el sistema de control automático y ventilador.
  • Sistema de almacenamiento en estado crítico.
  • Limitada capacidad instalada de auto generación eléctrica.
  • Sistemas de instrumentación, control, contra incendios y protección atmosférica obsoletos.
  • Equipos subutilizados y no instalados: incluyendo un horno para una de las unidades de la planta que llegó al país en diciembre de 2018 -es decir, durante el actual gobierno-, pero que aún no ha sido instalado.

En este estado en el que quedó la Refinería, después de las millonarias inversiones que supuestamente se hicieron, el plan del Gobierno de Lenín Moreno era, al menos antes de la crisis sanitaria y financiera, intentar concesionar la planta.


También le puede interesar:

Noticias relacionadas