La producción petrolera cayó 61% por avance de la erosión en el río Coca

Economía

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

14 Dic 2021 - 0:04

Imagen del domingo 12 de diciembre de 2021. La erosión del río Coca paralizó el bombeo de crudo por los oleoductos. - Foto: Petroecuador.

La producción petrolera cayó 61% por avance de la erosión en el río Coca

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

14 Dic 2021 - 15:16

OCP y Petroecuador continúan con la construcción de dos variantes definitivas, que estarían listas en enero y febrero de 2022, pero los tanques de almacenamiento están llegando al límite.

La erosión en las márgenes del río Coca vuelve a frenar la producción nacional de petróleo de Ecuador.

El avance del fenómeno natural, en la provincia de Napo, provocó la paralización de la operación del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE) y el Oleoducto de Crudos Pesados (OCP) desde el 8 de diciembre de 2021.

La producción petrolera de Ecuador -en centros de fiscalizaciones y entrega- pasó de 459.401 barriles diarios a 176.868 barriles por día entre el 8 y 12 de diciembre de 2021. Es decir, una reducción de 282.533 barriles diarios en solo cinco días, según cifras de la Agencia de Regulación (ARC).

Los oleoductos de OCP y de Petroecuador permiten el transporte de crudo desde la provincia amazónica de Sucumbíos hacia Esmeraldas.

Y está previsto que la producción de crudo caiga a cero en los próximos días.

Reactivación es incierta

Petroecuador y OCP Ecuador todavía no tienen claro cuándo se reanudará el bombeo de crudo por sus oleoductos.

La incertidumbre obedece al avance de la erosión lateral en las márgenes del río Coca, en sector de Piedra Fina.

En esa zona, OCP tuvo que retirar el fin de semana la tubería para construir un nuevo ‘bypass’ temporal, pues la zona por donde iba a pasar esa variante colapsó por la erosión.

Petroecuador también tenía previsto construir un ‘bypass’ en ese lugar, pero no logró ni siquiera arrancar con los trabajos.

En una zona más alejada de la erosión, OCP y Petroecuador continúan con la construcción de dos variantes definitivas, que estarían listas en enero y febrero de 2022, respectivamente.

Pero las condiciones climáticas podrían generar demoras en la construcción de las variantes.

Miguel Robalino, exgerente corporativo de Petroecuador, cuestiona que en seis meses de Gobierno no exista una solución definitiva para el transporte de petróleo.

La variante definitiva es tan importante para el transporte, como la intención del Gobierno de subir la producción de crudo.

Miguel Robalino, exgerente de Petroecuador

Apagado progresivo

La producción de petróleo de Ecuador seguirá cayendo a medida que el sistema de almacenamiento de crudo en los tanques de los campos petroleros llegue a su límite.

Ante eso, Petroecuador puso en marcha el 12 de diciembre un Plan de Contingencia Operativa para el apagado progresivo de pozos y cierre de campos petroleros.

Según fuentes del sector hidrocarburífero, la capacidad de almacenamiento de crudo en la región amazónica llegaría a su límite este fin de semana.

En Lago Agrio, los ocho tanques del SOTE tienen una capacidad de almacenamiento de 2 millones de barriles y los tanques del OCP, de 1,2 millones de barriles.

Mientras que en Esmeraldas, el OCP tiene una capacidad para almacenar 3,5 millones de barriles de crudo y el SOTE, de 3,2 millones de barriles.

OCP asegura que en Esmeraldas hay crudo disponible para cargar a los buques petroleros hasta el 19 de diciembre.

Petroecuador informó a PRIMICIAS que todavía se están haciendo los ajustes en las cifras para identificar cuánto petróleo puede ser exportado.

Ecuador también requiere crudo para las cargas de las tres plantas de refinación de Petroecuador: Esmeraldas, La Libertad y Shushufindi.

El exministro de Energía, Fernando Santos Alvite, dijo que la preocupación mayor es el apagado de los pozos.

Reabrir los pozos es costoso y delicado. La paralización de la producción afecta al flujo de ingresos del Ministerio de Finanzas.

Fernando Santos / Exministro de Energía

Fuerza mayor

El Ministerio de Energía declaró la Fuerza Mayor el domingo 12 de diciembre. Lo hizo para salvaguardar al país de posibles demandas de los compradores internacionales, debido a que pueden existir demoras en las entregas de petróleo.

En abril de 2020, la erosión en el río Coca ya rompió las tuberías del SOTE, del privado OCP y del poliducto Shushufindi-Quito. El daño en los oleoductos provocó una caída del 61% en la producción de crudo entre marzo y abril de 2020.

Desde esa fecha, el país no ha logrado recuperar la producción de crudo hasta los niveles previos a ese incidente.

El Gobierno tenía la meta de que la producción de crudo alcance los 526.000 barriles por día, en enero de 2022. Además, en la programación cuatrianual, Finanzas prevé que la explotación de crudo pase de 502.900 barriles diarios en 2022 a 980.700 barriles diarios en 2025.

El incremento de la producción petrolera era uno de los factores más importantes para lograr que la economía crezca un 4% anual hasta 2025, cuando termine la gestión el presidente Guillermo Lasso.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas