El río Malo y las lluvias podrían acelerar la erosión regresiva en el río Coca

Economía

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

6 Mar 2021 - 0:03

Una vista panorámica de los trabajos del personal de Celec en la instalación de un dique en el río Coca, en febrero de 2021. - Foto: Celec.

El río Malo y las lluvias podrían acelerar la erosión regresiva en el río Coca

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

6 Mar 2021 - 0:03

Las lluvias se incrementarán a partir del domingo 7 de marzo de 2021, según el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi).

El proceso de erosión regresiva del río Coca podría acelerarse cuando se unan los ríos Coca y Malo. Este último afluente está ubicado a dos kilómetros del punto al que, actualmente, ha llegado el fenómeno natural.

Esa es una de las conclusiones de un estudio fluviomorfológico del río Coca, que fue contratado por la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec) y cuyos resultados se entregaron en enero de 2021.

Según el estudio, los depósitos del río Coca están compuestos por una brecha volcánica. Pero, esto cambiará drásticamente cuando se acerque a la confluencia con el río Malo. Cuando eso suceda, se convertirán en “un depósito aluvial lacustre”. Es decir, taludes de material fino, “más fáciles de erosionar”.

Edison Heredia, líder de la subcomisión de estudios, diseño y monitoreo de Celec, dice a PRIMICIAS que las obras de emergencia, como la construcción de los cinco diques en el lecho del río Coca, han permitido que la erosión regresiva no avance en los últimos 178 días.

Heredia informó que existe un sexto dique en construcción y está prevista la instalación de dos diques más en el río Coca.

“De no haberse construido los diques, la erosión ya hubiese avanzado. La temporada de estiaje en la zona también nos ayudó”.

Edison Heredia

El estudio coincide en que las obras de emergencia que ejecuta Celec para ralentizar la erosión regresiva fueron clave porque sin esas infraestructuras la erosión “podría alcanzar a corto plazo la obra de captación”.

Pero, advierte que las obras provisionales o de emergencia sirven para ganar tiempo hasta efectuar los estudios y diseños más detallados de un sistema completo de estabilización del río.

Desde febrero de 2020 hasta la actualidad, la erosión regresiva ha recorrido 7,6 kilómetros aguas arriba desde la desaparecida cascada San Rafael.

Una de las obras que corre el riesgo de colapsar, en el caso de que avance la erosión regresiva, es la captación de la central hidroeléctrica Coca Codo-Sinclair, la más grande del país.

La hidroeléctrica fue construida por la empresa china Sinohydro e inaugurada por el Gobierno en noviembre de 2016. Tuvo un costo de USD 2.300 millones y está ubicada en Napo.

Riesgo en el túnel de descarga

La captación de agua no es la única infraestructura de la central hidroeléctrica Coca Codo Sinclair que está en riesgo.

Según el estudio fluviomorfológico, el proceso de erosión aguas arriba provocará que aumenten los niveles del lecho del río Coca aguas abajo de la desaparecida cascada por el incremento de sedimentos.

Esto podría afectar a la desembocadura del túnel -por donde sale el agua turbinada- de Coca Codo Sinclair. Esa infraestructura está ubicada, aproximadamente, a 36 kilómetros aguas abajo de la desaparecida cascada.

Pese a las advertencias, el estudio concluye que los resultados obtenidos deben ser considerados como preliminares y tratados con mucha cautela, a la espera de más estudios técnicos in situ.

¿Y las lluvias?

El coordinador del Programa de Agua de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza para América del Sur, Emilio Cobo, teme que la erosión se acelerará, nuevamente, cuando inicie la temporada húmeda o invernal.

Según Heredia, de manera regular, la temporada invernal en la zona de Napo empieza entre mayo y junio; mientras que los mayores caudales del río ocurren en julio.

“En enero y febrero de 2021 hubo caudales altos, que alcanzaron los 1.400 metros cúbicos de agua por segundo. El caudal promedio es de 290 metros cúbicos por segundo”, dijo.

Según los pronósticos del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), la temporada lluviosa en esa zona de la provincia de Napo incrementaría en marzo y abril.

Las lluvias aumentarán a partir del domingo 7 de marzo de 2021, según el Inamhi.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas