Miércoles, 28 de febrero de 2024

Xavier Hervas: "el sentido de urgencia en el gobierno es fundamental"

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

4 Jul 2023 - 5:27

Xavier Hervas busca llegar a Carondelet por segunda ocasión consecutiva. Esta vez propone un plan de gobierno corto, que, dice, es factible de aplicar en los pocos meses que el gobierno electo tendrá de gestión.

Xavier Hervas, el 12 de junio de 2023, en Quito.

Autor: Adriana Noboa

Actualizada:

4 Jul 2023 - 5:27

Xavier Hervas, el 12 de junio de 2023, en Quito, junto a su compañera de fórmula, Luz Marina Vega (der.). - Foto: API

Xavier Hervas busca llegar a Carondelet por segunda ocasión consecutiva. Esta vez propone un plan de gobierno corto, que, dice, es factible de aplicar en los pocos meses que el gobierno electo tendrá de gestión.

Marcelo Xavier Hervas Mora fue el último en confirmar su participación en las elecciones presidenciales de agosto. El primer intento lo realizó en 2021, de la mano de la Izquierda Democrática. Ahora representará al movimiento RETO en la papeleta.

El empresario agroindustrial está a la espera de que el Tribunal Contencioso Electoral (TCE) deje en firme su candidatura, que ha sido impugnada por el correísmo, que lo acusa de tener capitales en paraísos fiscales.

Pese a no tener actividad política previa, en 2021 Hervas alcanzó una votación del 15,7% y considera que ahora puede superar ese apoyo. El candidato presidencial sostiene que no se resigna a contemplar el deterioro del país.

Por ello, en su plan de trabajo, propone tres ejes prioritarios: seguridad, obras de emergencia y salud. Esto a sabiendas de que, quien llegue a Carondelet, jugará un papel de transición hacia el gobierno que vendrá en 2025.

En conversación con PRIMICIAS, Xavier Hervas explica por qué quiere llegar al poder pese a tratarse de un periodo extraordinario, de corto tiempo:

¿Por qué insistir por la Presidencia en estas elecciones extraordinarias y no en 2025?

Porque no me resigno y me duele ver como nuestro país sigue polarizado, como, lamentablemente, la política en lugar de buscar soluciones para los ciudadanos se convierte en un espacio de pugnas.

Un sentimiento que me mueve a hacer política es la gratitud, este país me lo ha dado todo. Y lo que anhelo y aspiro es que no sea la excepción y que la mayoría de ecuatorianos, que podamos cumplir sueños. Pero un problema terrible que estamos viviendo es la migración de ecuatorianos.

¿Cómo llegó a la alianza con el movimiento RETO (antes Podemos)?

La intención es darle al rumbo a nuestro país desde el Poder Ejecutivo. En 2021, pude ser candidato de un partido que me auspició y del cual yo no era afiliado, me afilié luego de las elecciones por coherencia y por ese motivo me desafilié después.

En ese entonces rompimos tres paradigmas fundamentales de la política ecuatoriana: que se necesita ser alguien conocido (yo era el único sin una reputación nacional entre 16 candidatos); que se requiere tener un partido político fuerte (pero la primera encuesta decía que el candidato de la ID tenía el 0,06% de apoyo, el partido aportaba prácticamente nada); y que debes tener mucho dinero para hacer política, y esa campaña fue la más austera.

Ahora, en estas elecciones anticipadas, yo buscaba participar e intenté armar un frente de partidos. Lamentablemente, no se llegó a dar y cuando parecía que ya no iba a poder participar, en último momento, llegamos a conversar con el movimiento RETO.

Es un partido de centro y yo me considero un socialdemócrata, que es un pensamiento de centroizquierda. Y con esa coincidencia ahora somos una opción para los ecuatorianos.

De todas formas, el hecho de que siete de ocho binomios sean ajenos a las organizaciones que las auspician, revela uno de los principales problemas en la política del país.

Eso no habla bien de los partidos. Es un aprendizaje que todavía tenemos los ecuatorianos, porque hemos perdido el pensamiento político. Tampoco tenemos una formación política en las siguientes generaciones.

Es una realidad, los partidos políticos no tienen militantes que estén como candidatos. Pero tienes una ley electoral que lo permite.

Tenemos que comenzar a ver el país que queremos y nosotros lo hemos venido pensando ya más de dos años. Yo me salí de un partido político, pero nunca me salí de la política. Tenemos el equipo y tenemos algo fundamental: el sentido de urgencia.

¿Cuáles son sus credenciales para aspirar a dirigir el país?

Por una parte, aunque suene a romanticismo, pero es fundamental, el amor de patria.

El siguiente será el gobierno más difícil que ha tenido el Ecuador en su historia republicana.

El siguiente gobierno será difícil y por eso me candidatizo. También tengo claro que si ahora no tomamos rumbo, lo que nos espera es muchísimo más difícil.

Entonces debemos tener es este sentido de urgencia, para un gobierno de transición, de un periodo muy corto. Pero al final es una oportunidad de tomar rumbo, si no lo tomamos ahora nuestro país se va a descomponer mucho más agresivamente.

Necesitamos un gobierno que haga muchísima gestión, sobre todo enfocada a nivel social, porque somos un país con muchísima inequidad.

¿Cómo hacer eso en tan poco tiempo?

Hoy en día tenemos tecnología. La tecnología te impulsa cualquier proceso, incluyendo procesos sociales, económicos. Lo ideal sería tener mucho tiempo, pero ya que esas son las circunstancias actuales, lo que hay que hacer es magnificar con lo que tenemos: un año y cuatro meses.

Nosotros somos agricultores y eso es lo que necesita nuestro país, también apostar por el emprendimiento y el sector de la construcción. Esas tres actividades tienen la virtud de generar una inmediata reactivación económica.

De hecho, ese es el eslogan de nuestra campaña: rescatemos al Ecuador SOS (seguridad, obras emergentes y salud).

¿Cómo manejarán la campaña en un periodo tan corto de tiempo?

Estamos a 49 días de las elecciones y con una realidad que duele ver como la institucionalidad democrática del país se pierde. ¿Es coherente que entreguemos los destinos de nuestro país a un próximo gobierno con solo siete días de campaña electoral?

El Consejo Nacional Electoral (CNE) se manifestó para que la campaña electoral empiece el 4 de julio. Pero la Revolución Ciudadana impugnó mi candidatura con una falsedad ante el CNE y ahora ante el Tribunal Contencioso Electoral (TCE).

Lamentablemente, a ese grupo político (correísmo) no le da vergüenza a cometer delitos.

Esto es un delito, en derecho se llama fraude procesal, que significa inducir a la autoridad a que cometa un error sobre una falsedad. Entonces, ellos no están afectando a la campaña de un binomio presidencial, están afectando la democracia del Ecuador.

Así, en lugar de que los ciudadanos puedan conocer las propuestas de todos los binomios en un período más largo, quieren reducirlo.

Por eso tenemos que recuperar valores colectivos como sociedad, que lamentablemente la política nos ha hecho perder. En estas elecciones nos estamos jugando el país.

En cuanto a su propuesta de gobierno, ¿cuáles son las principales medidas que tomará en seguridad?

Los ecuatorianos tenemos muchísimas urgencias y los problemas son estructurales, por lo tanto, las soluciones son integrales. No es una cosa sencilla.

Ya sabemos que por decreto y en 100 minutos no se arregla el país. Eso nos dejó claro este gobierno.

Pero, dentro de tantas emergencias, ¿qué es lo que se puede hacer un período tan corto? Por eso decimos: SOS: seguridad, obras emergentes y salud.

Es tan necesaria la seguridad porque con esta crisis que estamos viviendo hemos dejado de hablar de reactivación económica, de educación, de desnutrición infantil crónica, de salud mental. Es decir, de todos los temas importantes.

Hay que hacer muchas cosas, pero te voy a decir cuatro de muy alto y a corto plazo.

¿Cuáles serían?

Primero, necesitamos devolver la institucionalidad a la Policía Nacional. Con un decreto ejecutivo hay que devolverle la personería jurídica, para que puedan gestionar sus propias compras.

Este año la Policía tiene menor presupuesto que en 2022 y con el agravante de que hemos incorporado 8.500 nuevos policías. Le aumentan el gasto corriente, pero le bajan el presupuesto. Es absurdo.

Hay que darle apoyo político a la Policía Nacional.

Segundo, en las Fuerzas Armadas se debe recuperar el compañerismo y respeto interno, porque tuvimos un gobierno que generó confrontación entre la tropa y los oficiales y con eso se perdió la disciplina, la ética y la moral.

Necesitamos militarizar puertos marítimos y aeropuertos internacionales y proteger a las personas que operan en esas entidades.

Tercero, tareas de fuerza conjunta para recuperar las jurisdicciones donde el Estado ha perdido soberanía. Entrar a tomar posesión con la Policía y las Fuerzas Armadas, para ingresar con funcionarios de programas sociales, para recuperar a la juventud.

Cuarta, recuperar el control de las cárceles, porque los crímenes se planifican al interior de las prisiones y que los presos de alta peligrosidad estén aislados.

Además de la voluntad, todas esas medidas requieren recursos. Y hay que tener en cuenta que la consulta popular paralela, sobre el Yasuní, puede dejar un hueco fiscal.

Ese es un tema importante, da pena que se haya politizado el tema del Yasuní. Primero, ese error ya se cometió: nunca debimos haber explotado petróleo en el Yasuní. ¿Quién lo hizo? Un gobierno de 10 años del que ahora sus candidatos pretenden ser ambientalistas.

No nos olvidemos de las cosas y vamos conectando con la realidad. Pero qué significa en este momento el Yasuní, dependiendo del precio del barril de petróleo, entre USD 1.000 a USD 1.500 millones de ingresos al año.

Eso impactaría en poner en riesgo la dolarización, que para nosotros es una política de Estado. La dolarización se cuida logrando que sean más los dólares que ingresan que los que salen. También estás poniendo en riesgo el subsidio a los combustibles, que se tiene que cuidar porque somos un país con mucha inequidad y los subsidios te impactan en todo.

También implica perder más de 650 plazas de trabajo, que son importantes para esas familias. También implica demandas al Estado que las vamos a perder los 18 millones de ecuatorianos.

Y en el tema ambiental, el daño ya está hecho ahí y si dejas los pozos abandonados eso es otro problema ambiental. Seamos francos, no se va a cumplir con el cierre de los pozos por falta de recursos. Por eso si hablamos de temas ambientales, no hagamos más perforaciones ahí.

Con esto estoy diciendo cómo votaré en la consulta por el Yasuní. Pero, por ejemplo, en la consulta por el Chocó Andino votaré totalmente en contra de la minería, porque es otra reserva que tenemos que cuidar.

¿Cuáles son las propuestas en obras de emergencia?

Estamos hablando de que hemos vivido un invierno fuerte y a finales de agosto, más o menos, va a venir El Niño a Ecuador y va a durar hasta el primer trimestre de 2024. Eso no lo hemos vivido en más de 23 años y en la última vez fue devastador.

Y, hoy en día, ya tenemos puentes y vías que hemos perdido, comunidades que están aisladas, incomunicadas. Entonces, cuando hablamos de obras emergentes, nos referimos a enfrentar el fenómeno de El Niño.

Cuando hablas de análisis de riesgos, hablas de prevención, de reacción y de remediación. Pero no se ha hecho nada prevención en Ecuador. Y tenemos muchísima maquinaria pesada aquí en el país, que ha estado parada los últimos seis años.

Necesitamos limpiar taludes, levantar muros, limpiar los cauces de los ríos. Eso es prevención. Y en la reacción también necesitamos maquinaria para no dejar aisladas a esas comunidades.

¿Cuáles son las propuestas en materia de salud?

El tema de la salud va de la mano de nuestra candidata a la Vicepresidencia, Luz Marina Vega, quien es una líder quechua y médica, especializada en medicina familiar, que es lo que necesita el país: la medicina de primer nivel, la preventiva.

En nuestro país la medicina hospitalaria y especializada está saturada porque no existe medicina de primer nivel.

Además, hay cosas que no sabemos cómo son posibles. Por ejemplo, que el Estado compre la medicina a intermediarios y no directamente a las farmacéuticas. Eso conlleva a que ahí tengas crimen organizado y mafias.

Se necesita entrar con coherencia y mano firme para enfrentar estas situaciones como país, como Estado, como sociedad.

La salud es algo integral y tenemos que hablar, por ejemplo, de salud mental, de la rehabilitación por consumo de drogas. No tenemos un solo programa público de prevención de consumo de drogas, no tenemos centros públicos de rehabilitación para ayudar y apoyar a esas familias.

También le puede interesar:

Ícono lo más leídoLo más leído