Cayó ‘El Patrón’ Norero, presunto narco invisible y financista de Los Lobos

En Exclusiva

Autor:

Arturo Torres

Actualizada:

27 May 2022 - 0:05

Cayó ‘El Patrón’ Norero, presunto narco invisible y financista de Los Lobos

Autor:

Arturo Torres

Actualizada:

27 May 2022 - 10:50

Durante años, ‘El Patrón’ Norero montó una estructura criminal y apoyó a las bandas locales vinculadas con el cartel mexicano Jalisco Nueva Generación. Ahora está en manos de la Justicia.

Noticia actualizada el viernes 27 de mayo a las 09:59 con búsqueda de autoridades peruanas.

Leandro Antonio Norero Tigua fue durante varios años un socio VIP de la silenciosa camada de los narcos ‘invisibles’ en Ecuador. Vivía en Perú e intentó despistar a las autoridades peruanas, simulando haber muerto en la pandemia de Covid-19.

Norero, de 34 años, fue capturado la madrugada del miércoles 25 de mayo de 2022, junto a seis personas más, en un mega operativo dirigido por la Fiscalía en coordinación con varias unidades de la Policía.

Fiscalía y Policía realizaron juntas 19 allanamientos en las provincias de Guayas, Manabí y Santa Elena.

Una de las propiedades allanadas en un operativo coordinado por la Fiscalía, en la urbanización La Rivera del Batán, en Guayaquil. 25 de mayo de 2022

Una de las propiedades allanadas en un operativo coordinado por la Fiscalía, en la urbanización La Rivera del Batán, en Guayaquil. 25 de mayo de 2022 Cortesía.

Leandro Norero, quien tiene un carnet de discapacidad del 44%, es considerado por las autoridades antinarcóticos y de Inteligencia como uno de los principales narcotraficantes y lavadores de dólares generados por diferentes actividades ilegales.

Recursos que han financiado las acciones criminales de megabandas como Los Lobos, Los Tiguerones, Lagartos y Chone Killers. Organizaciones que han sido identificadas como los brazos armados del cartel Jalisco Nueva Generación.

La figura de Norero cobró relevancia tras el asesinato de Jorge Luis Zambrano, alias Rasquiña, en diciembre de 2020. Rasquiña era el líder de Los Choneros, el brazo armado del cartel de Sinaloa.

La mañana del 26 de mayo, se inició en la corte de Guayaquil la audiencia de formulación de cargos por el presunto delito de lavado de activos para cuatro implicados, que tienen prisión preventiva: Norero, sus dos hermanos y su pareja.

Los sospechosos tenían en su poder USD 6 millones en efectivo, así como decenas de lingotes de oro y joyas, valoradas en más de USD 4 millones.

PRIMICIAS conoció, por informes de varias fuentes y que son parte del proceso, que Norero montó una organización criminal que incluye un enjambre de empresas de venta de vehículos, transporte, exportadoras de materas primas, así como establecimientos de servicios.

Empezó sus actividades delictivas en 2006 y fue detenido por tenencia ilegal de armas. Durante los siguientes años, al parecer, logró el apoyo de políticos de turno, lo cual le permitió tejer redes para el tráfico de drogas desde los puertos de Guayaquil y Machala.

Ricardo Patiño, Leandro Norero y Rafael Correa en una foto del 9 de junio de 2009, en el Ministerio del Litoral, cuando Norero era líder de Los Ñetas.

Ricardo Patiño, Leandro Norero y Rafael Correa en una foto del 9 de junio de 2009, en el Ministerio del Litoral, cuando Norero era líder de Los Ñetas. 

Norero enfrentó dos juicios: uno por robo agravado, con dictamen abstentivo de la Fiscalía, en 2012; y otro por narcotráfico, en el que fue declarado inocente, en 2018.

También es buscado por las autoridades peruanas, como parte de una investigación por tráfico de estupefacientes.

Empresas y millonarias cuentas

Para sus actos criminales, presuntamente, contaba con por lo menos 13 testaferros y operadores de sus empresas.

Es accionista y propietario en firmas de transporte pesado, publicidad, alimentos, agrícolas, de construcción, servicios de vigilancia y seguridad.

Además, Norero tenía cuentas en bancos y cooperativas. Según informes del Servicio de Rentas Internas (SRI) en sus cuentas registra depósitos y movimientos financieros de más de USD 1,5 millones.

En 2021 registra pagos de Impuesto a la Renta por USD 157.000, y acreditaciones por USD 1,1 millones. En este caso hay un movimiento injustificado de un millón.

Desde 2018 hasta 2021, Norero y cuatro de sus colaboradores, identificados como presuntos testaferros, declararon ingresos al SRI por USD 621.000.

En el mismo período recibieron acreditaciones y transferencias por USD 4,6 millones. Al cruzar la información, el SRI estableció movimientos no justificados e inusuales por USD 7,6 millones.

Fuentes de Antinarcóticos estiman que Norero enviaba desde el puerto de Guayaquil unas 10 toneladas de cocaína cada mes, con el soporte de una red que incluía funcionarios y también policías.

Mediante sus firmas exportadoras de madera y mariscos, entre otros productos, el presunto narcotraficante enviaba cargamentos de cocaína al exterior.

Al mismo tiempo, Norero cobraba un ‘peaje’ a las organizaciones rivales como Los Choneros por sacar la cocaína desde Guayaquil hacia Europa.

Financista de Los Lobos

El asesinato de Jorge Luis Zambrano, alias Rasquiña, ocurrido en diciembre de 2020, marcó un antes y un después en el escenario criminal en Ecuador.

Norero era uno de los hombres de confianza de Rasquiña. Pero después de su asesinato, empezó a disputar su relevo con ‘Junior’ y ‘Fito’, hoy cabecillas de Los Choneros.

El objetivo de Norero era apuntalar a Los Choneros económicamente, con un perfil más empresarial, y logró el respaldo de los líderes de otras bandas como ‘Pipo’, ‘Ben 10’, ‘Choclo’ y ‘Zamir’, quienes lo reconocieron como ‘El Patrón’.

Lo anterior desató una guerra con ‘Junior’ y ‘Fito’, quienes se consolidaron como cabecillas de Los Choneros y también explica la escalada violenta de los dos últimos años en las cárceles de Ecuador.

Desde mediados del 2020, Norero empezó a financiar las actividades de las bandas rivales de Los Choneros, como los Chone Killers, Los Lobos, Tiguerones y Lagartos, según informes de Inteligencia.

Así, Los Choneros empezaron a perder su hegemonía en las cárceles, sobre todo, por el empoderamiento de Los Lobos, cuyo mecenas era Norero, quien sagazmente mantuvo un perfil bajo, aprovechando sus conexiones en distintas entidades, al parecer, incluyendo a varios policías en los puertos.

Desde ahí, algunos de sus operadores le facilitaban información que impedía seguir la pista en los rastreos de Inteligencia.

Agentes consultados por PRIMICIAS dicen que el poder armado y logístico que cobraron Los Lobos va de la mano con el crecimiento económico de Norero, quien fue el que pagó la operación con drones que descargó explosivos en la Penitenciaría del Litoral, en 2021.

Uno de los blancos y enemigo a muerte de Norero es Junior, a quien ha intentado asesinar en varias ocasiones.

El video lo delató

La suerte de Norero cambió desde mediados de 2021, cuando empezó a circular un video que, por primera vez, lo puso en el radar de Inteligencia.

En el video, difundido en Youtube, habla el cabecilla de un grupo de unos 20 delincuentes que aparecen armados, denominado Los Fantasmas.

En el video, el líder de un grupo de personas encapuchadas y armadas dice que “los fantasmas van a empezar a hacer limpiezas de Tiguerones, Lobos y Lagartos, con los Zamir y Ben 10, sabemos que son un brazo armado de ti, Leandro, y estás financiando para que hagan destrozos dentro y fuera de las cárceles, si no paran van a ser ejecutados por nuestro grupo de limpieza, empezaremos por el cantón de Durán”.

Según la Policía, el líder de Los Fantasmas trabajaría para Los Choneros.

Con la publicación del video, las agencias de Inteligencia empezaron a profundizar la identificación y papel de Leandro Norero, así como de su estructura empresarial. Esto marcó el principio del fin del ‘patrón’ y su reinado invisible.


También le puede interesar:

Noticias relacionadas