Planificación del swap del Isspol tomó años entre Chérrez y otros actores

En Exclusiva

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

7 Dic 2021 - 0:03

Facsímiles del acuerdo firmado por IB Corp, de Jorge Chérrez, para la operación swap del Isspol. - Foto: PRIMICIAS

Planificación del swap del Isspol tomó años entre Chérrez y otros actores

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

15 Dic 2021 - 19:28

Con la operación, el Isspol puso en riesgo USD 327,3 millones, que corresponden al 36% de su cartera. Los primeros rastros de estas transacciones emergen en 2015, con un oficio de un broker en Estados Unidos.

Jorge Chérrez, Gastón Vedani y Luis Álvarez Villamar trabajaron durante años en la estructuración de la operación swap, con la que el Isspol puso en riesgo USD 327,3 millones en inversiones que, hasta el momento, no pueden recuperar.

El swap o permuta financiera es un contrato entre dos partes, en el cual una de ellas se compromete a entregar un activo financiero a cambio de que la otra entregue otro activo financiero. En suma, es un intercambio o un canje.

Bajo esta figura, Isspol canjeó en 2015 bonos de deuda interna, que estaban custodiados en el Banco Central, a favor de la empresa Ecuador High Yield Bond Fund (HYBF), de Jorge Chérrez.

A cambio, Isspol recibió Notas de Depósito Globales o GDNs, por sus siglas en inglés, emitidas por el Citibank.

El problema es que los GDNs no son bonos, sino papeles o títulos de que un inversionista es dueño de un valor.

Sirven para que inversionistas en el extranjero -que no quieren abrir una cuenta de custodia en el Banco Central- puedan tener los derechos de cobro de bonos de deuda interna de Ecuador.

El problema está en que los rendimientos de los bonos que entregó el Isspol habrían generado mayor rendimiento (o ganancia) que los GDNs.

El marco legal

El coronel Renato González, actual director del Isspol, reveló un oficio del Depósito Centralizado de Valores del Banco Central del Ecuador (DCV-BCE), que sienta las bases para lo que sería el swap.

El oficio tiene fecha 4 de junio de 2014, remitido por Patricio Ramírez, entonces director del DCV-BCE, a Jean Paul Loffredo, director nacional de Análisis de Mercados Financieros del Ministerio de Finanzas. En ese entonces, esta cartera de estado estaba en manos de Fausto Herrera, en el gobierno de Rafael Correa.

El oficio es una respuesta a otro oficio, en el que el Ministerio de Finanzas informa al DCV-BCE que hay interés de inversionistas extranjeros en adquirir, de alguna forma, papeles de deuda interna.

Sobre esto, Ramírez responde que, para tener bonos de deuda pública, se necesitaría obligatoriamente una subcuenta de valores en el DCV, en el Banco Central, a nombre del comprador de los bonos.

Este proceso se debería hacer a través de una casa de valores en el país.

En enero de 2015, Loffredo oficia a las casas de valores para que conozcan este procedimiento, y les indica que pueden crear las subcuentas para clientes en el extranjero con una solicitud descargable en la página del BCE.

Lo primero: que alguien emita los GDNs

En abril de 2015, Lafise Securities, un broker con sede en Florida, Estados Unidos, propone al Citibank establecer un programa GDN con deuda interna ecuatoriana.

Según confirmó el banco en una carta a la exministra de Gobierno, María Paula Romo, Lafise indicó que Chérrez era un inversor interesado en hacer uso de este programa.

El representante de Lafise que hizo el primer acercamiento con el Citibank fue Gastón Vedani, cuñado de Juan Ribas Domenech, exgerente de Seguros Sucre y sentenciado en Estados Unidos por lavado de activos.

Según el Citibank, tras las conversaciones, realizaron el análisis del “potencial” de un programa GDN relacionado con bonos ecuatorianos. Para esto, en junio de 2015 se reunieron con dos representantes de Finanzas: Madeleine Abarca y Grace Rivera Yánez.

Nuevamente en noviembre de ese año, se reunieron con otros dos representantes: William Vásconez y Juan Hidalgo, también de Finanzas.

En ambas reuniones, Finanzas aseguró que no tenía objeciones al establecimiento del programa.

Es así que el Citibank lanzó oficialmente su programa GDN el 19 de enero de 2016.

El segundo paso: arreglar todo en Ecuador

Antes de que el programa GDN esté oficialmente lanzado por el Citibank, las fichas ya comenzaron a moverse para que el Isspol haga la operación swap y adquiera estos GDN.

En la auditoría al Decevale se halló un mail con fecha julio de 2015, en el que Jorge Chérrez le dice a Xavier Neira Salazar, entonces gerente de Citadel, que están próximos a cerrar una operación en el mercado extrabursátil con un “cliente tenedor original al que Chérrez le está cerrando una operación swap de su deuda”.

Cherrez le cuenta a Neira que conversó con el banco internacional (que sería el Citibank), que está de acuerdo en operar con Citadel o con cualquier otra contraparte que Neira disponga, en caso de no querer “manejar las dos puntas”.

En el mismo correo, Chérrez le solicita a Neira una opinión legal emitida por la Bolsa de Valores de Guayaquil (BVG), que indique que la legislación ecuatoriana permite a cualquier tenedor de títulos o valores emitidos por el gobierno ecuatoriano a que sean negociados en su mercado primario como secundario de manera bursátil o extrabursátil a discreción del cliente.

Neira le reenvía este correo a Oriana Rumbea, su esposa, gerente de la BVG y gerente administrativa del Decevale.

Mientras tanto, Nats Cumco, la filial del Citibank para el programa GDN, designó a Picaval Casa de Valores como su administrador el 10 de agosto de 2015. Y con esto, Picaval, a nombre de Nats Cumco, crea una cuenta en el DCV-BCE.

Esto consta en los documentos entregados por el Citibank a la justicia estadounidense, y que forman también parte de la asistencia penal internacional entregada a la Fiscalía de Ecuador.

Para diciembre, cuando ya se estaba cerrando la operación swap, Chérrez le dice a Luzuriaga que está “meses” trabajando en esto.

Los mensajes reproducidos a continuación son textuales, sin cambios en sus errores de tipeo y ortografía.

Tercer paso: convencer en el Isspol

El 10 de diciembre de 2015, el director económico del Isspol, Rafael Nuques; el director de Riesgos, John Luzuriaga, y el asesor jurídico, Santiago Duarte, entregan un oficio recomendando “alternativas de inversión”.

Como reveló PRIMICIAS, Nuques y Luzuriaga recibían pagos de Chérrez a través de cheques y tarjetas de débito.

Tras el envío del oficio, el 16 de diciembre de 2015, se reúne el Consejo Superior del Isspol para analizar la propuesta, encabezado por el entonces comandante general de la Policía, Diego Mejía. Luzuriaga y Chérrez estuvieron presentes para hacer una exposición de la operación.

“El objetivo de esta operación es proteger el capital del portafolio a través de una estructura de canje (swap) que garantice el pago en moneda circulante”, asegura Luzuriaga al comenzar su exposición. Según su presentación, el swap tenía cero riesgo de pérdida de patrimonio.

Chérrez centra su exposición en las bondades del swap sobre otras posibilidades de inversión.

Al final de la sesión del Consejo, sus miembros resuelven aprobar la oferta de operación swap para el intercambio de bonos deuda soberana ecuatoriana, “con el fin de mejorar la estructura financiera y liquidez del portafolio de inversiones del Instituto”. Allí mismo autorizan a Nuques, Luzuriaga y Duarte a que sigan con el trámite. Mejía no participó en esta decisión.

Dos días después, comienzan las conversaciones entre Chérrez y Luzuriaga para coordinar los detalles del swap disponibles en la asistencia penal internacional entregada por Estados Unidos. Su objetivo era cerrar la operación antes del fin de año.

¿Dónde están los USD 327,3 millones?

El Citibank informó al exministro de Gobierno, Patricio Pazmiño, en una carta del 22 de diciembre de 2020, que Nats Cumco tiene custodia de los USD 327,3 millones en bonos de deuda interna que pertenecían al Isspol.

Están en una subcuenta de Nats Cumco en el DCV, en el Banco Central.

Pero esos bonos están guardados en beneficio de los titulares de los GDNs, que no son el Isspol. Según el Citibank, ellos emitieron los GDN en enero de 2016 a nombre de IB Corp, de Chérrez, como propietario de ellos o actuando a nombre de los reales propietarios.

Esto se hizo porque IB Corp firmó un documento llamado “Master instruction and certification for deposits of notes”, en el que certifica que es el propietario de los bonos o actúa en su nombre. Este documento tiene fecha 8 de enero de 2016.

Todos los GDNs, según el Citibank, están bajo custodia de Euroclear y Clearstream, dos cámaras de compensación con sede en Europa. Estas estarían actuando como custodios de empresas con sede en Estados Unidos, las Islas Caimán y Guatemala.

“Con base en declaraciones que nos hizo el señor Chérrez (al Citibank), cuentas bajo el control del señor Chérrez son las beneficiarias de todos los GDN hasta noviembre de 2020″.


Nota de la redacción: En la versión original de esta nota, publicada el 7 de diciembre de 2021, no se especificó que el general Diego Mejía, entonces comandante general de la Policía, no estuvo presente en la aprobación de la operación swap.

El 15 de diciembre de 2021, Jean Paul Loffredo, exfuncionario del Ministerio de Finanzas, envió una carta a PRIMICIAS en la que señala que “en el contexto de esta nota, por el párrafo citado, se podría pensar erróneamente que mi accionar tiene algo que ver con la operación swap que realizó el Isspol. (…) El oficio en mención de ninguna manera se refiere a operaciones swap o permuta de valores, no sienta bases para ningún tipo de operación relacionada, y mucho menos tiene alguna relación con una supuesta ‘planificación’ de la operación que la Isspol (sic) realizó más de un año después”.

Además, en la nota original se publicó por equivocación en varias ocasiones Decevale en vez del Depósito Centralizado de Valores del Banco Central (DCV-BCE). Pedimos disculpas a nuestros lectores por este error.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas