Los cuadros presidenciales escasean en los partidos

Política

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

13 Ago 2020 - 0:03

Personal del CNE revisa la impresión de papeletas para las elecciones seccionales de 2019. - Foto: CNE

Los cuadros presidenciales escasean en los partidos

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

13 Ago 2020 - 0:03

La mayoría de organizaciones políticas habilitadas para 2021 no tiene todavía un nombre de posible candidato. Hay figuras que, en cambio, no tienen partido ni militan en ninguno de los 18 disponibles. El plazo para definir las candidaturas termina en 10 días.

Los movimientos y partidos políticos han dejado para el último la definición de sus candidatos. Tienen hasta el 23 de agosto de 2020 para definir todos sus cuadros, por lo que algunas organizaciones políticas evalúan las opciones presidenciales disponibles.

De las 18 organizaciones políticas habilitadas para participar en las elecciones de 2021, solo un partido le apunta con seguridad a cuadros internos: Pachakuitk.

El partido del movimiento indígena tiene tres precandidatos: Yaku Pérez, Leonidas Iza y Jaime Vargas. Unidad Popular plegará a quien sea elegido.

Otras cinco organizaciones políticas recurrirán a candidatizar a sus líderes: Guillermo Lasso por Creo, Lucio Gutiérrez por Sociedad Patriótica, Abdalá Bucaram por Fuerza.EC, César Montúfar por Concertación y Gustavo Larrea por Democracia Sí.

Este último ya fue oficializado en las primarias nacionales del movimiento la tarde de este 12 de agosto.

Candidatos sin partido y partidos sin candidato

El resto de organizaciones políticas aún analiza si postula a un cuadro interno o externo para Carondelet. Para esto, los movimientos están corriendo encuestas, sobre todo telefónicas, para evaluar los nombres que pueden presentarse.

SUMA y el Partido Social Cristiano (PSC) evalúan si van con alguien de sus filas o alguien de fuera. Ambas organizaciones políticas tienen opciones internas, pero posponen el anuncio.

El nombre que flota entre esos dos partidos es el del exvicepresidente Otto Sonnenholzner, que sigue retrasando su decisión sobre una posible candidatura. Su nombre obtiene buenos números en las encuestas, por lo que hay al menos tres movimientos interesados en auspiciarlo.

Sonnenholzner no milita en ninguna organización política, pero eso no es un impedimento para su candidatura. El Código de la Democracia establece que no es requisito que los postulantes sean afiliados o adherentes a la tienda política con la que se lanzan.

Isidro Romero, que tampoco milita en ningún partido, será el candidato que Avanza lleve a sus primarias. Javier Ortiz, secretario de ese partido, anunció que Romero escogerá a su compañero de fórmula.

Mientras que Unión Ecuatoriana tiene dos opciones: Álvaro Noboa o un epidemiólogo quiteño, según confirmó Washington Pesántez. Noboa ya fue seleccionado como candidato presidencial de Adelante Ecuatoriano Adelante, pero ese partido podría desaparecer.

Centro Democrático, en cambio, irá con la opción correísta en vista de que Fuerza Compromiso Social no podrá celebrar primarias mientras el Consejo Nacional Electoral analiza su situación legal.

El nombre de Fernando Balda también queda disponible, pues Libertad es Pueblo está en la misma situación que el correísmo y no alcanzará a las primarias.

Las organizaciones políticas que quedan son la Izquierda Democrática, Ecuatoriano Unido, el Partido Socialista, el movimiento Amigo y Ruptura. Ninguno ha hablado de candidatos o precandidatos presidenciales todavía.

No presentar candidato presidencial, un mal plan

La opción de no presentar candidato presidencial queda casi descartada por las organizaciones políticas nacionales, pues la votación en la elección presidencial es la que muchas veces asegura su supervivencia.

Fuerza EC, el Partido Socialista, Concertación, Centro Democrático, Unión Ecuatoriana y Ecuatoriano Unido se jugarán su futuro en las elecciones de 2020, pues no tuvieron buenos resultados en las seccionales de 2019.

Sin embargo, mientras más candidatos presidenciales haya, mayor será la dispersión en los electores y, por tanto, las opciones con menos acogida obtendrán porcentajes mínimos.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas