Ecuador tiene un precandidato presidencial por cada 900.000 habitantes

Política

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

25 Ago 2020 - 0:05

Ecuador tiene un precandidato presidencial por cada 900.000 habitantes

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

25 Ago 2020 - 8:15

El cierre de las elecciones primarias de las agrupaciones políticas arrojó 19 precandidatos presidenciales. La cifra más alta en la historia, uno por cada 923.949 ecuatorianos.

El plazo para que las organizaciones políticas elijan a sus binomios presidenciales para las elecciones generales de 2021 venció a la medianoche del domingo 23 de agosto. Y el país amaneció con 19 posibles aspirantes a Carondelet.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), hasta este lunes, en el país había 17.555.031 ecuatorianos. Es decir que, al momento, los partidos y movimientos políticos tienen previsto plantear una opción presidencial por cada 923.949 ciudadanos.

Si se toma en cuenta solamente a aquellos que pueden ejercer el derecho al voto, la cifra es aún más impactante: hay un aspirante a la Presidencia de la República por cada 689.428 electores.

Este es el escenario electoral decidido por los partidos y movimientos políticos nacionales en sus asambleas y convenciones de las últimas dos semanas. 19 de las 23 organizaciones políticas nacionales vigentes decidieron, en democracia interna, correr con un candidato propio. Aunque eso todavía puede cambiar.

Más aspirantes, menos unidad

Desde el retorno a la democracia no se había visto un fenómeno así. Y mucho menos desde que las elecciones cambiaron de reglas, con la Constitución de Montecristi.

A partir de entonces, desde 2008, la papeleta presidencial contó todos los años con ocho binomios. Ni más ni menos. Previo a esto, las votaciones con más aspirantes a Carondelet fueron las de 1992 y 2006, ambas con una docena de candidatos.

Ahora, las 19 precandidaturas deben ser aceptadas por los aspirantes e inscritas, del 18 de septiembre al 7 de octubre, ante el Consejo Nacional Electoral (CNE). Solo cuando superen la inscripción serán oficialmente contendientes para 2021.

Y, de todas formas, el tablero electoral aún puede modificarse en estos días. El CNE decidió que la inscripción de alianzas electorales sea hasta el jueves 3 de septiembre.

De momento, las únicas que se han presentado son:

  • Centro Democrático y Fuerza Compromiso Social, que impulsan el binomio Andrés Arauz – Rafael Correa.
  • Pachakutik y Unidad Popular, que auspiciarán a Yaku Pérez y Patricia Sánchez.
  • Concertación y Partido Socialista, que impulsan a César Montúfar – Julio Villacreses.

Los primeros en levantar la mano

Desde 2019 había ya dos candidatos alistando motores, Guillermo Lasso por el movimiento Creo y el empresario deportivo Isidro Romero, que quería llegar a Carondelet y buscaba un partido que lo auspicie.

Poco a poco fueron apareciendo más nombres y los partidos y movimientos también medían a la opinión pública con sus distintas cartas. Asimismo algunas figuras fueron quedándose en el camino, como Jaime Nebot, líder del PSC.

Pero, llegada la quincena de elecciones primarias, los partidos que tenían sus cartas sobre la mesa fueron:

  • Creo: Guillermo Lasso.
  • Sociedad Patriótica (PSP): Lucio Gutiérrez.
  • Pachakutik: Yaku Pérez.
  • Democracia Sí: Gustavo Larrea.
  • Adelante Ecuatoriano Adelante: Álvaro Noboa.
  • Libertad es Pueblo: Fernando Balda.
  • SUMA: Guillermo Celi.
  • E Isidro Romero, que se postuló solo como una opción.

De ellos, todos llamaron a la unidad y tres se quedaron en el camino.

Noboa fue nominado en elecciones primarias, pero su partido fue eliminado del registro electoral. Intentó buscar otra lista que lo auspicie y terminó declinando sus aspiraciones presidenciales.

Balda también se bajó del anuncio inicial. Prefirió pasar a encabezar la lista de asambleístas nacionales del mismo partido.

Y a Pérez le pusieron resistencia sus propios compañeros del movimiento indígena, que denunciaron falta de transparencia y democracia en sus filas y una supuesta imposición de la coordinación nacional.

Hubo dos precandidaturas extra que se retiraron en pocos días y el resultado terminó en lo mismo. Pérez volvió a quedar como el representante de Pachakutik para terciar por la Presidencia.

Lasso, Gutiérrez, Larrea y Celi fueron ratificados por las convenciones nacionales de sus movimientos políticos. Mientras que Romero consiguió que Avanza lo auspicie.

Nadie se quiso quedar sin el ‘ticket’ presidencial

Con el pasar de los días y el plazo corriendo, las sorpresas continuaron. Las figuras políticas que tienen procesos judiciales en su contra decidieron saltar nuevamente a la tarima electoral:

  • Abdalá Bucaram Ortiz anunció su candidatura por Fuerza Ecuador, tras denunciar una persecución política en su contra por parte de las autoridades de justicia.
  • Se le unió Rafael Correa, quien se presentó como candidato a la vicepresidencia de la República detrás de Andrés Arauz, quien fue su ministro coordinador de talento humano.

A ellos se sumó Cristina Reyes por el Partido Social Cristiano (PSC), quien era una de los cinco precandidatos de su agrupación y estaba previsto que participen.

Y fue entonces que empezaron a llegar las sorpresas de los partidos nuevos y de los que ya existían pero no habían mostrado tener opciones preparadas.

En el primer grupo están:

  • Amigo, relacionado con el exlegislador Daniel Mendoza, procesado por un caso de corrupción, con el binomio Pedro Freile – Byron Solís.
  • Ecuador Unido de Edwin Moreno, hermano del presidente Lenín Moreno, que auspicia a Gerson Almeida y Martah Villafuerte.
  • Libertad es Pueblo, del otro hermano del Primer Mandatario, Gary Moreno, que tras la salida de Balda no quiso quedarse sin candidato y propuso a Esteban Quirola y Juan Carlos Machuca.
  • Justicia Social, de Jimmy Salazar, esposo de Pamela Martínez, procesada por el caso Sobornos, que auspicia al hermano del expresidente Correa, Fabricio Correa.
  • Y Juntos Podemos, que aunque existe de hecho, desde hace varios años, apenas consiguió la personería jurídica para estas elecciones. El movimiento del exprefecto de Azuay, Paúl Carraso, lo impulsará a él mismo. No es la primera vez que intentará llegar a Carondelet.

Y en el segundo grupo están:

  • Fuerza Ecuador, donde Bucaram decidió hacer lo mismo que Balda y pasar a encabezar la lista de legisladores nacionales, dejándole su puesto a su amigo Miguel Salem Kronfle.
  • César Montúfar aceptó la precandidatura de la Concertación.
  • Alianza PAIS metió de último momento el binomio Ximena Peña – Patricio Barriga, mientras el exministro del Interior, José Serrano agradecía una posible nominación pero la declinaba.
  • La Izquierda Democrática no quiso quedarse atrás y lanzó a Xavier Hervás y María José Jijón.
  • Ruptura que había desaparecido de la escena partidista desde que fue eliminado en 2014, pero que gobierna con Moreno, decidió hacerse un cambio de imagen y llamarse Construye, y plantear como precandidato al ministro de Cultura, Juan Fernando Velasco.
  • La última carta llegó al final, es que Unión Ecuatoriana, del exfiscal Washington Pesántez lo propuso a él para la contienda.

De todos estos nombres, los únicos que se han pronunciado sobre el tema son Velasco y Pesántez, que aún no deciden si correr o no por el cargo.

Los demás, aunque la mayoría sigue llamando a la unidad, no declinan sus candidaturas personales todavía. Por lo que, de mantenerse todas estas aspiraciones partidistas y personales, la papeleta presidencial de 2021 será la más larga de la historia republicana, lo que implicaría un fraccionamiento electoral nunca antes visto.


También le puede interesar:

Noticias relacionadas