Los jugadores de 2021: Unidad Popular, con bases pero poca fuerza electoral

Política

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

14 Ago 2020 - 0:05

Los jugadores de 2021: Unidad Popular, con bases pero poca fuerza electoral

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

10 Sep 2020 - 17:42

El Partido Unidad Popular es la nueva versión de lo que fue el Movimiento Popular Democrático, que nació con el retorno a la democracia en 1978. En las últimas elecciones seccionales solo consiguió dos alcaldías.

Unidad Popular nació como movimiento el 5 de octubre de 2015, con el color rojo por bandera y el número 2 como lista. Sin embargo, toda su estructura política pertenecía originalmente al Movimiento Popular Democrático (MPD), que fue eliminado del registro electoral el año previo.

Esa misma estructura y organización de base, que se mantiene en pie desde 1978, fue la que permitió a la agrupación reinscribirse y recuperar su vida jurídica con 193.507 adherentes, bajo otro nombre e imagen.

Aunque, finalmente, el año pasado el MPD renació legalmente y la solución fue fusionarlo con Unidad Popular, convirtiéndolos en un mismo partido, bajo la imagen nueva.

Su militancia y dirigencia salen en gran parte de los “sectores populares”, de las organizaciones barriales y sindicales, especialmente el de los maestros reunidos en la Unión Nacional de Educadores (UNE), que también fue disuelta legalmente en 2016.

Resultados electorales a la baja

Ahora, de camino a las elecciones presidenciales de 2021, Unidad Popular no tendrá candidato propio, sino que apoyará al que sea designado por el movimiento indígena. Pero, esto no es novedad: es lo que ha sucedido prácticamente desde 2002, cuando apoyó a Lucio Gutiérrez.

Después en 2006 lanzaron a Luis Villacís, pero en segunda vuelta aupó a Rafael Correa. Junto con Pachakutik, en 2013 impulsó a Alberto Acosta. Y en 2017, de la mano de la Izquierda Democrática y Pachakutik, apoyó a Paco Moncayo.

Su candidato presidencial propio más famoso fue Jaime Hurtado, su líder histórico, en los 80. Él consiguió un máximo de 7,33% de votos en 1984. Más que Acosta y Moncayo con las últimas alianzas electorales.

Desde los 80, la agrupación había mantenido un promedio de tres diputados en las elecciones legislativas. Su máximo fue ocho en 1994. Pero, en estas dignidades también han ido perdiendo espacio.

En 2009 Unidad Popular consiguió cinco curules en la Asamblea. En 2013, en alianza con Pachakutik no consiguió ninguna principal, pero sí tres suplentes. Y en 2017, que los militantes del partido decidieron ir solos, en la mayoría de circunscripciones, no consiguieron ningún escaño, por primera vez, desde que el partido existe.

En las elecciones seccionales de 2019, Unidad Popular consiguió solamente dos alcaldías, ambas sin alianzas:

  • Chordeleg (Azuay).
  • Esmeraldas (Esmeraldas).

Precisamente, Esmeraldas es uno de sus bastiones históricos. Pero, también han ido perdiendo terreno. La prefectura, que estaba en manos del MPD desde 2005, pasó esta última vez al Partido Social Cristiano (PSC). Y en 2014 perdieron la alcaldía de la capital, en manos del correísmo, aunque la recuperaron en 2019.

Las alianzas no se quedan en la izquierda

Todo depende del tipo de elección que se trate. Unidad Popular ha sido un partido de alianzas nacionales con las fuerzas políticas y sociales de la izquierda, desde sus orígenes.

Sin embargo, cuando se trata de elecciones locales esta dinámica cambia, como en todas las organizaciones políticas. Pasó en 2019 para las seccionales, cuando tuvieron incluso alianzas con el movimiento Creo, que es de la tendencia política opuesta: derecha conservadora.

Aunque, generalmente, sus alianzas electorales más visibles, para autoridades nacionales, son con la misma tendencia, y generalmente al extremo de la izquierda, como Pachakutik.

Esta vez, con el plazo de las elecciones primarias tan corto y, dado que su convención nacional será en dos días, Unidad Popular irá nuevamente con lista de candidatos propia a la Asamblea Nacional, encabezada por sus dirigentes Giovanni Atarihuana y Mery Zamora.

Aunque no se pueden descartar todavía alianzas en las provincias. Ya que todos los partidos tienen los días contados para definir sus listas de candidatos.


También le puede interesar:

Noticias relacionadas