Decevale custodia acuerdos privados que el Isspol no puede hacer efectivos

Economía

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

30 Sep 2020 - 0:05

La ministra María Paula Romo en el Decevale, en Guayaquil, y el comandante de la Policía, Patricio Carrillo (atrás), el 24 de septiembre de 2020. - Foto: Nataly Morillo

Decevale custodia acuerdos privados que el Isspol no puede hacer efectivos

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

30 Sep 2020 - 0:05

El Depósito Centralizado de Valores tiene en custodia, en su mayoría, acuerdos privados de inversión. Algo que la ley prohíbe. El Instituto de Seguridad Social de la Policía investiga dónde están esos papeles para recuperar una millonaria inversión.

En el Depósito Centralizado de Valores (Decevale), que funciona en Guayaquil, hay pocos muebles y apenas un pequeño rótulo de identificación. Es un lugar que pasa inadvertido.

Lo único que destaca son las computadoras que guardan información clave de las operaciones bursátiles de Ecuador, pues en el mercado de valores nacional no se usan ya los papeles físicos.

El Decevale es pieza fundamental del millonario escándalo financiero que afecta a una serie de entidades públicas y privadas. Por eso, fue intervenido por la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros el 18 de septiembre de 2020.

La interventora del Decevale es Silvia Lozano Hidalgo. El 28 de septiembre de 2020, diez días después de asumir el cargo, la funcionaria entregó un primer reporte: el portafolio de inversiones del Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional (Isspol).

Sin embargo, en ese portafolio no están los papeles que respaldan las inversiones de más de USD 500 millones que realizó el Isspol en operaciones con bonos y otros papeles, a través de intermediarios financieros que ahora son cuestionados.

Informe que según la Ministra de Gobierno, María Paula Romo, el Isspol había solicitado desde enero de 2020 al Decevale y que este se había rehusado a entregar.

A inicios de 2020 se incrementaron las sospechas sobre las inversiones de unos USD 800 millones, realizadas por el Isspol entre 2014 y 2018.

Edificio del Decevale, en las calles Pichincha 334 y Elizalde, centro de Guayaquil, el 22 de septiembre de 2020.

Edificio del Decevale, en las calles Pichincha 334 y Elizalde, centro de Guayaquil, el 22 de septiembre de 2020.  API

Acuerdos inventados

La pregunta de la cúpula policial es: ¿Dónde está la plata? O, mejor dicho, ¿dónde están los papeles de respaldo de esas inversiones? Y no hay aún una respuesta.

Fue la misma interrogante que repitieron unos y otros en Quito, el 23 de septiembre de 2020, durante el Consejo de Generales Ampliado de la Policía Nacional, conformado por los 30 máximos oficiales de la institución.

El panorama todavía pinta gris, aunque ya saltan pistas.

La primera revelación ha sido lo encontrado por la interventora de la Superintendencia de Compañías, Silvia Lozano: lo que el Decevale tiene en custodia son, en su mayoría, acuerdos privados de inversión. Algo que la ley prohíbe.

El Decevale es una entidad administrada por 15 accionistas. La mitad de las acciones le pertenecen a la Bolsa de Valores de Guayaquil, cuya cabeza ha sido la misma en las últimas tres décadas: Rodolfo Krofle Akel.

Kronfle no compareció a la Comisión de Soberanía de la Asamblea Nacional el 28 de septiembre de 2020, aunque fue convocado para dar su versión sobre el escándalo del Isspol.

De hecho, Kronfle fue el único de los convocados ausente.

Guardar lo prohibido

PRIMICIAS pudo revisar parte del portafolio del Isspol en el Decevale. Por ejemplo, constan bonos por casi USD 208 millones. Estos son bonos Global de la deuda externa.

En el lenguaje bursátil: Republic of Ecuador Global Bond. A este nombre el Decevale le añade un apellido o complemento: Private Agreement Note (PAN), es decir, un acuerdo entre privados.

Y nada de esto es normal. El artículo 60 de la Ley de Mercado de Valores establece que:

El Decevale solo está autorizado para “recibir en depósito valores inscritos en el Catastro Público del Mercado de Valores, encargarse de su custodia y conservación y brindar los servicios de liquidación y de registro de transferencias y operar como cámara de compensación de valores”.

Y esos bonos de deuda externa/PAN no constan en el Catastro Público del Mercado de Valores de Ecuador. Son bonos que emite el Estado ecuatoriano en la Bolsa de Valores de Luxemburgo y que se cotizan en el exterior.

De allí que las autoridades, como el Superintendente de Compañías, Víctor Anchundia, aseguren que “hemos sido engañados por los entes que nosotros controlamos. Engañaron también al Isspol”.

Ni soportes ni nada

¿Quién tiene esos papeles? Es donde aparecen aquí los intermediarios, como Jorge Chérrez, alias El Mago, a través de dos empresas que él dirigía y estaban domiciliadas en Panamá, país donde es residente:

  • Ibcorp (Investments and Business Group).
  • HYBF ( High Yield Bond Funding Corp).

Pero el Isspol no tiene esos documentos.

El Directorio del Isspol ha pedido a la Superintendencia de Compañías que establezca: “¿Dónde están los soportes del dinero en papeles, títulos o bonos? ¿Dónde reposan las constancias de que estos papeles virtuales estén nombre del Isspol para ser exigibles por esta entidad?”.

La Ministra de Gobierno, en diálogo con PRIMICIAS, reitera que hacen un seguimiento a cada pista, para recuperar esa inversión, “esté dónde esté”.

Esta trama tiene otros actores, además de la Superintendencia de Compañías y del Decevale: están las casas de valores. Dos de ellas -de las 34 registradas en el país- han sido intervenidas: Atlántida (antes Accival) y Citadel.

 

Todo el dinero invertido

El fondo de inversión del Isspol es de USD 1.500 millones. Casi todo está invertido, explican sus autoridades.

Es una de las entidades de Ecuador con mayores inversiones en el mercado bursátil ecuatoriano, si no la mayor.

Lo que preocupa a las autoridades es establecer, mediante una auditoría, cuánto de ese dinero está en riesgo.

Como fondo de pensiones, Isspol atiende a casi 90 mil personas, entre policías activos, pasivos y derechohabientes y otorga una serie de beneficios (ver gráfico), que pueden verse comprometidos como ya ocurre con el fondo de Retiro, Invalidez y Muerte.

“Esta pelea por las inversiones es por nuestros uniformados y sus familias. Duele lo que pasa al interior del Isspol. Por eso hemos iniciado una serie de acciones administrativas y legales”, dice la ministra Romo.

 

Noticias relacionadas