Millonaria estafa al Isspol se denunció en 2018 y ninguna autoridad actuó

Economía

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

29 Sep 2020 - 0:05

La Policía tiene 52 mil uniformados activos. Ceremonia por los 82 años de profesionalización de la Policía Nacional y graduación de 297 cadetes, en Quito, en marzo de 2020. - Foto: Cortesía Ministerio de Gobierno

Millonaria estafa al Isspol se denunció en 2018 y ninguna autoridad actuó

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

29 Sep 2020 - 0:05

La casa de valores Valpacífico -de la Corporación Financiera Nacional- alertó a la Superintendencia de Compañías sobre las operaciones irregulares del Isspol, entre mayo y agosto de 2018.

La denuncia también fue enviada a Unidad de Análisis Financiero y Económico, que es la oficina anti lavado de Ecuador, así como a la Fiscalía, a la Intendencia de Valores y hasta a la Contraloría, pero nada sucedió.

José Eduardo Ibáñez Santos, economista de 45 años, guarda decenas de carpetas con documentos que develan cómo se gestó una de las estafas financieras más grandes de Ecuador.

“Nadie me creyó”, repite el menudo. Ibáñez acaba de salir de un hospital público a donde acude para su tratamiento semanal de diálisis. Tiene insuficiencia renal.

“Lucho por mi vida y también para que se conozca la verdad”, dice.

Se refiere a lo que encontró en su último cargo, cuando fue gerente de Casa de Valores del Pacífico (Valpacífico S.A.), perteneciente a la Corporación Financiera Nacional (CFN), posición que ocupó hasta el 14 de enero de 2020.

Asumió la dirección de Valpacífico en marzo de 2018 y dos meses después, tras una auditoría interna, comenzó a enviar informes a las entidades de control del sistema financiero y bursátil del país, especialmente, a la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros.

Valpacífico -así como otro puñado de las casas de valores registradas en Ecuador- fue utilizada, explica Ibáñez, para realizar desde 2014 hasta abril de 2018 transacciones en el mercado extrabursátil con instrumentos de carácter financiero y fiduciario.

“Operaciones para las cuales las casas de valores no se encuentran facultadas conforme a lo establecido en la Ley de Mercado de Valores”.

El Isspol se creó en 1995. Su matriz está en Quito. Esa entidad atiende a 70 mil policías, 52 mil en servicio activo. Foto tomada el 21 de septiembre de 2020.

El Isspol se creó en 1995. Su matriz está en Quito. Esa entidad atiende a 70 mil policías, 52 mil en servicio activo. Foto tomada el 21 de septiembre de 2020. API

Operaciones ‘humo’

Era la primera pista de lo que vendría después y que sería destapado ahora.

Los documentos revelaban transacciones ilegales con el Instituto de Seguridad Social de la Policía Nacional (Isspol), Compañía General de Comercio y Mandato, Fideicomiso Plaza Proyecta, Financiera de la República, FIRESA, Industrias Ales.

Valpacífico funcionaba como compensador del dinero entre Isspol y las empresas ya mencionadas.

Los documentos de Valpacífico develaban, en el caso del Isspol, inversiones dudosas de USD 220 millones.

Las transacciones fueron pactadas de forma directa entre esos clientes de Valpacífico con casas de valores locales o intermediarios como:

  • IBcorp Investments (representada por Jorge Chérrez, alias El Mago).
  • Capital Ventura.
  • Ventura Casa de Valores (Vencasa).
  • Accival (intervenida el 25 de septiembre de 2020).
  • West Wood Capital Markets (de Panamá).
  • Luis Domínguez Viteri (en calidad de persona natural).

“Eran operaciones humo”, explica Ibáñez, graduado de economista en la Universidad Católica de Guayaquil y con un máster en Dirección de Empresas.

Se refiere al siguiente tipo de transacciones:

  • Compra de bonos con pacto de recompra.
  • Reporto privado de valores.
  • Pacto de recompra de derechos fiduciarios.

Aquellas operaciones no guardan concordancia con lo que estipula la Ley de Mercado de Valores.

Aquí es donde entra en escena el hoy intervenido Depósito Centralizado de Valores (Decevale).

Valpacífico usaba al Decevale como custodio de bonos BCI-Brady y bonos Global 2024.

Isspol también realizó una transacción con la firma Westwood Capital Markets, representada por Héctor San Andrés, de bonos Global 2020 de la deuda externa ecuatoriana, en Panamá.

Denuncias ignoradas

De los documentos revisados por PRIMICIAS, se enviaron cartas y denuncias a las siguientes entidades entre mayo y septiembre de 2018:

  • Isspol.
  • Fiscalía General del Estado (denuncia por abuso de confianza).
  • Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros.
  • Intendente de Mercado de Valores.
  • Contraloría General del Estado.
  • Unidad de Análisis Financiero y Económico (UAFE).

Ninguna entidad actuó para frenar las operaciones.

El fiscal que recibió entonces el caso, Hipólito Rivadeneria, archivó la investigación “por no encontrar indicios de responsabilidad”.

El mismo director del Isspol, David Proaño Silva, recibió de Valpacífico, el 1 de junio de 2018, un oficio que detallaba las irregularidades. El documento termina con una sugerencia: “Desinvertir esta operación que no está amparada en las normas y las regulaciones que la dirigen”.

El Isspol también ignoró la gravedad del tema y siguió invirtiendo, admite la Ministra de Gobierno, María Paula Romo, presidenta del Directorio del Isspol.

El oficio de Valpacífico se refiere a la operación de USD 220 millones.

Este monto en Valpacífico es adicional a los USD 532 millones de las transacciones del Isspol denunciadas por la ministra Romo.

“Solo para el Isspol el perjuicio es de, al menos, USD 800 millones”, explica Ibáñez.

“Hemos sido engañados”

El superintendente de Compañías, Víctor Anchundia, ha tomado las siguientes acciones: intervenir el Decevale y dos casas de valores hasta el momento: Citadel y Atlántida, antes conocida como Accival.

También, se denunció penalmente a la calificadora de riesgos SummaRatings.

“No es una trama de una sola empresa, sino que participan varios entes del mercado de valores. Hemos sido engañados, eso es inevitable decirlo, por los entes que nosotros controlamos. Engañaron también al Isspol”.

Víctor Anchundia, Superintendente de Compañías

Según dijo Anchundia en una entrevista con Teleamazonas, hay tres momentos distintos de señales que mostraban que algo andaba mal con el Decevale y la Bolsa de Valores de Guayaquil:

“Una cosa son las facturas, otra la emisión de obligaciones y otra, compra de bonos y swap. La Superintendencia desde 2019 detectó irregularidades. En los últimos meses había inversionistas que no estaban recibiendo su rentabilidad, al Isspol no se le estaba atendiendo sobre el tema de los papeles custodiados”.

Ahora las sospechas apuntan hacia la Bolsa de Valores de Guayaquil, dirigida en las últimas tres décadas por la misma persona: Rodolfo Kronfle.

“En cuanto a las facturas, la Bolsa de Guayaquil, que también intermedia valores, ha estado negociando facturas comerciales con calificación de riesgo. Estamos en proceso de investigación en la bolsa por ese tema”, anunció Anchundia en la entrevista.

¿Cómo operaba el esquema?

El proceso iniciaba con una propuesta directa al cliente por parte de la casa de valores oferente para realizar una inversión en operaciones financieras y privadas (Reportos Privados de Valores, Pacto de Recompra Bonos, Pacto de Recompra de Derechos Fiduciarios).

La propuesta era puesta en consideración del Comité de Inversiones del Isspol y una vez aprobada, el Director General de la Institución comunicaba a Valpacífico la decisión de compra y procedían con la transferencia de recursos para la compensación y liquidación de la operación.

Una vez recibidos los recursos en la cuenta de Valpacífico, esta casa de valores procedía a realizar los pagos correspondientes a los vendedores y a recibir los títulos valores en sus cuentas de custodia nacional e internacional.

El Mago reaparece

De los USD 800 millones invertidos por el Isspol, las autoridades se centran en las operaciones que suman USD 532 millones en las que interviene Jorge Chérrez Miño, alias ‘El Mago’, a través de dos empresas que él dirigía y estaban domiciliadas en Panamá:

  • Ibcorp (Investments and Business Group).
  • HYBF ( High Yield Bond Funding Corp).

Chérrez dio su versión sobre este escándalo el 28 de septiembre de 2020. “No he estafado a nadie. Me atacan por defender las inversiones del Isspol ante las afectaciones externas que tuvieron. No estoy oculto y siempre daré la cara por mi cliente” dijo.

Además, a través de un comunicado, advierte a la ministra Romo que:

“IBcorp y Ecuador HYBF rechazan las acusaciones infundadas realizadas por la ministra de Gobierno y anuncian que tomarán todas las medidas necesarias para defender la buena reputación de las dos firmas”.

Sin embargo, en informes internos del Isspol aparecen detalladas una serie de reuniones en las que Chérrez le da excusas al Isspol para no realizar los pagos de los rendimientos de estas inversiones.

  • El 22 de mayo de 2020: hubo una reunión virtual con Chérrez, quien explicó el estado de la inversión ante solicitud de pago de obligaciones vencidas por parte del Isspol.
  • El 2 de junio de 2020: se solicitó a Chérrez el pago inmediato de los valores vencidos tanto de capital como de interés. El Isspol le informó que no renovaría ninguna de las operaciones que se encontraban ya por vencer.
  • El 8 de julio de 2020: tuvo lugar una reunión virtual de trabajo con Chérrez para la “notificación de pago Inmediato enviada por el Isspol a IBCorp”. Ibcorp pide una reunión el 14 de julio para informar al Isspol cómo le va a pagar el dinero que le debe, pero el 21 de julio solicita más plazo y pide que la reunión se haga el 31 de julio.
  • El 31 de julio de 2020 hay una nueva reunión entre funcionarios del Isspol e IBCorp; también participa el Gerente de Operaciones del Decevale, Luis Álvarez. Otra vez, virtualmente, Chérrez promete que hará llegar su propuesta de pago, pero hasta el 15 de agosto la propuesta no llegaba.
Noticias relacionadas