FMI relaja ajuste fiscal para desahogar la economía en 2020

Economía

Autor:

María Teresa Escobar

Actualizada:

20 Dic - 18:50

Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI. - Foto: FMI

FMI relaja ajuste fiscal para desahogar la economía en 2020

Autor:

María Teresa Escobar

Actualizada:

21 Dic - 10:56

El Fondo Monetario Internacional aceptó un aumento en las metas de inversión pública y tiene objetivos más conservadores en materia de monetización de activos. La meta de inversión social también aumentó.

El FMI anunció que ha moderado el ritmo y el tamaño del esfuerzo fiscal de Ecuador en 2020-2021 para darle un respiro a la golpeada economía del país.

La meta original establecía que Ecuador realizara un ajuste fiscal equivalente al 5% entre 2019 y 2021, pero ahora ese ajuste baja al equivalente al 3,9% del PIB, es decir, unos USD 4.173 millones para el periodo.

Mientras que el esfuerzo es de 1,7% del PIB para 2020 o el equivalente a unos USD 1.800 millones.

De acuerdo con el viceministro de Economía, Esteban Ferro, el ajuste se expresará en varias medidas, como un recorte de “sueldos y salarios de 0,3% del PIB, mayores ingresos por el lado tributario y la monetización de activos” de propiedad del Estado.

El programa fue revisado completamente para incorporar los acontecimientos recientes”, dijo Anna Ivanova, jefe de la misión del FMI para Ecuador.

Acontecimientos como el paro de octubre, que obligó al gobierno a dar marcha atrás en su plan de eliminar los subsidios a las gasolinas Extra y Ecopaís y al diésel de uso automotriz, o como el hundimiento en la Asamblea de la propuesta de Ley de Crecimiento Económico.

Y el último acontecimiento fue la aprobación en la Asamblea de una reforma tributaria más tibia que la que el Ejecutivo había planteado originalmente.

En el acuerdo original Ecuador y el FMI preveían una reforma tributaria que iba a generar ingresos equivalentes al 1,5% del PIB, “con un rendimiento de entre 1,5% a 2% del PIB, pero la Ley tributaria que fue aprobada por la Asamblea tiene solo un rendimiento de neto de 0,5% del PIB, es menos de lo esperado”, agregó Ivanova.

Ya ni modo

“Los objetivos del programa han sido revisados a la baja, entendiendo que la consolidación (ajuste) original de 5% del PIB ya no es posible, y ha sido reducida en un monto más o menos equivalente a lo faltante” tras la aprobación de una reforma tributaria menos ambiciosa, de acuerdo con Ivanova.

Ecuador y el Fondo acordaron relajar la meta de consolidación fiscal, pero se subieron las metas de inversión pública para que la economía, que ya viene dando señales de desaceleración, no se deprima más.

Para 2020 el FMI prevé un crecimiento de apenas 0,2% del PIB, que fue recortado desde una meta original de 0,5% del PIB. El menor crecimiento en parte es efecto de las protestas de octubre y de la no aprobación de la Ley de Crecimiento Económico, dijo Ivanova.

Y en 2021 el panorama no pinta mejor. El FMI ve un crecimiento parecido al de 2020, pese a que habrá un pequeño aumento en el gasto de capital equivalente al 0,4% del PIB para tratar de dar los primeros auxilios a una inversión pública en franca contracción.

El gasto de capital el año entrante será de USD 5.892 millones, sin contar el sector petrolero, dice el viceministro Ferro.

El Fondo tampoco está muy optimista frente a la idea del gobierno de recaudar USD 2.000 millones por monetización de activos en 2020.

En el programa con Ecuador prefirió colocar solamente a la hidroeléctrica Sopladora, de 487 megavatios, como el único activo que estará listo para ser concesionado (monetizado) el año entrante y de esta operación el Estado espera obtener unos USD 963 millones.

Otros activos listados por el Ministerio de Finanzas como ‘concesionables’ son la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT) y el campo petrolero Sacha, uno de los mayores del país.

El programa supone que los ahorros por concepto de una eventual focalización de subsidios serán relativamente pequeños en 2020 e inferiores a los previstos en el Presupuesto General del Estado.

La previsión del FMI en esta materia es que el ahorro por la focalización de subsidios a los combustibles el año entrante sería de solo 0,2% del PIB.

Un colchón para el ajuste

El FMI y Ecuador también acordaron aumentar la meta de gasto social para tratar de proteger a las familias que viven en la pobreza extrema frente al ajuste y al bajo crecimiento de la economía.

La idea es incrementar la meta de piso del gasto en programas sociales prioritarios de USD 1.110 millones en 2019 a USD 1.280 millones en 2020.

En términos de PIB el incremento del gasto social sería equivalente a:

  • 0,3% del PIB en 2019.
  • 0,2% del PIB ne 2020.
  • 0,1% del PIB en 2021.

Esto incluye programas como:

  • El Bono de Desarrollo Humano.
  • La Misión Las Manuelas.
  • El Bono de Desarrollo Humano Variable.
  • La pensión para adultos mayores.
  • La pensión Mis Mejores Años.
  • El Bono Joaquín Gallegos Lara para personas discapacitadas.
  • Centros de Desarrollo Infantil.

Banco Mundial arroja un salvavidas

En medio de recortes y pobrezas, el Banco Mundial desembolsará el año entrante unos USD 908 millones para Ecuador, un poco más de lo que tenía previsto originalmente.

De este dinero, USD 500 millones serán créditos de libre disponibilidad a ser entregados en en dos fases: uno por USD 250 millones a finales de marzo y un segundo tramo, también por USD 250 millones, en septiembre u octubre de 2020.

Las nuevas previsiones

Noticias relacionadas