Congelar precios del diésel y la gasolina Extra tendrá bajo impacto fiscal

Economía

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

23 Oct 2021 - 0:05

Un trabajador de una estación de servicio de Cuenca durante sus actividades, el 12 de mayo de 2021. - Foto: API.

Congelar precios del diésel y la gasolina Extra tendrá bajo impacto fiscal

Autor:

Wilmer Torres

Actualizada:

25 Oct 2021 - 13:41

La presión del movimiento indígena, de los transportistas y de otros grupos llevó al Gobierno a suspender el sistema de bandas de precios para el diésel y las gasolinas Extra y Ecopaís.

El galón de diésel costará USD 1,90 y el galón de las gasolinas Extra y Ecopaís (de bajo octanaje) se venderá USD 2,55 a partir del sábado 23 de octubre.

Los precios de estos combustibles fueron congelados por orden del gobierno, lo que significa que se ha levantado el sistema de bandas de precios.

Sistema que estaba en vigor desde julio de 2020, y que permitía un incremento mensual limitado, en función de las fluctuaciones del precio internacional del petróleo.

La decisión fue anunciada por el presidente Guillermo Lasso para “dar estabilidad a los bolsillos de los ecuatorianos” y vino acompañada de un último incremento de USD 0,05 a la gasolina de bajo octanaje, conocida como Extra, y de USD 0,21 para el galón de diésel.

Ecuador acordó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) un ahorro de 0,9% del PIB para 2022.

Para lograr esta meta era necesario mantener el sistema de bandas, cuyo objetivo era retirar paulatinamente el subsidio a las gasolinas de bajo octanaje y al diésel, hasta llegar a precios internacionales.

La suspensión anunciada por el presidente Guillermo Lasso cambia estos planes, con el objetivo de conseguir calma social, pues indígenas, transportistas y otros sectores sociales han insistido en la necesidad de congelar el precio de estos combustibles.

En su anuncio, Lasso evocó la necesidad de trabajar y lograr estabilidad para que la recuperación económica continúe con fuerza. No obstante los reveses no tardaron en llegar.

Pocas horas después del anuncio la Conaie se declaró en resistencia y expresó su rechazo a esta medida, principalmente porque el congelamiento incluyó un incremento final de USD 0,05 en el galón de gasolina Extra y de USD 0,21 en el galón de diésel.

Otro escenario

El Ministerio de Finanzas afirma que aún no hay estudios sobre el impacto fiscal de la medida anunciada por el Presidente.

Lo previsto es que el Estado gastara USD 1.900 millones en subsidios a los combustibles en 2021, esto con la banda de precios en operación.

Un impacto menor

Analistas económicos consultados por PRIMICIAS aseguran que aunque el congelamiento de precios significa el mantenimiento del subsidio, el impacto económico será menor y el ahorro será significativo.

El exministro de Finanzas, Fausto Ortiz, considera que el retiro de la banda de precios es positivo porque los cálculos del FMI fueron hechos sobre un precio del petróleo en declive: de USD 59 el barril hacia abajo.

Las proyecciones del FMI, sin embargo, se calcularon hace tres meses, antes de la subida del precio del crudo que ha llegado a sus máximos niveles desde 2016.

Ortiz asegura que “nadie imaginó que el precio del barril de crudo ecuatoriano, incluyendo los descuentos que sufre en el mercado internacional, iba a estar sobre los USD 60 en 2021 y que podría aumentar en 2022″.

“El galón de gasolina Extra ya se vendía sin subsidio. Con el congelamiento de los precios y el último aumento de USD 0,05, el gobierno podrá moverse en caso de que el precio del barril de crudo siga aumentando en 2022”, explica Ortiz.

Y aclara que mientras más alto es el precio internacional del petróleo, más subirá el gasto que el Estado debe hacer para mantener el subsidio a los combustibles.

El exministro afirma que el próximo año, el gobierno sí subsidiará la gasolina Extra porque se prevé que el precio del barril del petróleo siga subiendo, pero “el golpe” para las arcas fiscales no será tan fuerte.

Lo mismo pasa con el diésel. Antes de congelar el precio, el gobierno aumentó USD 0,21 al precio del galón de diésel, que quedó en USD 1,90, para reducir el gasto en subsidios a futuro.

No es muy técnico

Freddy García, director de Estudios Económicos y Estadísticos de la firma Inteligencia Empresarial, asegura que congelar los precios no fue lo más técnico, pero que Ecuador ha podido disminuir, de manera considerable, el subsidio a las gasolinas de bajo octanaje y al diésel en el último año.

Entre julio de 2020 y octubre de 2021, tiempo en que la Agencia de Regulación (ARC) aplicó la banda de precios, el galón de diésel subió 90%, mientras que el precio del galón de las gasolinas de bajo octanaje aumentó un 46%.

“Dada la tensión política, congelar los combustibles fue bastante inteligente, con ello, probablemente se calmen las aguas en la Asamblea para poder aprobar las reformas económicas”, dice García.

Luego de la decisión del Ejecutivo, sin embargo, varios sectores gremiales e indígenas criticaron la medida del presidente Lasso.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas