Personas con discapacidad tienen mayor probabilidad de vivir en pobreza

Economía

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

8 Ago 2022 - 0:05

Una persona con discapacidad física en el barrio Jaime Roldós Aguilera, en Quito, el 5 de agosto de 2022. - Foto: PRIMICIAS

Personas con discapacidad tienen mayor probabilidad de vivir en pobreza

Autor:

Gabriela Coba

Actualizada:

8 Ago 2022 - 0:05

En el país, 31% de personas con discapacidad registradas en el Consejo Nacional para la Igualdad de Discapacidades (Conadis) vive en la pobreza. Este grupo sufre discriminación y falta de acceso a educación y trabajo.

Aurora Charachi tiene 53 años y desde hace ocho años ha vivido con una discapacidad física, debido a un accidente laboral.

El accidente dejó a Aurora postrada durante seis meses, la llevó a la depresión e hizo que pierda su empleo en un colegio de Quito donde había laborado durante 18 años.

De esa manera, se quedó sin el sustento para su hogar, conformado por sus tres hijos.

“Por la discapacidad me sacaron de la escuela con la Policía, diciendo que ya no era conserje”, dice Aurora, entre lágrimas.

Aurora Charachi junto a las plantas que venden, en Quito, el 5 de agosto de 2022.

Aurora Charachi junto a las plantas que venden, en Quito, el 5 de agosto de 2022. PRIMICIAS

Desde entonces, Aurora no ha podido conseguir un trabajo. Ella esperaba acceder a casi USD 16.000 del Ministerio de Educación, correspondientes a su jubilación por discapacidad, pero no ha recibido el dinero.

Para cubrir los gastos del hogar, Aurora ha recurrido a créditos y sus hijos tuvieron que empezar a trabajar desde que estaban en el colegio. Aun así, el dinero no alcanza.

Hace tres años, Aurora empezó a vender plantas en macetas decorativas, que le dejan apenas USD 80 al mes, que colocan a esta familia en la línea de la pobreza.

Una persona es pobre por ingresos si percibe un monto familiar per cápita menor a USD 87,57 al mes, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Mayor pobreza

Al igual que Aurora, el 31% de personas con discapacidad registradas en el Consejo Nacional para la Igualdad de Discapacidades (Conadis) vive en la pobreza, según información del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES).

La tasa de pobreza en ese grupo de población es seis puntos porcentuales mayor que el índice nacional, que es de 25%.

Por eso, en Ecuador, así como en el resto de países de Latinoamérica, los hogares con una persona con discapacidad tienen mayor probabilidad de vivir en condiciones precarias, sostiene un informe del Banco Mundial.

La organización de Naciones Unidas define a las personas con discapacidad como “aquellas que tienen deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás”.

Sin educación ni trabajo

El Banco Mundial explica que las personas con discapacidad son más propensas a vivir en la pobreza por varios factores como falta de acceso a educación o pocas oportunidades laborales.

Otras razones son acceso precario a salud, ubicación de los hogares en entornos inaccesibles y discriminación.

En Ecuador, las personas con discapacidad tienen 22% menos de probabilidades de completar la educación primaria, afirma el Banco Mundial.

Paúl Cabrera tiene discapacidad física, intelectual y epilepsia. Desde que nació, hace 29 años, ha estado al cuidado de su madre y su hermana.

La familia de Cabrera desistió de enviarlo a instituciones educativas porque esos centros no atendían sus necesidades de cuidado o porque sufría discriminación.

Paúl tampoco ha podido acceder a salud pública desde hace años, cuenta su hermana, Verónica.

La familia ha buscado sin éxito una cita con un neurólogo del sistema público de salud. La falta de esta atención médica restringe, además, el acceso de Paúl a un carné del Conadis, porque un médico especialista debe determinar su grado de discapacidad.

La atención de salud de Paúl también se complica porque la familia no tiene un vehículo para trasladarlo desde su hogar, en el barrio Jaime Roldós Aguilera, en el norte de Quito.

Movilizar a Paúl en bus no es una opción porque, al estar rodeado de gente, se altera. Otras personas no entienden su discapacidad y empiezan a gritarle que está “borracho”, cuenta Verónica.

La subsecretaria de Discapacidades, Liliana Zanafria, reconoce que una persona con discapacidad enfrenta barreras desde su atención primaria, como es la salud.

Gastos adicionales

Las personas con discapacidad también son más propensas a vivir en condición de pobreza porque deben asumir gastos básicos adicionales, para atender su condición, sostiene el Banco Mundial.

Entre ellos están facturas médicas, tarifas de transporte privado, ropa, dietas especiales, dispositivos tecnológicos de apoyo, obras de adecuaciones en el hogar y cuidado profesional.

Por ejemplo, la familia de Paúl debe gastar USD 58 al mes para pagar su medicamento.

“El costo que implica una discapacidad es muy alto”.

Liliana Zanafria, Subsecretaria de Discapacidades

La prevalencia de la discapacidad en los hogares más pobres de la población es del 18%, mayor que entre los hogares del quintil superior, o con más dinero, donde es del 12%.

En ese contexto, la Subsecretaría de Discapacidades dice que trabaja en mejorar la calidad de vida de esas familias, a través de cuatro modalidades de atención:

  • Centros de capacitación de habilidades laborales de las personas con discapacidad.
  • Centros de acogida para personas con discapacidad, por lo general adultos mayores, que han sido abandonadas o han sufrido violencia.
  • Transferencias económicas del Estado a 351 organizaciones, cuyos técnicos visitan y trabajan con las personas con discapacidad.
  • Entrega de bonificaciones sociales. Una de ellas es el bono Joaquín Gallegos Lara, que actualmente es entregado a 41.000 personas con discapacidad severa.
Noticias relacionadas