Anuncio de división de la ‘megaley’ reabre debate por sus propuestas

Política

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

15 Oct 2021 - 0:05

El presidente Guillermo Lasso, en una entrevista televisiva el 13 de octubre de 2021. - Foto: Presidencia

Anuncio de división de la ‘megaley’ reabre debate por sus propuestas

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

15 Oct 2021 - 0:05

El Gobierno anunció que corregirá los errores detectados en la Ley de Creación de Oportunidades. Los tres proyectos llegarían a la Asamblea juntos; aunque solo la tributaria, como económica urgente.

La decisión del Ejecutivo de dividir la Ley de Creación de Oportunidades en tres proyectos se ve con buenos ojos en la Asamblea. Los legisladores habían abogado por esta opción desde hace varias semanas, por lo que la confirmación podría contribuir a calmar las aguas en medio de la tensa relación entre ambas funciones del Estado.

El anuncio del presidente Guillermo Lasso, sin embargo, fue sin mayores detalles. Solo se conoce que serán tres proyectos de ley: uno tributario, uno laboral y uno relacionado con los sectores estratégicos.

Juan Fernando Flores, coordinador de la bancada oficialista BAN, adelantó que el próximo lunes 18 de octubre se conocerán más detalles sobre estos tres proyectos. Dijo que, de momento, la opción es que los tres lleguen “al mismo tiempo”, aunque solo el tributario tendrá el carácter de económico urgente.

Pero, habrá cambios en la propuesta más allá de la división de la megaley. Flores aseguró que corregirán los puntos “perfectibles” de acuerdo con el debate que la propuesta generó en septiembre pasado.

El trámite de las tres propuestas

El proyecto de Ley de Creación de Oportunidades era una ‘megaley’, que incluía propuestas de reformas a 31 cuerpos legales vigentes. Adicionalmente, creaba un nuevo régimen tributario temporal para la recuperación del país, y un nuevo régimen laboral más flexible que el del Código del Trabajo.

Ahora, la prioridad en el Legislativo deberá ser la reforma tributaria, que entrará como económica urgente, es decir que deberá ser tramitada en 30 días desde su recepción. Si este plazo no se cumple, la propuesta estaría en vigencia como decreto-ley.

Justamente en la reforma tributaria está la mayor presión para el Ejecutivo, pues es uno de los compromisos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para un nuevo desembolso a fin de año. Además, necesita estar vigente antes de enero, para que se pueda aplicar en el nuevo año fiscal y no quede para 2023.

Los otros dos proyectos entrarán a trámite normal. Esto significa que podrán ser unificados con otras iniciativas de la misma materia que hayan planteado los asambleístas o que ya estén en trámite. Esto podría derivar en que las propuestas del Gobierno se diluyan, algo que ya está pasando con las iniciativas presidenciales de Ley de Libertad de Expresión y las reformas a la Ley de Educación Superior.

Además, su aprobación puede demorar. Aunque la reformada Ley de la Función Legislativa establece plazos para el trámite de los proyectos de ley -90 días para la elaboración del informe de primer debate, 60 días para el primer debate y 90 días más para el informe de segundo debate-, el represamiento de propuestas en las comisiones complica su cumplimiento.

Las propuestas polémicas

A pesar de lo amplia de la propuesta, la discusión se centró, sobre todo, en los temas laboral y tributario. Aunque el proyecto nunca llegó a pasar del primer filtro, la revisión de las propuestas generó preocupación dentro y fuera de la Asamblea.

  • Reforma tributaria

    La reforma tributaria planteada en la Ley de Creación de Oportunidades proponía cambios en el impuesto a la renta. Específicamente, la iniciativa sugería una mayor contribución para quienes ganan más de USD 24.000 anuales (USD 2.000 mensuales).

    Las críticas a esta propuesta se enfocaron justamente en este umbral, pues afectaría a una parte de la clase media. Aunque el Gobierno se defendió con el argumento de que solo el 3,75% de los ecuatorianos serían afectados por esta reforma.

    El segundo punto de crítica a la reforma tributaria fue la eliminación de los gastos que las personas naturales declaran, a cambio de un crédito tributario.

    En un intento por mejorar la percepción de esta propuesta, el Gobierno presentó en días pasados una calculadora para que los ciudadanos calculen cuánto les tocaría pagar adicional, de ser el caso.

    La Ley de Creación de Oportunidades también planteó la eliminación del IVA en ciertos productos, y la creación de un régimen tributario simplificado para emprendedores.

  • Reforma laboral

    La propuesta que no fue calificada por la Asamblea planteaba también la creación de un nuevo régimen laboral, que existiría paralelamente al Código del Trabajo. La idea, según el Gobierno, es tener formas de contratación más flexibles que permitan la recuperación económica después de la pandemia.

    La existencia misma de este nuevo régimen generó debate de entrada, sobre si es posible tener una coexistencia con el Código del Trabajo.

    Y más allá de esto, la iniciativa sugiere la creación de tres tipos de contratos nuevos y alternativos, además de la jornada reducida. Según el Ejecutivo, esto no afectaría a los derechos adquiridos por los trabajadores que están bajo el régimen del Código del Trabajo.

    Uno de los artículos de la ‘megaley’ que más polémica causó fue el que plantea que el empleado deba pagar al empleador en los casos de despido intempestivo. Esta propuesta, a criterio del mismo Lasso, fue un error que se va a corregir.

  • Sectores estratégicos y otros temas

    El resto de la reforma se centró en sectores estratégicos y reformas de todo tipo, que van desde la emisión de visas para los “nómadas digitales” hasta el teletrabajo para las notarías. Justamente gran parte de estas propuestas fueron las que derivaron en la negativa del CAL, por tratarse de temas muy diversos dentro de la ‘megaley’.

    Las polémicas en todo este paquete de propuestas han sido muy puntuales de acuerdo a los sectores afectados. Por ejemplo, los puertos privados expresaron su preocupación por los permisos de operación.

    Aquí, la decisión del Ejecutivo deberá centrarse en qué incluir en este tercer proyecto a presentarse, pues nuevamente corre el riesgo de que sea negado en el CAL si no tiene una sola material.

    Al tratarse de temas tan variados, una opción sería que agrupe todo lo relacionado a sectores estratégicos e inversiones, y dejar las demás propuestas para reformas muy puntuales, que incluso podrían ser planteados por los asambleístas de Creo.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas