Castanier: el último año de la actual Asamblea no será nada productivo

Política

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

20 Feb - 0:03

El asambleísta Homero Castanier, de Creo. - Foto: AN

Castanier: el último año de la actual Asamblea no será nada productivo

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

20 Feb - 0:03

El asambleísta por Creo dice que los más de dos años de funciones de la actual Asamblea son “históricos” por el trabajo en fiscalización. Sin embargo, cree que el tiempo que le resta va a ser difícil, sobre todo, para las propuestas que el Ejecutivo tiene pendientes.

Creo era, hasta hace pocos días, el principal aliado del oficialismo en la Asamblea. El acuerdo que los unía con Alianza PAIS permitió al Ejecutivo, por ejemplo, pasar la Ley de Simplificación Tributaria. Pero incluso en su predecesora, la Ley de Crecimiento Económico, que fue archivada, Creo se mantuvo fiel y apoyó hasta el final la propuesta.

El escenario ahora es de total ruptura. Homero Castanier, miembro de la bancada de Creo y excoordinador de ese bloque legislativo, asegura que la separación con el oficialismo es irreversible.

Aún así, hace un buen análisis de la actual Asamblea. Dice que el trabajo que han hecho se puede considerar “histórico” en lo relacionado con la labor de fiscalización.

Destaca también que la labor de legislación, a diferencia del anterior período, no se ha enfocado solamente en tramitar las iniciativas del Ejecutivo.

Homero Castanier cree que el trabajo que han logrado impulsar desde la Asamblea responde a la necesidad de Alianza PAIS de dialogar con las otras bancadas después de su ruptura interna.

Pero advierte que no es un “reparto”, sino fue un reconocimiento de su derecho como legisladores.

“Ningún bloque legislativo tenía la mayoría, se necesitaba conversar”, sostiene Castanier sobre el acuerdo con el oficialismo, que inició en mayo de 2019.

Asegura que el acuerdo no se cumplió y, por eso, no había sentido mantenerlo después del fallido juicio político contra Diana Atamaint. Y esta decisión es irreversible para Creo.

Castanier, que fue antes miembro de la Comisión de Fiscalización, agrega que las ausencias en esa mesa legislativa son un problema que ya se había detectado y que no se logra corregir.

Además, no le augura un buen futuro a las reformas estructurales que el Gobierno tiene previsto enviar en los próximos meses: las laborales, y las monetarias y financieras que responden a un acuerdo estructural con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Castanier señala que el ambiente en el Legislativo ya está enfocado en las elecciones, con lo que la propuesta del Ejecutivo tiene pocas esperanzas de pasar o de siquiera ser tratada. Es más, no cree que el Gobierno se “atreva” a enviarlas.

La situación dentro de Creo

Creo se ha visto golpeado durante este período legislativo por la salida de asambleístas que estaban desde los inicios del movimiento: Mae Montaño, Lourdes Cuesta y Roberto Gómez. También abandonó las filas de este movimiento Fabricio Villamar, del movimiento Ahora.

Homero Castanier cree que es mejor que las personas que no quieren aportar se hagan a un lado. “Es preferible ir a las elecciones con gente leal que con lastres“, añade.

Sobre la salida de Roberto Gómez, dice que es un legislador que ya no votaba con el bloque de Creo desde hace tiempo.

La prioridad para Creo será la transparencia en las elecciones de 2021, para que no haya “mano negra”, como en 2017, dice. Es justo hacia ese objetivo que el bloque de Creo apuntaba con el juicio político contra Atamaint.

La preparación para las elecciones

Creo ya trabaja con iras en las presidenciales y legislativas de 2021. De momento, el líder de ese movimiento, Guillermo Lasso, es uno de los pocos precandidatos confirmados para los comicios.

Esta será la tercera participación de Lasso en unas elecciones presidenciales y la expectativa del movimiento es que sea su segunda vez en la segunda vuelta.

Castanier asegura que el movimiento está en proceso de renovación de directivas locales, con lo que Lasso se encuentra en constante movimiento por todo el país.

Y de momento, descartan alianzas a escala nacional, como la que llevaron a cabo en 2017. Para esas elecciones, Creo se unió a SUMA y consiguieron 32 curules; pero la unión duró pocos meses.

Castanier señala que esperan trabajar con movimientos locales, que muchas veces tienen cuadros importantes que pueden presentarse como candidatos para la Asamblea.


También le puede interesar:

Noticias relacionadas