Moreno, ya sin aliados, no puede pasar leyes en la Asamblea

Política

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

2 Mar 2021 - 0:05

El presidente Lenín Moreno participó en la inauguración del Malecón de los Pioneros de Puerto Napo, el 4 de febrero de 2021. - Foto: Presidencia

Moreno, ya sin aliados, no puede pasar leyes en la Asamblea

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

2 Mar 2021 - 0:05

El Ejecutivo tenía previsto dejar un grupo de reformas aprobado, antes del 24 de mayo. Sin embargo, sin aliados en el Legislativo la tarea es cada vez más difícil.

El último ejemplo de la baja popularidad y falta de aliados del presidente Lenín Moreno en la Asamblea es la inadmisión del proyecto de ley urgente que, según el Gobierno, busca defender la dolarización. Así, cualquier otro trámite futuro tiene un difícil camino por delante.

Esta es la segunda vez que el documento remitido por el Ejecutivo no es bien recibido en el Parlamento. En la primera ocasión el argumento fue que no existían las justificaciones necesarias; ahora, cuatro vocales del Consejo de Administración Legislativa (CAL) decidieron que la iniciativa es inconstitucional.

Pero, este es solo el último ítem de la lista de desencuentros entre ambas funciones del Estado. Incluso, desde el inicio, el Primer Mandatario tuvo problemas para que sus proyectos de ley sean parte de la agenda prioritaria de la Asamblea y los legisladores tardaban hasta nueve meses en dar paso a sus propuestas.

De los 27 proyectos entregados por Moreno, nueve iniciativas no han visto la luz. Y, de los que entraron en vigencia, los primeros siete fueron aprobados durante su primer año de gestión, cuando aún tenía una bancada importante en el Legislativo.

El declive del capital político

Uno de los factores clave en la caída del capital político del Mandatario es la ruptura con el correísmo, desde entonces su popularidad y respaldos no han dejado de desmoronarse.

De una bancada oficialista de 74 curules en mayo de 2017, Moreno perdió 30 legisladores tras el cisma dentro de Alianza PAIS. Y con el pasar de los meses, la bancada del movimiento ‘verdeflex’ se redujo a 33 personas, divididas en subgrupos.

Ahora del oficialismo ya no queda nada. Aunque, en este periodo electoral, Moreno ha insistido en varias entrevistas en que sigue siendo parte de Alianza PAIS y que sus coidearios respetan su independencia administrativa, los miembros del movimiento lo contradicen.

Los legisladores, candidatos y autoridades de PAIS han dejado en claro su distancia con el mandatario, con quien ya no tienen relación, pero que sigue siendo presidente nacional del movimiento. Por lo que anunciaron acciones para removerlo del cargo por incumplimiento del plan de gobierno con el que ganó las elecciones.

A este escenario se suma la pérdida paulatina de los nuevos aliados y coidearios que encontró en el camino. Solo en el último año el Mandatario perdió a varias figuras importantes de su gabinete, sin contar las bajas que ya había sufrido la ‘mesa chica’ antes de la pandemia.

La salida de María Paula Romo, su operadora política, implicó que el cabildeo con la Asamblea, que ya era difícil, se complique más. Ahora, de esa tarea se encargan los ministros del área que trata el proyecto de ley.

El ministro de Finanzas, Mauricio Pozo, ya advirtió a PRIMICIAS que no había la certeza de contar con los votos para aprobar este último proyecto económico urgente, de defensa de la dolarización.

Y el mismo Primer Mandatario admitió que ya queda poco por hacer, debido al contexto político y económico. Aunque dijo que sí esperaban dejar unos últimos proyectos de ley en manos del Legislativo en los próximos meses.

Los temas pendientes se complican

Sin embargo, hay dos temas pendientes, especialmente, de los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional (FMI):

  • El proyecto de reforma al Código Monetario y Financiero, que no llegó ni a la comisión especializada para su tratamiento, y que debería dar independencia al Banco Central.
  • Y una nueva reforma tributaria a mediano plazo, que el presidente Moreno planeaba enviar en abril próximo.

Moreno ha podido cumplir solamente con la presentación de la reforma para la lucha contra la corrupción. Y con apenas 84 días de gobierno por delante y sin aliados en el Legislativo, es probable que sea la siguiente administración central la que deba rendir cuentas sobre esto al FMI.

Sin contar que el gobierno tenía previsto tramitar también reformas laborales y a la seguridad social, como parte de sus planes para estos últimos meses.


También le puede interesar:

Noticias relacionadas