Hasta la recepción de la central Coca Codo se vuelve política

Política

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

30 Sep 2022 - 5:28

La Comisión de Fiscalización, durante el debate del informe sobre Coca Codo Sinclair, este 29 de septiembre de 2022. - Foto: AN

Hasta la recepción de la central Coca Codo se vuelve política

Autor:

Estefanía Celi

Actualizada:

30 Sep 2022 - 7:14

Aunque informes y documentos dan cuenta de que las falencias de la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair son irreparables, el mismo Gobierno abrió la posibilidad de recibir las obras oficialmente.

La sesión de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea del 29 de septiembre de 2022 inauguró una nueva polémica para el Gobierno: la posibilidad de que el presidente Guillermo Lasso reciba oficialmente la central hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, a pesar de sus fallas.

En la sesión, los legisladores conocieron y debatieron un informe de fiscalización a la construcción y operación de Coca Codo.

El documento proponía como principal recomendación: que el Gobierno no reciba de forma definitiva Coca Codo Sinclair, pues “las fallas y fisuras presentes en la infraestructura de la planta no garantizan la vida útil de la central”.

Pero la bancada oficialista mostró que el Gobierno no va por esa línea. En la sesión resolvieron abstenerse de votar a favor del informe y dejaron abierta la posibilidad de que se reciba la central.

Esta posición quedó en evidencia en las palabras de la asambleísta Ana Belén Cordero (Creo).

“Coca Codo Sinclair abastece el 30% de producción eléctrica del país. No recibir la obra, como se sugiere, devendría en que no tendríamos ese abastecimiento. El Estado está entre la espada y la pared”, aseguró.

La posición del Gobierno dejó sólo al asambleísta Fernando Villavicencio, cercano al Gobierno, pero que no forma parte de su bancada.

Y acercó al oficialismo con el correísmo, que defiende la obra por haber sido contratada durante el gobierno de Rafael Correa.

Cordero, una de las asambleístas más cercanas al Ejecutivo, incluso cuestionó la facultad de que la Asamblea haya investigado el asunto. Usó el argumento de que hay un arbitraje internacional en marcha, y que habría que esperar a sus resultados.

En la misma línea, el también oficialista Marco Troya justificó que el valor de las reparaciones de las fisuras -calculado en unos USD 30 millones- es apenas un 1% del costo total de la hidroeléctrica.

“No hay ningún argumento por parte del Gobierno para no aprobar el informe. Todo hace concluir que lo que hay es un acuerdo oculto con el Gobierno de China“, aseguró Villavicencio después de la sesión.

Se salva el ministro Vera

El segundo punto polémico para el Gobierno dentro de la investigación de la Comisión de Fiscalización apuntaba al ministro de Energía, Xavier Vera.

El informe sugería al presidente Lasso que revise su decisión de nombrarlo al frente de esa cartera de Estado.

Según la investigación, hay un claro conflicto de intereses debido a que familiares dentro del primer y segundo grado de consanguinidad de Vera son accionistas de una de las empresas que conforma el consorcio que fiscalizó la construcción de Coca Codo Sinclair.

Además, Vera también fue accionista de la Consultora Vera y Asociados (CVA) hasta 2011.

El informe concluye que esta relación “no permitiría que el ente institucional inicie acciones legales de forma objetiva”.

Uno de los puntos en los que podría incidir es en el proceso de mediación “relacionado con responsabilidades técnicas”, que lleva adelante la Corporación Nacional de Electricidad (Celec EP) contra la fiscalizadora.

Aunque no hay mayor detalle sobre la disputa, la primera audiencia de mediación fue el pasado 24 de agosto.

El segundo es, justamente, la recepción de la obra. Aunque el Estado ecuatoriano ya hizo la recepción provisional, la definitiva aún está pendiente. En medio de todo están las continuas fallas de la central.

Fisuras se agravan

Uno de los puntos principales de la investigación del informe se centra en las fisuras de los distribuidores de agua de la central hidroeléctrica.

Tras la inauguración de Coca Codo Sinclair, estas han ido aumentando en cantidad con el paso de los años.

El informe sostiene que entre 2015 y 2022 se detectaron 17.499 fisuras en los ocho distribuidores o ‘caracoles’ de la central. Estas fallas comenzaron a aparecer antes de la recepción provisional de la obra. Pero evidencian un escenario preocupante.

Hasta 2018, se habían detectado 7.648 fisuras en todos los distribuidores de Coca Codo Sinclair. Y en apenas cuatro años (desde 2018 hasta septiembre de 2022), las fisuras aumentaron a más del doble, con 9.851 fallas nuevas.

"Las fisuras, a pesar de ser continuamente reparadas, siguen apareciendo y el proyecto hidroeléctrico no para de deteriorarse".

"Según informes de la compañía TÜV SÜD, contratada por Sinohydro para supervisar las reparaciones, hay fisuras que no se van a poder reparar porque los distribuidores están empotrados en hormigón", concluye el informe.

La mañana de este 30 de septiembre de 2022, Villavicencio anunció en Ecuavisa que entregará el próximo lunes 3 de octubre, el informe de Coca Codo Sinclair y sus anexos, a Fiscalía, Contraloría, Procuraduría, al gobierno de la República Popular China y la justicia de Estados Unidos.

Esta noticia fue actualizada con el anuncio del asambleísta Villavicencio, a las 07:10 del 30 de septiembre de 2022.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas