Moreno tanteó el terreno antes de anunciar las medidas económicas

Política

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

11 Mar - 0:05

El presidente Lenín Moreno en una reunión con los representantes de varios sectores sociales, para analizar las medidas que adoptará el Gobierno frente a la coyuntura económica, este 10 de marzo de 2020. - Foto: Presidencia

Moreno tanteó el terreno antes de anunciar las medidas económicas

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

11 Mar - 0:05

Antes de anunciar las medidas económicas, el Ejecutivo cambió de estrategia e invitó a los representantes de varios sectores a Carondelet. Entre ellos estuvieron los empresarios, transportistas, servidores públicos y gobiernos locales.

Entre los efectos del Covid-19 y el desplome en el precio del barril de petróleo, el gobierno del presidente Lenín Moreno decidió tomar medidas económicas, hacer ajustes, principalmente “casa adentro”.

El escenario que enfrenta el Ejecutivo es complejo, más allá de la emergencia sanitaria mundial. Moreno enfrenta un riesgo país que no deja de subir, superado en la región solo por Venezuela.

Tras el reciente paro nacional de octubre de 2019, que tumbó la eliminación de los subsidios a los combustibles, Moreno y su equipo decidieron cambiar de estrategia.

Esta vez, antes de la cadena nacional para anunciar las medidas económicas, Moreno invitó a Carondelet a los representantes de varios sectores sociales.

Aunque, la Presidencia nunca transparentó exactamente quiénes fueron invitados y quiénes acudieron a la cita. Esa fue precisamente la mayor crítica que recibió el Ejecutivo en 2019, no haber socializado las medidas antes de su aplicación.

Ahora sí hubo reunión y entre los participantes hubo dirigentes del sector del transporte, de los servidores públicos y trabajadores, de los empresarios y de los gobiernos locales.

Sin embargo, todos los que dieron declaraciones a su salida dijeron no conocer cuáles eran las medidas, pero estar dispuestos a dialogar y trabajar por el país.

Los que se sentaron a la mesa

Por ejemplo, por el transporte pesado estuvo Abel Gómez, por el liviano y mixto, Napoleón Cabrera, y por el taxismo, Jorge Calderon.

Ellos mismo fueron quienes, en octubre, anunciaron la primera paralización de actividades tras la eliminación de los subsidios a los combustibles. Calderón fue incluso arrestado por paralizar un servicio público.

Dirigentes de una quincena de federaciones y cámaras del transporte nacional se reunieron en Quito, el 1 de octubre. Decidieron paralizar actividades si el diésel sube de precio.

Dirigentes de una quincena de federaciones y cámaras del transporte nacional se reunieron en Quito, el 1 de octubre. Decidieron paralizar actividades si el diésel sube de precio. Adriana Noboa

Gómez dijo que esperarán a conocer las medidas. Pero que como la crisis viene del exterior todos deberán involucrarse.

Por los servidores públicos estuvo Miguel García y por la Confederación de trabajadores, Edgar Sarango. Si bien en octubre, los sindicatos en general se sumaron a la movilización indígena, aquellos que forman parte del Frente Popular no estuvieron en la reunión.

Tampoco estuvo el principal antagonista del Gobierno: el movimiento indígena. Aunque este grupo ha sufrido algunos problemas internos a partir de las movilizaciones de octubre.

Sarango no fue claro en su posición, pero dijo que la crisis es estructural. Y dijo que debe haber una forma más adecuada de enfrentarla que recurriendo a los combustibles. Aunque a esa hora, el Gobierno no había confirmado ningún cambio en la política estatal de subsidios.

El único claro en su mensaje fue Pablo Zambrano, de la Federación de Cámaras, quien dijo que los industriales del país llaman a la unidad de todos los sectores.

Y pidió responsabilidad de la clase política, así como tener una visión de futuro y garantizar una sostenibilidad de la economía, para lo cual ellos están dispuestos a “apoyar un paquete de medidas que sean coherentes”.

De todas formas, al final de la jornada, Gabriel Arroba, secretario de Comunicación, fue optimista. Dijo que contaban con el respaldo de los empresarios y los gremios de trabajadores para impulsar las medidas económicas necesarias en beneficio del país.

Y, al final de la noche, parte de la historia fue la misma, la mayoría de actores sociales y políticos se enteraron al igual que la ciudadanía, por cadena nacional. Pero el presidente Moreno, al menos, ya se había ganado unos cuantos aliados horas antes en Carondelet.

Noticias relacionadas