Asamblea: descontrol en PAIS mientras correísmo, PSC y CREO se consolidan

Política

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

18 May - 0:05

El sábado 16 de mayo de 2020, el Legislativo aprobó, en su tercera votación, el segundo informe de la Ley de Finanzas Públicas. - Foto: Asamblea Nacional

Asamblea: descontrol en PAIS mientras correísmo, PSC y CREO se consolidan

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

18 May - 7:46

Durante el trámite de los dos proyectos económicos urgentes, los tres bloques mantuvieron una votación uniforme. En el oficialismo no hubo disciplina partidista.

Las dos leyes económicas urgentes del Ejecutivo llegaron al segundo debate legislativo sin esperanzas de ser aprobadas. Tanto el proyecto de Ley Humanitaria como el de Finanzas Públicas recibieron cambios estructurales en el camino, pero no convencían del todo a los legisladores ni a la opinión pública.

El oficialismo en el Legislativo, encabezado por el titular de la Función, César Litardo, tampoco tenía el capital político para cabildear su aprobación.

Menos aún cuando los escándalos de corrupción salpican a Alianza PAIS y sus aliados como Daniel Mendoza, quien era el ponente del proyecto de Ley de Ordenamiento de Finanzas Públicas.

De entrada los proyectos contaban con 45 votos anticipados en contra, los de la Revolución Ciudadana y del socialcristianismo.

Aunque archienemigos políticos y ubicados en los extremos opuestos del espectro partidista, estos denominados representantes de la izquierda y derecha política tenían similares reparos a las propuestas del Gobierno.

Era tan evidente el destino de ambas leyes, que el mismo presidente Lenín Moreno intentó, con un trino, hacer pasar como propia la decisión de dejar fuera el aspecto recaudatorio de la ley Humanitaria, que ya había cambiado en la Comisión.

La falta de consensos, de trabajo político y de votos se evidenció a lo largo del viernes 15 y sábado 16 de mayo. Siempre argumentando problemas técnicos, las sesiones 668 y 669 del Legislativo, para aprobar ambos proyectos urgentes se seguían postergando.

Las votaciones ajustadas

Una vez que el proyecto de ley Humanitaria quedó despojado de su parte recaudatoria fue aprobado con 74 votos, apenas cuatro votos sobre los 70 requeridos.

La de Finanzas Públicas, que es una de las reformas estructurales acordadas por Ecuador con el Fondo Monetario Internacional (FMI), tuvo un final más dramático.

Esa misma noche del viernes 15 hubo dos votaciones en el Legislativo. En la primera se votó por la aprobación del proyecto (67 a favor). En la segunda se votó por su archivo (69 a favor).

Ninguna alcanzó el mínimo de 70 voluntades requeridas. Y Litardo suspendió la sesión hasta el sábado 16 de mayo a las 10:00. El argumento fue que no podían permitir que el proyecto entre en vigencia por el ministerio de la ley, en su versión original remitida por el Ejecutivo.

Más de dos horas después la sesión empezaba a instalarse. Se metieron cuatro cambios de última hora, aunque de forma, y la votación para aprobar el proyecto de Finanzas Públicas tuvo otro destino: fue aprobada con 72 votos. Cuando la noche anterior estuvo a 1 voto del archivo.

¿Qué pasó entre la noche del viernes y la tarde del sábado? Al parecer los cambios planteados por la asambleísta de Alianza PAIS, Ana Belén Marín, fueron los que hicieron cambiar de opinión a nueve legisladores.

Francisco Guillín decidió ya no apoyar el proyecto después de eso, mientras que los independientes Roberto Gómez y Lourdes Cuesta prefirieron no tomar partido y votar en blanco.

Otros seis legisladores decidieron votar Sí en esta ocasión. Cuatro del mismo Alianza PAIS cambiaron de opinión en el transcurso de la noche y se convencieron con los cambios planteados por su coidearia.

Los otros dos votos a favor de la ley salieron de las bancadas de minoría Acción Democrática Independiente (BADI) e Integración Nacional (BIN).

El comportamiento por bancadas

Como lo muestra PRIMICIAS en los gráficos superiores, las votaciones en ambos proyectos de ley tienen un factor común: Creo, Revolución Ciudadana y el Partido Social Cristiano (PSC) votaron con uniformidad.

Los 30 votos del correísmo se mantuvieron en un rotundo No en las votaciones para aprobar los informes. Lo mismo sucedió con los 15 votos del PSC. Y ambas bancadas votaron a favor del archivo de la ley de Finanzas Públicas.

Pese a que el acuerdo político entre Creo y el Gobierno se había roto, el movimiento político de Guillermo Lasso fue el que terminó poniendo 18 votos sólidos para que las leyes pasaran. En su bancada no hubo dudas.

No así en Alianza PAIS. Tres oficialistas votaron en contra de la ley Humanitaria y uno más se abstuvo de pronunciarse.

Y en la de Finanzas públicas parecería que hubo que convencer a cuatro legisladores de PAIS para que cambiaran de opinión para la segunda votación: Andrea Yaguana, Jorge Corozo, Lenin Plaza y Zoila Benavides.

A los votos que apoyaron la propuesta de Finanzas Públicas del Gobierno, se sumaron varios de las minorías, del BIN y BADI. Entre ellos, un voto de Pachakutik (Eddy Peñafiel), que dos días antes había dicho que rechazaba ambos proyectos.

Tras la ola de críticas recibidas por la forma y votos con que se aprobó esa normativa, el presidente Litardo salió anoche en cadena nacional a defender lo actuado. Dijo que no permitirá que “las injurias y calumnias nos hagan claudicar”.

Asimismo, la ministra de Gobierno, María Paula Romo, quien se encarga de las relaciones entre el Ejecutivo y el Legislativo, agradeció “a quienes han depuesto diferencias políticas o legítimos intereses electorales para tomar decisiones que le hacen bien al país”.

Pero cuando faltan nueve meses de las elecciones generales, donde la mayoría de asambleístas podrían reelegirse, muchos de quienes votaron en contra de los proyectos no podrán terciar nuevamente para el cargo.


También le puede interesar:

Noticias relacionadas