Amores: la dispersión política beneficia al correísmo

Política

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

29 Feb - 0:03

Archivo: Betty Amores durante su periodo como legisladora, en 2011. - Foto: Asamblea Nacional

Amores: la dispersión política beneficia al correísmo

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

29 Feb - 0:03

La exlegisladora y una de las fundadoras de Alianza PAIS, Betty Amores, habla de los inicios del movimiento y lo que queda ahora. Advierte que la fragmentación política dará ventaja al candidato del correísmo en las próximas elecciones.

El movimiento “Patria Altiva i Soberana”, posteriormente Alianza PAIS, nació oficialmente el 15 de mayo de 2006, a las 10:45. En el quinto piso de un edificio en el centro norte de Quito se reunieron sus miembros fundadores y propusieron a Rafael Correa como director ad-hoc de esa asamblea.

Casi cinco horas después, las primeras decisiones estaban tomadas. Correa fue designado director nacional, Betty Amores como subdirectora y Ricardo Patiño como secretario ejecutivo. Ellos fueron la primera cúpula de Alianza PAIS.

Después de eso, la agrupación política alcanzó cuatro veces la Presidencia. En total fueron 12 victorias electorales, hasta la consulta popular de 2018. De ellas 11 campañas fueron básicamente lideradas por Correa.

Ahora, de esa organización hegemónica, queda poco, prácticamente solo el nombre. Tanto que, a sus actuales integrantes les queda difícil incluso organizar la convención nacional: la cita debía ser hoy, pero fue postergada para la segunda o tercera semana de marzo.

Alianza País campaña 2013

Alianza País campaña 2013 

De entre sus fundadores, Betty Amores fue legisladora en la Asamblea Constituyente, en la Comisión Legislativa y de Fiscalización de transición y en la primera Asamblea. Ella cuenta cómo fueron los inicios de la agrupación.

Los ideales bajo los que nació la ‘revolución ciudadana’ fueron: recuperar el rol del Estado en cuanto al desarrollo económico del país, también en el aspecto social; la lucha contra la corrupción, la soberanía, recuperar la participación del pueblo, mejorar la calidad de la democracia y crear una nueva constitución.

“Sentíamos que era de esencial importancia crear nuevas estructuras para la democracia ecuatoriana”, dice Amores, en diálogo con PRIMICIAS. Por eso crearon cinco funciones del Estado, en vez de tres. Una de las cuáles es el Consejo de Participación Ciudadana (Cpccs).

Ella defiende la institución pese a que es las más cuestionada de las creadas por el gobierno anterior. “El que se haya manipulado esa estructura no quiere decir que como función del Estado no sea importante. La presencia del doctor Julio César Trujillo demostró la importancia de esa función”, dice.

Amores recorrió el país formando la estructura del movimiento, junto con Correa y Patiño. Recuerda que se dividieron para trabajar y que Patiño se encargó de la mitad sur del país, y ella junto a Correa de la mitad norte. Hacían los recorridos en una camioneta doble cabina.

Esto pese a que el expresidente niega haberla conocido, cuenta entre risas, como es costumbre de Correa con incontables figuras políticas o empresariales. “Cuando se ha quedado a dormir en mi casa, poco más y menos”.

Pero, también recuerda que las grietas dentro de Alianza PAIS no son nuevas. Desde un inicio, a mediados de 2006, sostiene Amores, el exmandatario dividió al movimiento en dos partes.

En la una estaban los pensadores de Alianza PAIS, en la que estaban Amores, Alberto Acosta, Ricardo Patiño, entre otros. Más conocida como la de ‘los poetas’, ‘el club de Toby’ o ‘los de la casa de la pequeña Lulú’.

La otra parte era la gente de Guayaquil, de alguna manera, comandados por Fabricio Correa que representaban a los empresarios y muchos venían de las filas socialcristianas, dice Amores. Y recuerda que, finalmente, Correa fue dándoles más importancia, algunos amigos de infancia del exmandatario.

La exlegisladora resalta un detalle que considera importante: Rafael Correa no es socialista. Cuenta que en el primer congreso nacional del movimiento en octubre de 2006, en Quito, los militantes del Partido Socialista rechazaron una alianza porque Correa les dijo que no tenía esa ideología, que era un humanista.

Justamente hoy debía celebrarse en Babahoyo la VIII convención nacional de Alianza PAIS. Pero fue postergada, por dos o tres semanas, por coyunturas internas. El movimiento siempre sufrió bajas y “traiciones”, como las llamaba Correa. Sin embargo, tras la ruptura entre correístas y morenistas, la agrupación ha ido desintegrándose a mayor velocidad.

Alianza PAIS realizó su última convención antes de la ruptura el 1 de mayo de 2017.

Alianza PAIS realizó su última convención antes de la ruptura el 1 de mayo de 2017. Vicepresidencia

¿Queda algo de lo que un día fue Alianza PAIS?

Betty Amores dice que “queda el deseo del pueblo de hacer un cambio importante en el país”. Para ella, el gobierno de la revolución ciudadana fue la primera vez en que un grupo de jóvenes tuvo la posibilidad de incidir sobre las políticas públicas. Y parte del legado de los fundadores del movimiento PAIS es la Constitución de Montecristi.

La exlegisladora dice que Correa debe responder ante la justicia por los casos de corrupción, pero que también la opinión pública debe reconocer que el proceso político marcó un antes y un después, que tuvo facetas positivas.

Para Amores, al menos, durante los primeros tres años de la revolución ciudadana hubo muchos cambios importantes para el país. Y que en 2010, cuando Correa llamó a reformar la Constitución para modificar el sistema judicial, hubo ya un fuerte alejamiento de los inicios del movimiento.

A pesar de que Rafael cometió grandes errores, la historia tiene que reconocer las cosas positivas que hizo el proceso en general.

Betty Amores, exlegisladora

Amores advierte que Correa se convirtió en el centro del proceso, “es un líder populista sumamente importante, todo el mundo sigue girando alrededor de esa figura”.

“Más allá del nombre” político de la agrupación, el correísmo se está reorganizando. Se presentarán a las elecciones como Fuerza Compromiso Social. “Si sigue el grado de dispersión en la gente, con sus odios y revanchas, van a ganar las elecciones”, advierte.

La exlegisladora cree que la base de simpatizantes del exmandatario, alrededor de un 30% calcula, siguen con él. Por lo que su candidato tendrá ese respaldo, frente a los varios cuadros que muestre la izquierda y derecha fragmentadas.

Noticias relacionadas