Con algunas ausencias, el movimiento indígena se une en torno a las denuncias de fraude

Política

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

18 Feb 2021 - 0:05

Manifestación de los militantes de Pachakutik en Quito, el 11 de febrero de 2021. - Foto: API

Con algunas ausencias, el movimiento indígena se une en torno a las denuncias de fraude

Autor:

Adriana Noboa

Actualizada:

18 Feb 2021 - 0:05

Los líderes indígenas se unen a los resultados de Pachakutik, pese a los roces previos y la división que tuvo el movimiento indígena antes de las elecciones presidenciales. Algunos mantienen su silencio.

El movimiento indígena cierra filas alrededor del resultado electoral de su candidato presidencial: Yaku Pérez. La consigna es evitar un presunto fraude y la respuesta, una nueva movilización de sus bases hacia Quito.

Los recuerdos del paro de octubre de 2019 aún están frescos en la capital por lo que esta nueva movilización ya tiene simpatizantes y detractores. La principal diferencia ahora es el contexto sanitario.

La denominada marcha por la paz liderada por el movimiento indígena salió desde Loja este miércoles 17 de febrero y planea recorrer la Sierra hasta llegar a Quito el martes 23 de febrero.

Sin embargo, el alcalde Jorge Yunda advirtió que “acá somos tres millones que no permitiremos más problemas de los que ya tenemos, suficiente con esta tragedia sanitaria, económica y sin vacunas”.

¿Qué dicen los diferentes sectores del movimiento indígena?

Pese a que la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) se distanció en agosto del brazo político del movimiento, Pachakutik, ahora se hizo presente con un comunicado de respaldo, tras el histórico resultado electoral.

Sus dirigentes exigen transparencia electoral y respeto a la voluntad popular. Además, advirtieron que respaldarán las movilizaciones que se realicen y que toda su estructura estará “expectativa y vigilante”.

Pero el discurso dista de aquel que existía en agosto, cuando la tienda política llevaba adelante sus elecciones primarias, la dirigencia de la Conaie denunció que sus autoridades políticas no brindaban “garantías de un proceso democrático y transparente”.

Y pidió sanciones, así como aplicación de justicia indígena en su contra.

No obstante, Jaime Vargas, su presidente y uno de los rostros más visibles, desde entonces continúa fuera del escenario público, dedicado al trabajo con las bases de la organización y no se ha pronunciado personalmente sobre el tema electoral.

En la misma línea respondió la Confeniae, filial amazónica del movimiento indígena, que compagina más con la visión de Vargas, que antes fue su dirigente. Por lo que su declaración es bastante similar a la de la Conaie, rechazando cualquier tipo de diálogo o acuerdo con otras fuerzas políticas.

Mientras tanto, Leonidas Iza, que preside el Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi (MICC) y declinó cualquier candidatura junto con Vargas, fue en persona a manifestarse fuera de la junta electoral en Latacunga, para exigir transparencia.

En la otra orilla están las otras dos filiales de la Conaie, la Ecuarunari (Sierra) y la Conaice (Costa). La primera, que el mismo Pérez presidió anteriormente, ha estado junto a los candidatos y dirigencia de Pachakutik durante todo el proceso. Y ellos encabezan la denominada Marcha por la paz.

Su presidente, Carlos Sucuzhañay y Javier Aguavil, líder de la Conaice, la filial costeña del movimiento indígena, han estado junto a Yaku Pérez primero celebrando los resultados, después manifestándose fuera del Consejo Nacional Electoral (CNE) y denunciando un presunto fraude.

Dentro de Pachakutik

La dirigencia política del movimiento indígena, encabezada por su coordinador nacional, Marlon Santi, advirtió que Pachakutik está en sesión permanente para observar la actitud de la autoridad electoral y una respuesta al pedido de reconteo que hizo Yaku Pérez.

Sin embargo, el CNE no aceptó el pedido en su sesión plenaria del martes 16 de febrero. Por lo que Santi invitó a toda la militancia y ciudadanía a “unirse a una minga por la democracia, para transparentar los votos”.

Sus afirmaciones se sostienen en el argumento del candidato presidencial de que existe un presunto fraude y que si se recuentan todos los votos, Pérez podría salir ganador.

Sin embargo, los resultados aún no se han oficializado y Pachakutik no los podría impugnar hasta que eso suceda.

En su última rueda de prensa conjunta, Santi y Pérez anunciaron que no pactarán con la derecha y que no respaldarán a Guillermo Lasso si es que pasa a segunda vuelta, contra el candidato del correísmo, Andrés Arauz.

Noticias relacionadas