Así fue como ‘El Mago’ Chérrez construyó su castillo de naipes

En Exclusiva

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

17 Ene 2022 - 0:04

Jorge Chérrez, el intermediario financiero que ha sido mencionado en el caso Isspol. - Foto: Cortesía

Así fue como ‘El Mago’ Chérrez construyó su castillo de naipes

Autor:

Redacción Primicias

Actualizada:

17 Ene 2022 - 12:24

Jorge Chérrez es el principal protagonista de la estafa al Isspol, en la que hay fraudulentas inversiones. Su curriculum antes del escándalo mostraba a un exitoso asesor financiero radicado en Miami.

El nombre de Jorge Chérrez ha sonado con fuerza desde 2020. Es el protagonista en la trama de corrupción del Instituto de Seguridad Social de la Policía (Isspol), que ha puesto en riesgo más de USD 900 millones invertidos por esa institución.

Chérrez, también conocido como ‘El Mago’, aunque ahora le fastidia el apelativo, fue el principal asesor financiero del Isspol.

En sus manos estarían al menos USD 327 millones, que corresponden a una de las operaciones (un swap financiero) realizadas entre sus empresas y el Instituto garante de las pensiones de los policías.

‘El Mago’ está prófugo de la Justicia. Se conoce que estaría en México, país que le habría otorgado su nacionalidad. Su nombre está vinculado a tres procesos penales en Ecuador y uno en Estados Unidos.

La semana pasada, la Fiscalía acusó a Chérrez y siete personas más por el presunto delito de peculado, en el principal caso por esta estafa.

Pero antes del escándalo del Isspol, el nombre de Chérrez dejaba una estela de respeto y admiración.

Diversas fuentes que hablaron con PRIMICIAS bajo reserva de su nombre aseguran que, en los círculos financieros, muchos lo veían como un ecuatoriano que triunfaba por todo lo alto en Miami.

Sus negocios eran confiables y rentables y, lo más importante, Chérrez sabía manejar las transacciones con bajo perfil.

Era admirado porque era un ejecutivo joven que había ascendido, en una sociedad cerrada, a punta de talento y de ofrecer buenos retornos a sus clientes.

Pero todo eso cambió cuando la exministra de Gobierno, María Paula Romo, puso el nombre de Chérrez en la palestra pública.

Para la elaboración de esta nota, PRIMICIAS buscó la versión de Pablo Lizarzaburu, abogado de Chérrez el pasado 12 de enero. Sin embargo, aunque aseguró que está trabajando en la estrategia de la defensa, no respondió el pedido de entrevista.

Un hombre ‘lanzado’

Jorge Chérrez Miño tiene apenas 47 años. En los años 90 comenzó a trabajar en una importante institución financiera con sede en Quito, en donde formó parte del departamento de inversiones.

Allí conoció a una buena parte de los contactos con los que, luego, construyó su red de empresas y de clientes.

No tiene un título registrado en la página del Senescyt, pero se sabe que estudió Economía en una universidad de Quito.

En 2000 creó su primera empresa: Internacional Business IBCorp S.A, con un capital de USD 800 y sede en Quito. Su socio en ese entonces era uno de sus compañeros en la Facultad de Economía.

De acuerdo a los estados financieros de la empresa, disponibles en la base de datos de la Superintendencia de Compañías, los primeros años no fueron fáciles para ‘El Mago’.

Pero, a partir de 2004, las cosas comenzaron a mejorar. Tanto que ese año Chérrez aumentó el capital de IBCorp a USD 20.000, y en 2012 lo hizo a USD 40.000.

Según narran quienes lo conocieron, su don para los negocios y su habilidad para convencer lo catapultaron. Para esto, se sirvió de los contactos que hizo tanto en la universidad, como durante su paso por la banca.

De hecho, en 2003, Chérrez firmó su primer contrato importante, dentro ya de la trama de corrupción del Isspol: un acuerdo de servicios de custodia y administración con el Decevale.

El Decevale es el Depósito Centralizado de Valores, que no es otra cosa que la cámara de compensación, liquidación y custodia del mercado de valores de Ecuador. Se trata de una institución privada cuyo principal accionista es la Bolsa de Valores de Guayaquil.

Este primer contrato le serviría a Chérrez, años después, para diluir la propiedad de los bonos de deuda que el Isspol había comprado como parte de su portafolio de inversiones.

Telaraña mágica

Desde 2006, Chérrez comenzó a construir una red de empresas que se extendió dentro y fuera de Ecuador.

‘El Mago’ desplegó sus trucos y así llegó a estar vinculado con cuatro firmas en Ecuador, tres en Panamá y 13 en Estados Unidos. En la mayoría de ellas, aparece también el nombre de un excompañero de Chérrez cuando trabajaba en la banca.

Las empresas panameñas participaron directamente en la estafa al Isspol: son las que firmaron los contratos para las operaciones swap y de reporto, gracias a las cuales el Instituto no puede ahora acceder a una buena tajada de sus inversiones.

La construcción de esta red de empresas, y de sofisticadas operaciones financieras, permitió la millonaria estafa. Mientras unas empresas de Chérrez firmaban contratos con el Isspol, otras tenían contratos con el Decevale para la custodia de los valores negociados, como parte del portafolio de inversiones del Instituto.

Esto permitió que ‘El Mago’ se apoderara, hasta ahora, de millones de dólares en bonos que originalmente le pertenecían al Isspol y cuya propiedad está en una especie de limbo.

La creación de estas empresas coincide, justamente, con la firma de los contratos con el Isspol, entre 2014 y 2016 en su mayor parte. Y también con la explosión de la buena reputación de Chérrez y de sus negocios.

Arribismo y corrupción

Un alto oficial de la Policía, que estuvo en las reuniones en las que Chérrez presentó sus propuestas de inversiones al Isspol, asegura que sus explicaciones eran envolventes y convincentes.

Nadie en el Isspol dudó de él, no solo por su carisma y su capacidad para hablar en una especie de ‘jerga financiera avanzada’, sino también gracias a la intervención de los funcionarios que recibían sobornos para aceitar los ‘negocios’, como se conoció en 2021.

Otra fuente que habló con PRIMICIAS asegura que la mayor parte de aseguradoras tenía inversiones en sus empresas pues, entre guardar títulos valores en el Decevale en Ecuador o en IBCorp en el exterior, preferían tenerlos afuera.

Las altas conexiones de Chérrez se evidencian también en los estados de cuenta de sus empresas en Estados Unidos.

Como reveló PRIMICIAS, ‘El Mago’ se movía entre funcionarios e importantes firmas, a las que les manejaba sus portafolios de inversiones.

Hora de desaparecer

La salida a flote de la estafa del Isspol significó problemas para ‘El Mago’.

Aunque en los primeros meses trató de evadir el escándalo, mediante entrevistas y declaraciones en las que desplegaba su ego y su conocimiento de instrumentos financieros ‘derivados’, al final Chérrez desapareció de la esfera pública.

Las cosas se pusieron serias y, actualmente, ‘El Mago’ afronta órdenes de detención en Ecuador y en Estados Unidos.

En la mayoría de las empresas de la red, el nombre de Chérrez ya no aparece directamente.

De hecho, en el IBCorp original (la primera empresa creada por él) ya no consta como accionista; el dueño actual es la empresa panameña Crawley Resources.

En las empresas en Miami, Chérrez sigue como director solo en tres, dos de las cuales se hallan inactivas (la única activa es Penderton Management).

Al frente del resto, que sí están en funciones, ahora aparece otra compañía: Royal Vacation Services and Property Management, cuya agente, a su vez, es Sofía Montoya.

Esta empresa se encargó de, el 28 de julio de 2021, vender una casa ubicada en el lujoso sector de Bay Point, en Miami. La venta se cerró por USD 8,5 millones.

El inmueble, de 4.000 metros cuadrados, estaba a nombre de la compañía Bay Point House #721, vinculada indirectamente con Chérrez, que la había adquirido en 2013.

La dirección de la casa, 721 Buttonwood Lane, era la registrada como sede en la mayoría de firmas de ‘El Mago’ en Miami.

Tres propiedades más que estaban a nombre de Chérrez y de sus empresas también fueron vendidas en 2021, después de que la justicia estadounidense hiciera pública la acusación en su contra.

Mientras que aún mantiene seis propiedades: cuatro departamentos y un penthouse. Son propiedades menos valiosas que las ya vendidas, y entre todas suman un avalúo de USD 1,78 millones. La más costosa es el penthouse, ubicado en el lujoso edificio Brickell Ten, en Miami, avaluado en USD 530.000.

La justicia de Estados Unidos acusa a Chérrez, concretamente, del presunto delito de lavado de activos por el pago de sobornos a funcionarios del Isspol para abrir las puertas del dinero del Instituto, que por su liquidez era considerado como el tercer mayor fondo de inversiones de Ecuador.

También le puede interesar:

Noticias relacionadas